Padilla y Alfaro, otra vez de luna de miel…

6825
0
Compartir

Bruno Lopez-02-02La política los unió, la política los separó. Y como una telenovela al estilo Televisa, otra vez los volvió a unir. O para decirlo con el argot de la rancia política priista: en política unen más los intereses que las amistades. Así es la nueva luna de miel que viven el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez y el líder de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López.

Lejos, muy lejos han quedado aquellos tiempos cuando Alfaro declaró a Tlajomulco libre de la “perversa” figura del líder universitario. A los pocos días de asumir como Alcalde de Tlajomulco, Alfaro denunció el apetito insaciable de poder de Padilla López, a quien acusó de quererle quitar el control de su Administración. Alfaro llegó como Alcalde por el PRD, y el PRD en Jalisco es de Raúl Padilla.

Fueron momentos de definición, de mucha pasión, de rupturas profundas: el padillista y posterior diputado local Enrique Velázquez tuvo que abandonar la Administración; Alberto Uribe, quien había llegado ahí con el apoyo del Secretario General de la UdeG, José Alfredo Peña Ramos, desdeñó su origen y cerró filas con Alfaro…

Pero ésas eran otras circunstancias. Ahora, en un nuevo pacto político, la Administración de Guadalajara que encabeza Alfaro Ramírez le regaló a Padilla López el subsuelo de la Plaza Mexicaltzingo, en pleno centro de la ciudad, para que construya un estacionamiento y así solventar las necesidades del Teatro Diana, con 240 cajones.

Este nuevo pacto político empezó a desarrollarse tiempo atrás, cuando como aspirante a la Alcaldía de Guadalajara, Enrique Alfaro fue recibido por el Rector Tonatiuh Bravo Padilla. Tonatiuh recibió a Alfaro como presidente de la agrupación política Alianza Ciudadana. ¿Un Rector de la UdeG recibiendo a un ciudadano para escuchar su plan de seguridad?

Hace poco tiempo Alfaro y Padilla también disputaron juntos el control del Poder Judicial contra la corriente que encabeza el Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval.

Alfaro cooptó a Celso Rodríguez, ex presidente del Poder Judicial, hombre plenamente identificado con la línea del ex Gobernador panista, Emilio González Márquez. Alfaro y Emilio, es públicamente conocido, son aliados políticos.

Celso presumía traer el apoyo de tres o cuatro magistrados para pelear la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, pero finalmente se los ganó la corriente del Gobernador. Al final, Celso jugó sus cartas apoyado con un par de magistrados que le responden al diputado del Verde Ecologista, Enrique Aubry, más los magistrados que rinden cuentas a Padilla López. Entre Alfaro y Padilla traían ya un bloque de al menos 10 magistrados, que fueron derrotados por los 24 de la corriente del Gobernador en la persona de Ricardo Suro Esteves…

La reciente amenaza de ruptura de los padillistas al interior del PRI -pronunciada por Leobardo Alcalá Padilla-, la Plaza Mexicaltzingo y el proceso interno del Supremo Tribunal de Justicia consolidan la reciente simbiosis entre Padilla y Alfaro, la utilización mutua.

Alfaro, excesivamente pragmático, más pasional que inteligente, se avienta nuevamente a los brazos de Raúl Padilla. El líder universitario, más inteligente que emocional, nuevamente le pone el biberón…

EtiquetaBruno
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox