Los disparates de la familia Trump

361
0
Compartir
Trump y su familia.

Trump y su familia.

SU YERNO, JARED KUSHNER, LEVANTÓ SUSPICACIAS CUANDO FUE NOMBRADO ASESOR SÉNIOR DEL PRESIDENTE

El que la hija del tal Trump, Ivanka Trump, tenga una oficina en el Ala Oeste de la Casa Blanca, supone un reconocimiento visible del papel que viene realizando como primera dama in péctore y principal apoyo del Presidente desde éste que tomó posesión hace dos meses. Ivanka Trump, de 35 años, se une así a su marido, el empresario Jared Kushner, que ya levantó suspicacias cuando fue nombrado Asesor Sénior del presidente Donald Trump.

En diciembre pasado, la primera reunión que tuvo su padre como presidente electo con un líder extranjero fue con el Premier japonés Shinzo Abe en su residencia de Nueva York, e Ivanka Trump estaba en la habitación.

El último episodio de este tipo ocurrió esta misma semana, cuando Ivanka se sentó al lado de la Canciller de Alemania Angela Merkel, durante una reunión bilateral en Washington.

Ivanka Trump tendrá acceso a información clasificada así como correo electrónico y un teléfono ofíciales. No hay precedentes recientes de una Administración donde un miembro de la familia del Presidente tenga tanta influencia en la Casa Blanca como el matrimonio Kushner-Trump. Existen leyes federales antinepotismo que impiden nombrar a familiares para cargos en el Gobierno. Sin embargo, los abogados del Departamento de Justicia han generado blindaje y cobertura legal al nombramiento de Kushner diciendo que el presidente tiene una autoridad especial en el nombramiento de su equipo y se deshacen de la discusión sobre la legalidad del papel de Ivanka y el ejercicio ilegal de atribuciones diciendo que no cobra sueldo.

El nombramiento amenaza con levantar nuevas suspicacias sobre los potenciales conflictos de intereses de la familia Trump en el poder. El presidente afirma haber dejado todos sus negocios en manos de sus hijos y no tener ninguna comunicación respecto de las decisiones que toman. En un tuit atacó a los almacenes Nordstrom por dejar de vender la marca de ropa y complementos de Ivanka Trump.

Nordstrom terminó el acuerdo porque la marca no cumplía las expectativas comerciales. La consejera de la Casa Blanca Kellyanne Conway salió después en televisión pidiendo públicamente que los espectadores compraran productos de Ivanka Trump. Ese tipo de promoción está expresamente prohibida por ley.

Jared Kushner, es quizá el personaje más cercano al patán y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la  política llamado Donald Trump, quizá solo compartiendo ese poder con el Jefe de Estrategia del Gabinete Steve Bannon y con su esposa Ivanka Trump.

ushner es yerno y Asesor Sénior de Trump, ese payaso lenguaraz al que sus paisanos y mexicanos padecemos al ser Presidente del vecino país del norte.

Su yerno, obviamente, tiene una gran influencia en las decisiones del Jefe de Estado de esa importante nación.

Para entender el embeleso de Trump por su yerno hay que observar cómo el suegro alaba el estilo de vestir del esposo de su hija favorita; al parecer encuentra en él un émulo de sí mismo pues Kushner también heredó una gran fortuna de su padre y construyó sobre ella su propio imperio inmobiliario incluyendo rascacielos en la Quinta Avenida de Nueva York. Además tiene su propio medio de comunicación, el New York Observer, mismo que adquirió cuando sólo contaba con 25 años de edad y le agrada advertir que comparte su pasión por las modelos, recordando que Ivanka también lo fue, incluso llegando a aparecer de forma por demás atrevida en publicaciones para adultos. Ivanka tuvo que convertirse al judaísmo en 2009 para poder casarse con él y engendrar dos hijos.

Nacido hace 35 años en Livingston, Nueva Jersey, Kushner es señalado por su gran manejo de las comunicaciones y las relaciones humanas destacándose su colaboración en los discursos y mensajes estratégicos para la campaña política.

Según el diario The New York Times Kushner fue el Jefe de facto de la campaña de su suegro y se le atribuye haber ayudado a Trump en el análisis estadístico y haberlo vinculado con ‘vacas sagradas’ del universo conservador republicano, como el ex Secretario de Estado Henry Kissinger y el magnate de la comunicación Rupert Murdoch.

Según algunas crónicas la opinión de Kushner marcó el bloqueo de algunos personajes que hubieren sido clave en el nuevo gobierno, entre ellos el Gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que había sido uno de los primeros políticos experimentados y con buena imagen social en ofrecer su apoyo a Trump pero quien fue tachado por Kushner al cobrarle la factura por haber generado que hace una década fuera a la cárcel su padre Charles Kushner por evasión fiscal.

Jared.

Jared Kushner.

El padre de Jared, Charles Kushner, hijo de inmigrantes polacos que sobrevivieron el Holocausto y uno de los mayores donantes demócratas, simboliza, como Trump, el empresario agresivo que catapultó el imperio familiar. Menos polémico que Trump, tiene un lado oscuro: cuando supo que su hermana estaba colaborando en la investigación judicial contra él, le tendió al marido de ella una trampa con una prostituta. En 2005, fue condenado a dos años de prisión tras declararse culpable por evasión fiscal y donaciones electorales ilegales.

Cuando su padre fue condenado, Jared Kushner acababa de graduarse cum laude en Sociología en Harvard. Un libro especula si su admisión en la universidad estuvo vinculada con una donación millonaria de su familia unos años antes. Existen paralelismos entre el Kushner de Harvard y el Trump estudiante en los años sesenta en la escuela de negocios Wharton: vestían como empresarios, estaban muy enfocados en sus estudios y tenían negocios en los alrededores del campus.

Kushner estaba de vuelta en Nueva York, empezando a cursar un máster, cuando su padre entró en la cárcel. Su reacción fue centrarse más en sus estudios y en el negocio familiar. Igual que Trump en los setenta, fue ambicioso al asumir, con 24 años, el imperio inmobiliario del padre y decidió dar el salto a Manhattan. Empezó a lavar la imagen familiar y a impulsar sus propias inversiones.

Jared e Ivanka son tan pragmáticos como el actual Presidente pues para muestra basta analizar que en su discurso en la Convención Republicana la primogénita del negociante aprendiz de político dijo: “como buena millennial no me puedo definir categóricamente como demócrata o republicana y Kushner sigue la misma línea ideológica, pues no le importa ser parte toral de un grupo que al ejercer el poder ha activado los resortes del antisemitismo latente a pesar de que es nieto de supervivientes del Holocausto”.

Señalados como ricos, jóvenes y atractivos, Ivanka Trump y Jared Kushner, ambos de 35 años, son el ejemplo de pareja soñada. Ambos son hijos de magnates inmobiliarios, se formaron en universidades de élite, pertenecen a la jet set de Nueva York, son exitosos emprendedores. De las muchas similitudes entre ellos, sobresale una: entendieron desde pequeños que su destino, para bien o para mal, estaba ligado al de sus familias. Ivanka siempre fue la sombra de su padre, Donald. Jared, la de Charles el suyo, ambos han buscado su propio camino, pero sin alejarse nunca de la brújula familiar.

Ivanka pierde contrato con Nordstrom

Pese a ser también una asidua de las redes sociales, Ivanka Trump, al contrario que su padre, no ha hecho una sola alusión en sus cuentas al fin de su contrato con la empresa Nordstrom. Esta gran corporación comercial anunció el fin de la colaboración con la hija del Presidente alegando que era una decisión estrictamente empresarial y cuyos directivos en forma pública señalaron:

“Cada año eliminamos sobre el 10% de las firmas con las que trabajamos y refrescamos nuestro surtido con, aproximadamente, la misma cantidad. En este caso, basándonos en el rendimiento de la marca, hemos decidido no comprar sus productos para esta temporada”.

Lo cierto es que Nordstrom, al igual que muchas otras empresas en todo el país, lleva tiempo en medio de la tormenta política que ha generado la victoria del republicano en las elecciones de noviembre. La cadena fue uno de los principales objetivos de un llamamiento a boicotear a empresas que venden productos de Trump que lanzaron activistas tras las elecciones, hasta el punto que Nordstrom tuvo que emitir un comunicado aclarando que “no se trataba de adoptar una posición política”.

Sin embargo, según un diario de Seattle, sede de la compañía, ésta habría cambiado su postura neutra en las últimas semanas. De acuerdo con la publicación The Stranger, justo antes de anunciar su decisión sobre la línea de Ivanka, los tres presidentes de Nordstrom, los hermanos Peter, Erik y Blake Nordstrom, enviaron un comunicado interno referente al veto migratorio emitido por Trump días antes.

Ivanka Trump.

Ivanka Trump.

El documento, del que el diario de Seattle publicaba un extracto, señalaba que el fundador de la empresa fue también un inmigrante “que recibió oportunidades que le permitieron encontrar una vida más próspera y feliz” y que, hoy en día, la compañía tiene “miles de empleados que son inmigrantes de primera y segunda generación”. “Somos un lugar mejor porque están aquí, no nos cabe ninguna duda al respecto”, agregaron en el comunicado interno, en el que abogaron por seguir “valorando la diversidad, la inclusión, el respeto y la amabilidad”.

A ello aludió el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, cuando defendió “el derecho como padre” que tiene Trump a criticar a una empresa que, afirmó, usa a un familiar suyo para criticar sus políticas como Presidente. En el mismo tenor se ha manifestado la asesora presidencial en comunicaciones, Kellyanne Conrad, saliendo grotescamente a reivindicar la actitud y acciones de Trump usando recursos públicos para un tema que resulta eminentemente privado.

Ante la profusa difusión del suceso, Nordstrom emitió un nuevo comunicado e insistió en que la desvinculación de la empresa de Ivanka Trump fue una decisión tomada en función del rendimiento de la marca de la hija del Presidente y que ésta fue informada personalmente de la decisión a comienzos de enero.

En los últimos días, Trump ha atacado abiertamente a todo el que cuestiona su veto migratorio, incluidos los jueces que tienen que decidir si permiten que continúe adelante o lo mantienen congelado.

Ésa es la actitud del Presidente para el que todos los que no están a favor de él son, automáticamente, sus enemigos y esa forma de ser y pensar es aplicada en todos los ámbitos de sus acciones como Jefe de Estado. Trump es un mandatario que se olvida que debe acatar normas y atender a sus gobernados y que, como se ha dicho, está demasiado influenciado por factores que afectan su personalidad y por la carencia de adecuada formación política, además de por personajes radicales sin cultura ni capacidad para el ejercicio del poder público al máximo nivel como son su hija Ivanka Trump, su yerno Jardel Kushner y su Estratega en Jefe Steve Bannon.

EtiquetaCosíoTrump
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox