‘A nadie conviene un Poder Judicial débil’.- Ricardo Suro

1000
0
Compartir
R

Suro busca consolidar el Poder Judicial.

ESTAMOS EN UN PROCESO DE AUTOCRÍTICA, RECUPERANDO  LA CREDIBILIDAD, SOSTIENE EL PRESIDENTE DEL SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA

El presidente del Supremo Tribunal de justicia, Ricardo Suro Esteves, sostiene que recibe “un Poder Judicial bajo en credibilidad, dolido por circunstancias ajenas a nosotros, pero convencidos de que tenemos que dar la cara hacia la sociedad: estamos en un proceso de autocrítica, de recomposición, donde no cabe ningún tipo de corrupción”.

Y agrega: “En estos cinco meses he tenido la posibilidad de palpar, de sentir cómo nos ve la sociedad y me da mucho gusto ver que todavía creen en nosotros. Debemos fortalecer es la credibilidad. Veo de igual manera que mis compañeros jueces, mis compañeros consejeros y mis compañeros magistrados estamos muy unidos y conscientes de la gran labor que tenemos en esta era de recomposición”.

Vienen de un pasado turbulento. ¿Cómo ve el futuro del STJ?

A futuro veo un Poder Judicial consolidado, un Poder Judicial unido, un Poder Judicial consciente de la enorme trascendencia que tiene. Cada resolución, cada auto, cada sentencia tiene una trascendencia social, de mayor o menor grado, pero repercute y la gente lo siente.

“A nadie le conviene un Poder Judicial inmerso en la política, a nadie le conviene un Poder Judicial débil”

La política embarró al Poder Judicial, ¿hoy la política se queda fuera?

A eso apostamos. Apostamos a que el Poder Judicial salga de la agenda política. Incluso en el del Congreso del Estado están trabajando para que la reforma del Poder Judicial quede fuera de esta agenda política. A nadie le conviene un Poder Judicial inmerso en la política, a nadie le conviene un Poder Judicial débil, a ningún partido político le conviene recibir o dejar un estado de incertidumbre en cuanto al tema de impartición de justicia y en cuanto al tema de descrédito social.

¿Existe realmente la división de poderes?

Existe una separación de poderes como tal. Evidentemente la sensación de separación debe ser más palpable, pero eso no quiere decir que no trabajemos unidos. Anteriormente había ciertas diferencias, que siempre las va a haber y son válidas, pero que nos perjudicaban a los tres poderes; hoy creo que los tres poderes estamos caminando junto con la sociedad hacia un mismo fin, pero cada uno con su propia agenda. La prueba más palpable es la Comisión Anticorrupción. Es un ejercicio en el que se trabajó, se discutió. Va empezando pero es un ejemplo de cómo los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, junto con la sociedad, pueden trabajar en conjunto. Esa separación de poderes debe basarse en la autonomía de cada uno de ellos, pero debe haber una unión y una corresponsabilidad para trabajar por el bien de la sociedad.

Parece que hay desánimo por el nuevo Sistema de Justicia Penal…

A raíz de la reforma del nuevo Sistema de Justicia Penal, es un tema muy sensible y es un tema que no ha sido recibido como, posiblemente, lo pretendían los legisladores. Existe un desánimo nacional. Tenemos que componer muchas cosas, empezando por la reforma que viene y que se está cocinando en el Congreso de la Unión. Es una era complicada para la impartición de justicia, a raíz de esa reforma penal que como es garantista, da una sensación de impunidad que no es tal.

“A nadie le conviene un Poder Judicial inmerso en la política, a nadie le conviene un Poder Judicial débil”
A raíz de la reforma del nuevo Sistema de Justicia Penal, es un tema muy sensible y es un tema que no ha sido recibido como, posiblemente, lo pretendían los legisladores. Existe un desánimo nacional. Tenemos que componer muchas cosas, empezando por la reforma que viene y que se está cocinando en el Congreso de la Unión. Es una era complicada para la impartición de justicia, a raíz de esa reforma penal que como es garantista, da una sensación de impunidad que no es tal.

¿Qué hacer en este ambiente de incertidumbre?

A nivel nacional hay una percepción de impunidad, porque si tú ves a un presunto delincuente que comete un delito menor y lo denuncias, lo aprenden y el día de mañana lo ves caminando nuevamente por la acera de tu casa, obviamente tú como ciudadano vas a pensar que hay impunidad. Lo que no se sabe, porque no te lo han dicho, es que ese personaje está sujeto a un proceso penal, muy probablemente, y el nuevo sistema no tiene como fin último que este delincuente menor, que se robó un estéreo, que se robó una autoparte, se vaya tres o cuatro años a la cárcel hasta ver si es culpable o inocente en una sentencia. Esto causa sobrepoblación de cárceles y propicia que delincuentes menores convivan con delincuentes mayores y se dé una escuela del crimen.

¿Ese es un sistema judicial más humano?

El nuevo sistema busca que el que te robo tu estéreo te lo pague, que te pida perdón, que es lo que a final de cuentas lo que, tal vez, querías, y que se reincorpore a la sociedad y deje de delinquir. Seguramente muchos con eso van a tener, sobre todo los jóvenes. Eso es lo que busca el nuevo sistema. Antes se criticaba la presunción de culpabilidad, que tenías que demostrar que eras inocente. Ahora ya no es así. Tenemos que trabajar a partir de ahí, tenemos que socializar las bondades del nuevo sistema, que son muchas, dado que este sistema garantiza los derechos humanos de todos.

¿QUIÉN ES?
Ricardo Suro comenzó su carrera a los 23 años como secretario técnico en el Consejo de la Judicatura Federal. Posteriormente fue actuario en un Juzgado de Distrito en la CDMX; fue secretario durante 12 años en el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Tercer Circuito. Se desempeñó como magistrado en la séptima sala del STJEJ hasta que fue elegido presidente del Supremo Tribunal de Justicia.
Compartir

Dejar un comentario