Caro y Del Toro, en la recta final

1478
0
Compartir
¿Quién buscará Guadalajara por MC? En la imagen: Salvador Caro e Ismael del Toro.

¿Quién buscará Guadalajara por MC? En la imagen: Salvador Caro e Ismael del Toro.

EN EL CAMINO SE QUEDARON VARIOS TIRADORES QUE NOMÁS NO LEVANTARON. . .

En Movimiento Ciudadano la mayoría de las baterías se enfocan a lo que sucederá con la candidatura al Gobierno del Estado. Las encuestas internas siguen marcándoles una cómoda ventaja para Enrique Alfaro Ramírez, mientras que el resto de los partidos continúan sin hacer algo determinante que les haga sentir que habrá competencia. Sin embargo, una preocupación para los emecistas es lo que sucederá con Guadalajara.

El tema de fondo es quién será el abanderado adecuado de Movimiento Ciudadano para la capital del estado. La lista de aspirantes comenzó siendo larga, pero el desgaste que ha provocado el gobierno, la gris actuación de algunos y las expectativas para otros cargos, han ido reduciendo las posibilidades. Actualmente, de manera seria, prácticamente se habla ya sólo del comisario Salvador Caro Cabrera y el coordinador de los diputados locales en el Congreso del Estado, Ismael del Toro Castro.

Enrique Alfaro llegó a la presidencia tapatía con una cómoda victoria. Ésta se basó en el hartazgo de la gente, un pésimo candidato del Partido Revolucionario Institucional y una buena estrategia para acercarse a los ciudadanos a través de plataformas que fueron efectivas.

Una vez en el gobierno, ha habido temas que han provocado desgaste a la administración emecista. El enfrentamiento con el comercio ambulante, los conflictos en torno a los mercados, el marcado incremento de la inseguridad, en particular del robo, así como la falta de socialización de algunas obras, han sido ya las primeras manchas en la gestión de Alfaro.

El jefe de Gabinete, Hugo Luna.

Hugo Luna.

A pesar de lo anterior, en MC ven como un tema casi resuelto el de la elección en Guadalajara, por lo que el tema se aborda más bien desde el punto de vista de una gerencia: ¿a quién poner sin que eso afecte al equipo que será necesario en el Gobierno del Estado?

Si se hace una revisión del trabajo que los posibles aspirantes a la candidatura a la alcaldía de Guadalajara han realizado, la conclusión podría ser que Ismael del Toro tendría que ser el candidato natural. Sin embargo, en su caso, la disyuntiva es si no es más importante que forme parte del equipo de Enrique Alfaro en el gobierno del estado. Y es aquí donde la figura de Caro toma relevancia.

Antes de llegar a ese punto, una de las cartas fuertes que se manejaban para Guadalajara, era el actual jefe de Gabinete, Hugo Luna Vázquez. El funcionario es amigo de Enrique Alfaro desde la preparatoria y uno de los integrantes del pequeño círculo en torno al alcalde, además de un hombre determinante en el desarrollo de proyectos municipales. Pero el mismo Luna se encargó de enterrar sus posibilidades.

La exhibición de un audio, en el que habla con un representante de los comerciantes del mercado Corona, prácticamente lo dejó fuera. Aunque podría concederse que de la grabación no se desprende un acto de corrupción, sí se pinta la personalidad soberbia y fuera de la realidad de Luna Vázquez.

Otro que se movía pensando en esa silla es Marco Valerio. Las oportunidades que recibió le debieron permitir posicionarse, pero se mostró como un político sin muchas posibilidades de crecimiento. Incluso, cuando solicitó licencia para separarse del cargo y quedarse con uno de los proyectos más importantes de MC, la Agencia Metropolitana de Seguridad, terminó perdiéndose más en el anonimato.

Algo similar le sucedió a otro de los que podrían haber levantado la mano: el titular del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), Ricardo Gutiérrez Padilla. El proyecto de coordinación parecía una extraordinaria plataforma para él, pero la falta de interés de los alcaldes en concretarlos terminó sepultando las posibilidades de consolidar siquiera alguna de las agencias metropolitanas.

Marco Valerio, coordinador de los regidores de MC.

Marco Valerio está al frente de la Agencia Metropolitana de Seguridad.

Por su parte, Salvador Caro Cabrera consideró que desde la Comisaría de Seguridad Pública podría demostrar que su capacidad para hacerse cargo de la ciudad estaba probada. El problema es que la inseguridad en el país parece no tener solución y él tampoco encontró la fórmula para incidir al menos en aquellos delitos que afectan directamente a los ciudadanos y que generan la mala percepción.

A lo anterior se suman los conflictos políticos que ha tenido y que han dejado una sensación de que antepone sus intereses electorales a las necesidades de seguridad de la ciudad.

Y finalmente está el caso de Ismael del Toro. Su liderazgo en el Congreso del Estado fue fácil de probar, pues ha conseguido que el Poder Legislativo camine sin sobresaltos y sin diferencias importantes. Además, los escándalos en ese espacio han sido mínimos. Lo que sí ha faltado, pero para su suerte no se le ha exigido, porque a los demás partidos no les interesa, es caminar en las reformas de fondo en materias como lo electoral, fiscalización y verdaderas medidas anticorrupción.

El problema de Ismael del Toro estriba más bien en lo que le conviene a Movimiento Ciudadano. De conseguir el Gobierno del Estado, la figura del actual líder parlamentario al lado de Enrique Alfaro sería básica. Es uno de los hombres que integran el círculo cercano al alcalde tapatío pero, sobre todo, es de los pocos acostumbrados a decirle la verdad.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox