Los precandidatos y la GESTAPO

1584
0
Compartir
Juan-Carlos-Partida-03-03-300x200-2Contra el imaginario colectivo que los califica de políticos que buscan publicidad, la presencia en el lugar de los hechos del fiscal Eduardo Almaguer y el comisario Salvador Caro en la disputa del martes 18 de abril (un fiscal esperando a un comisario, habráse visto) cuando decenas de patrullas de uno y otro bando (¡Wtf!) se pusieron frente a frente como en el viejo oeste, fue muy necesaria y salvó a la ciudad y en especial a esa zona de Oblatos de una confrontación de consecuencias difíciles de imaginar.
 
La naturaleza policial en todas sus acepciones, desde un uniformado que defiende las siglas de alguna corporación pública a otro que trabaja para una empresa privada en cuidar su seguridad o valores, es la de defender al amo aún a costa de la vida.
 
¿Y adivine cualquiera de mis amables cinco lectores quién es el amo para estatales y municipales? No el ciudadano, por supuesto.
 
Si Almaguer y Caro no hubieran ido personalmente, estos polecías pudieron haber hecho abominable una vez más la parte torcida de su profesión, la cual les permite portar armas pese a que hasta los jefes, como el director operativo de la corporación en Zapopan, Daniel Mora, se comportan como orangutanes con garrote.
 
Otra cosa es ver por qué reina un ambiente de confrontación que ha colocado a los policías en bandos agresivos entre sí, pese a las recientes reuniones y limaduras de aspereza aparente con comidita en Casa Jalisco y toda la cosa.

EL PRIMER MOTIVO SON LAS ASPIRACIONES DE EDUARDO ALMAGUER Y DE SALVADOR CARO RUMBO A LA PRESIDENCIA DE GUADALAJARA.

Que el gobernador diga misa llamando a campanadas al buen juicio, las pasiones están desatadas y hay mucho en juego para estos dos actores políticos.
 
De uno y otro bando, Almaguer y Caro quieren ser el próximo alcalde de la ciudad, se han dedicado a dar tintes partidistas a su trabajo y para ello han arrastrado a todos sus comandantes y directivos quienes -en esa estricta cadena de mando- a su vez instruyen para que la tropa comience a defender lo que haya que defender.
 
El segundo el ineficaz marco jurídico tras las recientes reformas al sistema penal acusatorio, el cual pone a policías municipales como primeros investigadores al asegurar y recabar indicios en la escena del delito o permite que delincuentes reincidentes tengan opción a salir libres en tanto se dicta sentencia.
 
El reciente exhorto de la Comisión Estatal de Derechos Humanos el martes 25 para pedir coordinación entre todos los niveles policiales se quedó corto, porque nada dijo que en el meollo del asunto estas confrontaciones policiales con sesgo político pusieron en evidencia la aberración alfarista, un supuesto gobernante liberal, al tener una Gestapo operando en la ciudad dirigida por el Pinto (Filiberto Ortiz), hombre récord de las quejas y recomendaciones que tiene antecedentes por tortura, abusos, malos tratos, golpes y hasta asesinatos de sus subalternos a un joven en Ocotlán.
 
“Es al Ministerio Público y a las policías a quienes les corresponde la investigación de los delitos, estas últimas deben actuar bajo la conducción y mando de aquél. (La CEDHJ) reconoce la importancia de que las corporaciones de policía realicen investigaciones científicas y labores de inteligencia que permitan identificar los orígenes, causas, formas, personas y demás aspectos que favorecen las conductas antisociales, con el fin de combatirlas conforme a los principios enunciados”.
 
Con ese laxo pronunciamiento se escurrió la CEDHJ del tema de la policía secreta, en lugar de realizar un enérgico llamado para desaparecer las prácticas echeverristas de Alfaro, quien no lo duden puede vigilar a cualquiera desde un automóvil sin placas o un software espía, bajo la pura legitimidad de sus esos.
 
PARTIDIARIO
Mundo real.- En tanto en la realidad lejana a las comiditas, a las mentadas de madre entre comandantes, a los consejos ciudadanos y a los pronunciamientos de derechos humanos, la ciudadanía harta de que la roben con impunidad comienza a dar signos de autodefensa con los carteles que han aparecido hasta ahora en Tonalá y Zapopan. Así como recientemente pasó con los huicholes que anunciaron la creación de una policía comunitaria, las autoridades ante esta evidencia de encabronamiento rápidamente responden al llamado y ahora sí, no vaya a ser que las tachen de propiciar la ingobernabilidad, prometen que harán el trabajo para el que les pagamos…
 
Y ya con esta.- Las aguas del estado mientras tanto continúan produciendo enfermedades y muertes en los seres vivientes, incluidos los humanos. Un estudio de dos años en la laguna de Cajititlán confirmó que el agua contaminada y la ausencia de oxígeno por exceso de algas en los 20 años recientes son los factores principales de la mortandad de peces. Nos gustaría conocer con cifras oficiales basadas en estudios como este realizado por la UdeG, cuántas muertes provoca el lago de Chapala y el río Santiago, y no de peces sino de humanos….
 
@jcgpartida
EtiquetaPartida
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox