Lemus, en la antesala para buscar la reelección

362
0
Compartir
Inexperiencia marca el primer año del alcalde de Zapopan.

Lemus construye el camino a la reelección.

AL INTERIOR DE MC EL CAMINO PARECE DESPEJADO PARA EL ALCALDE DE ZAPOPAN, QUIEN NO HA SUFRIDO DESGASTES IMPORTANTES

Con algunos tropiezos en la relación con sus regidores al comienzo de la administración municipal y limitaciones para acercarse al grupo más cercano a Enrique Alfaro Ramírez, finalmente Pablo Lemus Navarro ha ido construyendo la posibilidad de convertir al municipio en su territorio, para buscar la reelección.

El empresario, quien había caminado por los medios de comunicación, conduciendo un programa de radio, llegó a la candidatura de Zapopan a invitación del propio Enrique Alfaro para las elecciones de 2015. Cuando las campañas comenzaron, no parecía un municipio que pudiera ganarse, aunque la forma en que logró ligarse con la promoción de Enrique Alfaro le dio el empujón para ganar.

Ya con la constancia de mayoría en la mano, vinieron los primeros problemas para Pablo Lemus: la conformación de su equipo. Las dificultades que podrían destacarse son la cantidad de espacios a llenar, sin conocer a todas las personas que los ocuparían y, en segundo lugar, el nombramiento del secretario general.

Para ocupar la Secretaría General del Ayuntamiento, se manejaron dos posibilidades. La ahora regidora Fabiola Loya había dado por hecho que el cargo sería para ella, después del trabajo que realizó en el Congreso del Estado como diputada local y por formar parte desde el comienzo del proyecto emecista. La otra carta era quien finalmente ganó la partida, el también ex diputado local Ricardo Rodríguez, quien durante la Legislatura anterior abandonó las filas del Partido Acción Nacional para sumarse a los naranjas.

Esa decisión generó diferencias al interior de la fracción de MC, en particular por la evidente molestia de Fabiola Loya. Para intentar compensar, Pablo Lemus cedió a la regidora la presidencia de la comisión edilicia de Hacienda, la cual correspondía al alcalde. Además, algunos regidores se quejaron que en el reparto de las plazas que quedaron vacías tras el cambio de Administración, Fabiola Loya había decidido con sus colaboradores la mayoría de las contrataciones, lo que requirió la intervención del Presidente municipal.

Con el paso del tiempo las diferencias al interior de la fracción se fueron disipando y, en términos generales, Pablo Lemus ha logrado caminar sin mayores dificultades con los regidores, incluso los de oposición.

En cuanto a la definición de su equipo, también hubo dificultades y apenas unos meses después del comienzo del gobierno, vinieron los primeros cambios, con la salida de Diego Silva del Consejo Municipal del Deporte, y José Luis López Padilla del organismo público descentralizado de Salud. Esto, más el incidente que se registró con Zul de la Cueva en el área de Comunicación Social.

Pero una vez superados esos inconvenientes, Pablo Lemus consiguió tomar el control de su gobierno, sólo con algunos cuestionamientos sobre el poder y las formas de su jefe de Gabinete, el empresario Juan José Frangié.

Al comenzar el presente año Lemus volvió a hacer modificaciones en su equipo. Un problema interno en la Dirección de Catastro, donde el titular Fernando Araiza fue grabado bailando en una fiesta organizada en la oficina, lo obligó a relevarlo, aunque en este caso se trataba de un priista rescatado después que el tricolor no lo cobijó ante la salida de la Fiscalía General de Luis Carlos Nájera.

El pequeño escándalo de Araiza se aprovechó para hacer otros cambios que estaban pendientes en Desarrollo Económico y en Educación.

Lomelí está muy fuerte entre ciudadanos, pero la tiene difícil en su partido.

Carlos Lomelí está muy fuerte entre ciudadanos.

En las encuestas que ha realizado el partido Movimiento Ciudadano durante los últimos meses, la ventaja que Pablo Lemus mantiene sobre el resto de los emecistas de Zapopan, incluido el diputado federal Carlos Lomelí, ha hecho que prácticamente se dé como segura la búsqueda de la reelección.

La diferencia entre el actual alcalde y los otros posibles aspirantes, incluidos otros partidos políticos, es en todos los casos de dos dígitos. Además, ninguno de sus probables contendientes ha mostrado crecimiento en esas encuestas y el desgaste hacia los ciudadanos por parte de Lemus Navarro ha sido insignificante. Hasta ahora, el único que registra movimientos y podría considerarse una preocupación, en caso que se postulara por la alcaldía, es el diputado independiente Pedro Kumamoto Aguilar.

Además, de los alcaldes de la zona metropolitana de Guadalajara, Pablo Lemus es el único que ha enfocado su plan de trabajo pensando en la reelección, la cual será posible a partir de las elecciones de 2018.

Donde no ha podido encajar, es en el grupo inmediato al presidente municipal de Guadalajara y líder de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez. Quienes lo componen, han limitado los accesos a otros actores y, aunque no se generan diferencias, se ha creado más bien una especie de segundo círculo, en el que se les deja participar. Ahí están, entre otros, personajes como Pablo Lemus y Enrique Ibarra.

El coordinador de los diputados federales de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda Hoeflich pertenece a ese primer grupo de Enrique Alfaro y, en algún momento, pudo considerarse un aspirante a la candidatura de Zapopan. Sin embargo, el crecimiento que tuvo ese partido lo descartó de manera natural y ahora se le considera el candidato obvio al Senado de la República.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox