Confío en México será factor en 2018.- Cosío

621
0
Compartir
Nace agrupación política nacional; incidirá en próximas elecciones. En la imagen: Salvador Cosío.

Nace agrupación política nacional; incidirá en próximas elecciones. En la imagen: Salvador Cosío.

CONFÍO EN MÉXICO ESTÁ CONFORMADA POR MIEMBROS DE DIFERENTES PARTIDOS POLÍTICOS; ES UNA AGRUPACIÓN DE CIUDADANOS PERO CON ACTIVIDAD POLÍTICA

Confío en México es una Agrupación Política Nacional recién aprobada por las autoridades electorales del país. Una de las principales características de este grupo es que es, sobre todo, plural: su presidente es Salvador Cosío Gaona, militante de Morena; el secretario general es Martín López Cedillo, quien milita en el PRI; el secretario de Organización es Alberto Cárdenas Camarena, militante de Morena; y su delegado es Gabino Berumen, miembro del PRD.

Su presidente, Salvador Cosío Gaona, sostiene que los miembros de esta agrupación harán lo suyo en sus partidos, pero como Agrupación Política Nacional serán factor en las elecciones del 2018,

¿Qué es Confío en México?

La legislación electoral federal establece una forma de participación política a través de las Agrupaciones Políticas Nacionales (APN). Es un ente intermedio entre los ciudadanos y los partidos. Una APN no es un partido político, pero es un paso previo a ello. Deben tener un número mínimo de afiliados, la Ley pide que sean cinco mil, y debe tener presencia en, al menos, siete entidades del país.

¿Cómo nace Confío en México?

Nace con casi 20 mil afiliados y tiene presencia en 14 entidades. Confío en México es una de las nueve Agrupaciones Políticas Nacionales aprobadas por el INE el pasado 18 de abril, habiendo cumplido los requisitos de Ley, y es un instrumento para la participación política nacional con una connotación muy importante: es plural. De tal manera que participamos en ella militantes de muchos partidos y mucha gente sin partido, pero todos tenemos la intención de hacer política. No es una organización de acción ciudadana, es una agrupación de ciudadanos con actividad política y con deseos de hacer política.

Confío en México es una entidad de enlace entre la política y los ciudadanos, pero para hacer política. Si alguno tiene militancia partidista la puede seguir realizando. Su trabajo partidista es aparte. Lo que sí es parte esencial de la ideología de Confío en México es que se exija a cada partido que tenga militantes adscritos que se cumplan las normas, estatutos y demás de su partido.

¿Cuál es la perspectiva que tienen desde la agrupación acerca de los partidos políticos?

La gente está escéptica con la política y con los partidos tradicionales. La elección de junio próximo no es necesariamente un parte aguas, pero sí puede ser un ensayo de lo que podría pasar en 2018. Hay una gran cantidad de ciudadanos indecisos y una gran abstención; ningún candidato que pueda ganar tiene más del 30 por ciento de los electores.

También puede haber margen para que la gente apoye a partidos con buenos candidatos y con propuestas que la gente vea viables. El Estado de México será un lugar importante. Mi opinión es que estará muy peleada entre el candidato del PRI y la candidata de Morena, dejando atrás a la del PAN; pero con un crecimiento del PRD que implica que digan que sigue vivo ese partido. En el caso de Coahuila está muy peleado entre el PAN y el PRI, pero también la presencia fuerte de Morena, que de no existir, tiene ya 15 puntos. En el caso de Nayarit, vapuleado el PRI en la entidad por el caso del fiscal Veytia, la apuesta está en que ahí sí quizá consigan la mayoría absoluta o con cerca de cuarenta puntos la coalición PAN-PRD, encabezada por Antonio Echevarría. Pero ahí, más que un panismo o perredismo, hay un echevarrismo. No funcionó Layín, la gente repudió al payaso. No pegaron las candidaturas sólidas de dos personajes: el Dr Eduardo Quintero, por Morena; y Raúl Mejía por MC.

“Confío en México es una entidad de enlace entre la política y los ciudadanos, pero para hacer política. Si alguno tiene militancia partidista la puede seguir realizando”

¿Cuál es el diagnóstico que tiene del PRI?

Estamos ante un escenario en 2018 donde el PRI parte en tercer lugar, muy atrás, muy desacreditado, golpeado por la imagen del presidente Enrique Peña Nieto. Estará apenas entre un 12 y un 20 por ciento en las preferencias. Morena ya está en primer lugar como partido, y donde ya se afianzó la popularidad de su candidato, que es Andrés Manuel López Obrador. Pero muy de cerca está el panismo, que ha resucitado. Si ganan, como se espera, en Nayarit, el PAN podría tener en Margarita Zavala o Ricardo Anaya un candidato que arañe la Presidencia con entre un 25 y 20 por ciento de la votación.

¿Cuál es su análisis de Jalisco?

En Jalisco aparentemente sigue en punta el alfarismo, aunque no MC, lo que empuja es una figura personal. Un PAN que no ha dejado de estar, y que los triunfos de 2015 a nivel nacional y los posibles triunfos en 2017, lo van a dejar permanecer. Le faltaría un candidato, a ver si pueden resurgir. Está el presidente del partido, Miguel Ángel Martínez, está un ex presidente municipal de Guadalajara, Fernando Garza… habrá que ver el PRI hasta dónde alcanza a levantar sin una figura a la vista que esté empujando el barco. Tampoco hay que perder de vista partidos emergentes, como Morena. Si se logra una buena consolidación dentro del partido para lograr candidaturas; y, ¿por qué no?, pensar que el PRD puede seguir vivo, así como partidos que pudieran alinearse y jugar en algunos municipios.

¿Ya se pueden avizorar ganadores y perdedores?

No, nada está escrito. No es cierto que ya ganó la Presidencia de la República López Obrador, habrá que competir. Sí es cierto que el PRI está prácticamente derrotado. En el caso de Jalisco, yo no creo que esté ya como un hecho que MC y Enrique Alfaro sean ya los ganadores a priori. Creo que habrá factores importantes y que el PRI, la ventaja que tiene, dará mucho de qué hablar y aportará votos; que Morena crecerá y que el PAN seguirá siendo un partido sólido; y que los partidos pequeños también den vida y entre todos balanceen la votación. Habrá que esperar si hay un movimiento que invite a la gente que no vota, que es casi el 50 por ciento, y ver si esta gente que no ha votado, esta vez vota por alternativas distintas a las que están acostumbrados.

¿Cuál es el objetivo de la APN?

En general el objetivo de Confío en México es que haya una actividad para que la gente redignifique la política. Un voto con dignidad significa un voto informado, un voto razonado. Que la gente deje la apatía en su casa y salga a participar. Que la gente se informe y conozca lo que es un partido, lo que es un gobierno en los diferentes ámbitos, que está obligado a hacer un Gobernador, un Alcalde, un diputado, un regidor, un senador, un funcionario federal… Que conozcan lo que está obligado a hacer y lo que está prohibido hacer a un partido político. Pero, sobre todo, que se tenga un espacio para participar.

Las APN pueden, en el mes de enero siguiente a la elección, presentar sus documentos para buscar convertirse en partido político. Confío en México estará buscando el número de militantes que deba tener para en su momento aspirar.

¿Qué puede hacer una agrupación política mientras tanto?

Participar en las elecciones que vienen como observadores electorales. Por ejemplo, en 2018, podría participar en alianza electoral con otros partidos políticos, yendo en la boleta, acompañando a los partidos cuando haya un convenio electoral, pudiendo apoyar a candidatos de diversos partidos, pero no a más de uno en cada demarcación: puede apoyar a un candidato yendo en alianza con un partido en un municipio, y en otro municipio apoyar a un candidato de otro partido. Siempre y cuando no sea en la misma demarcación, puede apoyar e ir en la boleta con un candidato a gobernador con un partido, puede apoyar candidatos a diputados de otros partidos… Es nacional. Hay un consejo nacional, hay un Comité Ejecutivo Nacional, hay comisiones específicas. Hay una comisión de acción política, que es la que determina el rumbo de la acción política de la agrupación; hay un Comité Ejecutivo en cada una de las catorce entidades y estamos trabajando ya para establecer coordinaciones en las circunscripciones. La próxima semana estaremos dando a conocer la circunscripción de aquí. La meta inicial es tener presencia en todo el país, y reunir dentro de seis meses aproximadamente ciento veinte mil asociados. Todo esto pensando que para la elección de 2018 tengamos cubierta la meta de tener diez mil asociados en cada entidad federativa.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox