Estamos solos ante la inseguridad

791
0
Compartir

Sonia Serano-04El reciente conflicto entre el comisario de Seguridad del Ayuntamiento de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera y el fiscal Eduardo Almaguer Ramírez, es solo una prueba más para que los ciudadanos nos demos cuenta que estamos solos en el tema de la seguridad. Que si no tomamos nuestras propias medidas, estamos perdidos.

Cada día, nuestros hábitos deben apuntar más hacia tomar nuestras propias medidas de seguridad. Algunas con cargo a nuestro bolsillo y, las más costosas, con cargo a nuestra calidad de vida.

Además, podemos corroborar que no importa el partido político al que pertenezca el gobierno ni los antecedentes de los funcionarios, todos terminan con la misma visión del problema. Para ellos, rodeados de guardaespaldas armados, no hay inseguridad.

En los últimos días, he escuchado al menos tres casos de jóvenes que utilizaron los recursos de la beca de bachillerato que les dio el Ayuntamiento de Guadalajara para comprar un teléfono celular que, en menos de un mes, les fue robado en las inmediaciones de sus preparatorias. Lo más grave, a los tres a mano armada.

El celular es lo de menos, coinciden los padres de los tres estudiantes. El problema es el riesgo al que estuvieron sometidos y que ahora ha obligado a cambiar sus hábitos, para acompañarlos hasta la puerta de la escuela e ir por ellos.

Eso es sólo un botón de muestra. En general, todos hemos ido modificando nuestros hábitos. Proliferan los cotos, porque entre más encerrados nos sentimos más seguros. Viajamos en autos con vidrios cerrados. Salimos menos de noche y más ahora con los nuevos sistemas de alumbrado público que, si sirven, dejan por completo a oscuras las banquetas e iluminan leves franjas de la calle. Y los más pequeños no van solos a ninguna parte.

Claro, sin contar los casos peores, los que sí tienen consecuencias drásticas en la vida de las personas: secuestros, homicidios, desapariciones.

La ciudad nos ha sido arrebatada. Y la responsabilidad es de los que se fueron y de los que están, de las tres esferas de gobierno, de esos diagnósticos que hablan de inseguridad relacionada con la falta de oportunidades, cuando tiene más que ver con la corrupción y la impunidad.

Mientras, nuestros políticos se disputan la próxima elección de manera cada vez más anticipada, capaces de incurrir en las acciones más absurdas y ridículas, como si no nos diéramos cuenta de qué se trata.

El problema es que no se ve una salida. Así que mientras siguen pidiendo la renuncia de unos y otros, nosotros sigamos definiendo cómo nos cuidaremos y cómo cuidaremos a los nuestros, porque ellos no se harán cargo.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox