CAYÓ LA RATA

587
0
Compartir
Duarte, en su detención en Guatemala.

Duarte, en su detención en Guatemala.

Javier Duarte de Ochoa, al que muchos califican como el peor Gobernador en la historia de Veracruz, fue detenido este 15 de abril.

Duarte fue candidato de la coalición ‘Veracruz para adelante’ conformada por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista (PVEM) y Revolucionario Veracruzano (PRV). En la elección del 4 de julio de 2010, Duarte obtuvo un millón 357 mil 705 votos.

El 26 de julio de 2010, el Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado de Veracruz validó el resultado de la elección, en la que Duarte fue declarado ganador sobe Miguel Ángel Yunes Linares (PAN) y Dante Delgado (PRD-PT).

El gobierno de Duarte estuvo marcado por ataques contra periodistas y un recrudecimiento de la violencia ligada al narcotráfico, con secuestros, asesinatos y extorsiones. Veracruz se convirtió en uno de los estados más violentos del país.

Además, durante el sexenio de Duarte, la deuda pública estatal se cuadriplicó al ascender a 87 mil 937 millones 886 mil pesos. Al principio del sexenio, la deuda pública era de 28 mil 891 millones.

Duarte pidió licencia el 12 de octubre de 2016 para afrontar las acusaciones en su contra, argumentó. Después, el exmandatario desapareció.

El 18 de octubre del año pasado un Juez libró una orden de aprehensión contra Javier Duarte, por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Además, se ordenó la aprehensión de personas relacionadas con decenas de ‘empresas fantasma’ que incurrieron en delitos de carácter fiscal, que presentaron ante el SAT informes apócrifos y datos falsos.

Entonces inició la búsqueda.

Posteriormente, Duarte promovió un juicio de amparo contra cualquier orden de aprehensión en su contra, pero un Juez determinó que los delitos de los que se le acusaba ameritaban prisión preventiva, además de que tras pedir licencia Duarte no contaba con fuero constitucional, por lo que sería detenido.

En noviembre del año pasado en el Aeropuerto Internacional de Tapachula, Mario Medina Garzón fue detenido por llevar dos pasaportes falsos. Uno de ellos, a nombre de Alex Huerta, llevaba la fotografía de Duarte con un bigote que intentaba camuflagear la identidad del entonces aún gobernador con licencia. El otro, era de su esposa, Karime Macías, pero a nombre de Gabriela Ponce Arriaga.

Duarte y su esposa pretendían escapar por Guatemala. Al momento de la detención, a Mario Medina se le encontraron 7 mil dólares, que fueron asegurados, y en interrogatorio señaló que los documentos serían llevados a Duarte y su esposa, pero no se informó a donde se dirigía el detenido.

Posteriormente, el Congreso de Veracruz recibió una carta en la que supuestamente Duarte pedía dejar sin efectos la licencia al cargo de gobernador, para regresar a concluir su mandato.

Aunque dijo no ser ajeno a las acusaciones en su contra, aseguró que las desmentiría una a una ante las autoridades correspondientes. La presidenta en turno del Congreso dijo que hacía falta revisar la autenticidad de la firma y el documento, por lo que pidió a Duarte presentarse, lo que no sucedió.

Un día antes de la aparición de dicha carta, la Procuraduría General de la República PGR congeló 112 cuentas bancarias, cinco empresas dedicadas a actividades diversas, entre ellas dos inmobiliarias, y cuatro propiedades, ligadas a Duarte. Los inmuebles asegurados se ubican en Lomas de Chapultepec y Polanco en la Ciudad de México, así como el rancho “Las Mesas” en Valle de Bravo, que cuenta con una superficie de 92 hectáreas.

La PGR anunció el 29 de noviembre la recuperación de 421 millones de pesos que Duarte quebrantó al erario veracruzano.

El dinero se había movido a través de dos empresas intervenidas por la Secretaría de Hacienda, que descubrió un esquema de prestanombres y dispersión de recursos públicos obtenidos de forma ilegal.

Dichas empresas firmaron un convenio voluntariamente con la PGR y Hacienda para devolver el dinero a la Tesorería local.

Duarte.

Duarte en su detención.

Frente a la alharaca armada por el gobierno federal tras esta detención –hecha por la policía de Guatemala y la también reciente de Tomás Yarrington, efectuada por la policía italiana, no hacen nada extraordinario las autoridades mexicanas al perseguir a delincuentes de esta calaña, es más, ni siquiera merecen un reconocimiento pues no están haciendo algo fuera de lo común, sino simple y sencillamente están cumpliendo con su responsabilidad, y esto, en el remoto caso en que de verdad hayan por lo menos colaborado para lograr la detención de estos bribones que aun expulsados del PRI muy seguramente cuentan con aliados y respaldos al interior de ese partido que es el que detenta el poder a través de la Presidencia de la República.

Muy mal se ha visto la Procuraduría General de la República (PGR) al no ser contundente en su actuar y al no perseguir con igual ahínco a los criminales, al congelar prácticamente muchas de las causas incoadas a por lo menos media docena más de negligentes malos servidores públicos que han gobernado entidades federativas y continúan impunes ya sea aquí mismo o en algún paraíso del extranjero, como lo fue en estos dos últimos botones de muestra, pues Yarrington vivía lujosamente en una paradisiaca región italiana y Duarte fue detenido por la Interpol mientras se disponía a permanecer en un magno resort de una privilegiada zona natural de Guatemala.

Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, fue arrestado la noche del sábado en un balneario y centro turístico guatemalteco, tras seis meses de permanecer prófugo.

Duarte, quien tenía orden de captura internacional por cargos de delincuencia organizada, fue detenido en el lujoso hotel Riviera de Atitlán del municipio de Panajachel, departamento de Sololá, a 150 kilómetros al oeste de la capital del país centroamericano.

Pese a las graves acusaciones de corrupción, Duarte, de 43 años de edad, descansaba, sereno, en el lobby del hotel, tal vez dominado por la cercanía y placidez del Lago de Atitlán, Sololá, de impresionante belleza natural. Se desconoce en qué circunstancias ingresó a Guatemala, pero como cualquiera de los miles de turistas que visitan Panajachel en Semana Santa, aparentaba disfrutar de unas vacaciones.

Al parecer no esperaba ser localizado entre los viajeros que visitan el lugar, uno de los principales y más concurridos destinos turísticos del país centroamericano. Pesa en contra del exgobernador veracruzano “una notificación roja de búsqueda internacional”, luego de que fue requerido por la orden de aprehensión librada el 14 de octubre de 2016.

El exgobernador acudió a recepción del hotel en para quejarse de un problema de comunicación en su habitación, y al ser sorprendido por seis agentes “se identificó con otro nombre”, hasta que se le practicaron pruebas de huellas dactilares. Duarte llevaba al menos dos días hospedado en el resort, había pagado con efectivo y con un nombre falso, y se encontraba acompañado por su esposa. Hasta ahora las autoridades no han informado sobre una orden de aprehensión en contra de ella, Karime Macías de Duarte.

Así, tras seis meses de permanecer prófugo, el ex priista fue capturado por la Interpol, en un operativo coordinado por las fuerzas de seguridad de Guatemala.

Duarte fue notificado de su arresto por las autoridades guatemaltecas y conducido por numerosos agentes de la Interpol, que irrumpieron en el lobby del prestigioso hotel.

La orden de captura, fue firmada y emitida por el Juzgado guatemalteco de Primera Instancia de turno. El detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Paz de Panajachel. En atención a la solicitud de detención provisional presentada por el Gobierno de México al de la República de Guatemala, el Juez Primero de Primera Instancia Penal de Guatemala libró en audiencia privada una orden de detención provisional con fines de extradición, la cual fue ejecutada.

Las autoridades siguieron la pista de los familiares de Duarte para ubicar al ex gobernador y lograr su captura. En específico, se percataron de un vuelo que realizaron para visitarlo, el anterior fin de semana, en Guatemala.

El pasado 14 de abril, según fuentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), se registraron ocho familiares de Duarte para viajar en un avión privado Beechjet 400 matrícula XA STK. Sus datos quedaron registrados en la bitácora de una terminal aérea de vuelos privados en Toluca, Estado de México.

El avión privado en el que viajaron tres hijos de Javier Duarte de Ochoa a Guatemala forma parte de una flotilla de la aerolínea Redwings, propiedad de Moisés Manzur y Bernardo Moreno León, señalados como operadores financieros y prestanombres del exgobernador de Veracruz.

En la lista de pasajeros estaba el concuño del exmandatario, José Armando Rodríguez Ayache, a quien se le relaciona con la compra de al menos 16 lotes en el exclusivo fraccionamiento residencial de Woodlands, en el Condado de Harris en Texas, Estados Unidos.

En el vuelo del viernes desde Toluca también fue registrada Mónica Ghihan Macías Tubilla, hermana de la esposa de Javier Duarte, Karime Macías Tubilla.

El exgobernador es requerido por la orden de aprehensión librada en su contra el 14 de octubre de 2016, por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en la Ciudad de México, con residencia en el Reclusorio Norte, en los autos de la causa penal número 97/2016, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

Duarte de Ochoa deberá ser presentado en audiencia, ante la autoridad judicial guatemalteca competente, quien le informará que se encuentra retenido con fines de extradición a petición del gobierno de México

Conforme a las disposiciones aplicables por el tratado de extradición entre ambos países, el gobierno mexicano deberá presentar formalmente la solicitud de extradición del reclamado antes de que se cumpla el plazo de 60 días contados desde este sábado.

Una vez presentada dicha solicitud formal de extradición, la Fiscalía General de la República de Guatemala, recibirá la documentación y la presentará ante el juez competente quien citará a audiencia para resolver en términos de la legislación de aquel país.

En el momento en el que el juez considere procedente la extradición del reclamado, turnará el expediente al Ministerio de Relaciones Exteriores guatemalteco, en donde se realizará el trámite correspondiente para su entrega a las autoridades mexicanas. Según las investigaciones, Duarte ingresaba a Guatemala por un paso ciego ubicado en el departamento de San Marcos, fronterizo con México, y que en varias ocasiones había visitado el municipio de Panajachel.

Sus visitas constantes a dicho hotel hicieron que autoridades guatemaltecas le dieran seguimiento y planificaran su captura para la noche de este 15 de abril, Sábado de Gloria. Duarte renunció a su cargo el año pasado antes de terminar su mandato y desde entonces se encontraba prófugo. Interpol emitió una orden de detención internacional en su contra. En enero, las autoridades lograron que dos empresas devolvieran 19.3 millones de dólares que obtuvieron de manera ilícita del gobierno de Duarte.

Durante su gestión Veracruz se convirtió en uno de los estados más violentos de México, con sangrientos asesinatos por parte de cárteles narcotraficantes, varios casos de desaparición forzada y el asesinato de por lo menos 17 periodistas.

Duarte se fugó desde octubre, luego de pedir licencia al cargo supuestamente para afrontar las acusaciones en su contra. Posteriormente, promovió un juicio de amparo contra cualquier orden de aprehensión en su contra, pero un Juez determinó que los delitos de los que se le acusaba ameritaban prisión preventiva, además de que tras pedir licencia Duarte no contaba con fuero constitucional, por lo que sería detenido.

El peor gobernador de la historia en Veracruz según los habitantes de la entidad, acusado de lavado de dinero y delincuencia organizada, dejó a la entidad vapuleada entre fuego y sangre, entre miseria, desfalcos, corrupción, impunidad, desolación y hedor a muerte. Así fue el sexenio de Javier Duarte.

Ahora, Duarte debe revelar los nombres de todos y cada uno de sus cómplices, quiénes lo ayudaron a robar y quiénes lo ayudaron a huir, pues está por demás claro que él no actuó solo, para corromper y robar a los niveles que lo hizo; tuvo cómplices y ellos, como él, deben pagar por lo que hicieron y devolver lo que se robaron. Y así como en este asunto, la exigencia el pueblo mexicano es que también los demás exgobernadores señalados como corruptos de cualquier partido político que fueren, sean detenidos y procesados. Aquí en Jalisco para botón de muestra, no olvidemos que tenemos un caso pendiente, el del panista Emilio González Márquez.

EtiquetaCosíoDuarte
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox