Aristóteles, ¿ahora qué?

553
0
Compartir
¿Cuáles son las prioridades internas del gobernador?

¿Cuáles son las prioridades internas del gobernador?

CON HÉCTOR PIZANO PERFILADO AL PRI, SÓLO LE QUEDAN EDUARDO ALMAGUER, FRANCISCO AYÓN Y MIGUEL CASTRO PARA JUGAR EL 2018

El IV Informe de Aristóteles Sandoval Díaz marcó, de alguna manera, el comienzo de la cuenta regresiva para la conclusión de su gobierno. Lo que veremos ahora, será a algunos de sus colaboradores moviéndose y perfilándose a las candidaturas, que les permitan continuar en el servicio público más allá de 2018.

Además, el informe del Gobernador coincidió con la publicación de una encuesta en un diario local, la cual volvió a alborotar el ritmo electoral al interior del Gabinete.

A partir de este momento, lo que vendrán son interpretaciones de las señales que mande el Gobernador: los movimientos que todavía haga en su Gabinete, a quienes fortalece su equipo de comunicación y a quienes les encomienda las tareas que serán estratégicas en el cierre de su gobierno.

Uno de los puntos más importantes que se definirán en los próximos meses, será la decisión que tome Sandoval Díaz sobre cómo será el cierre de su gobierno. Uno de los secretarios que más cercano se ha mantenido al Gobernador, desde el arranque de la Administración, asegura que la prioridad del Mandatario será dejar el gobierno por la puerta frontal, es decir, sin escándalos ni persecuciones.

Para la oposición, lo anterior no es verdad, pues aseguran que el Gobernador y su equipo buscarán la manera de acaparar las candidaturas en el 2018, para lo cual utilizarán todos los medios, económicos, materiales y personal del Gobierno del Estado, para rescatar el mayor número de espacios posibles.

En sus intervenciones durante los diferentes foros relacionados con el IV Informe de gobierno, Aristóteles Sandoval dejó entrever cuáles serán los temas a los que apostará en los dos años que le quedan: fortalecimiento económico, seguridad y movilidad. El problema es si le alcanzará el tiempo. A éstos, hay que sumar además un eje en el que tendrá que apretar, pues las políticas que se han puesto en marcha han fracasado por completo, que es el medio ambiente. El tema es con quién lo hará.

La definición de con quién se la jugará el Gobernador para sacar adelante estos temas es una incógnita, especialmente porque algunos de sus colaboradores también buscarán candidaturas. El proceso electoral arranca en la primera semana de septiembre y, a partir de ahí, empezará a correr el tiempo también para que se separen de los cargos que ostentan, si quieren postularse.

Hay que recordar que previo a las elecciones de 2015, Sandoval Díaz pidió a quienes buscarían un cargo de elección popular que pidieran licencia o renunciaran, para dedicarse por completo a sus campañas.

El secretario de Educación, Francisco Ayón.

El secretario de Educación, Francisco Ayón.

En el Gabinete de Sandoval Díaz, hay al menos cuatro secretarios que han lanzado señales de que buscarán una candidatura. Se trata del secretario de Educación, Francisco Ayón López; del de Desarrollo e Integración Social, Miguel Castro Reynoso; el del Trabajo, Héctor Pizano Ramos, y el fiscal general, Eduardo Almaguer Ramírez.

La posición que buscarán dependerá primero de la decisión que tome el Partido Revolucionario Institucional con respecto a su candidato a gobernador. En las encuestas, aunque a una distancia importante del presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, aparece el senador Arturo Zamora Jiménez.

Después de la mala experiencia que tuvo como secretario de Gobierno, al ser bloqueado por los colaboradores cercanos al Gobernador, Arturo Zamora decidió regresar al Senado y, según dijo en reiteradas ocasiones, volver a la carrera política en la capital del país. En más de alguna ocasión, aclaró que ya no buscaría candidaturas locales.

Esa postura de Zamora Jiménez se ha ido flexibilizando y ahora algunos de los priistas que se han mantenido cerca de él afirman que si desde el centro del país el partido decide que es la mejor opción para la candidatura al gobierno del estado, entonces lo aceptará.

De cualquier forma, en el Gobierno del Estado no parece despertar mucha emoción la candidatura a Gobernador. En realidad, la atención se centra más bien en la Presidencia Municipal de Guadalajara, a la cual aspiran Ayón, Castro, Pizano y Almaguer.

De los cuatro integrantes del Gabinete con aspiraciones, al menos dos de ellos también tienen plan B. El secretario de Educación también suspira por la candidatura al Senado de la República, que sería en todo caso una posición más cómoda, ya que el PRI, aún perdiendo, tendría un espacio asegurado.

Por su parte, Héctor Pizano ha manifestado incluso públicamente que le gustaría ser presidente del Comité Directivo Estatal del PRI. Pero este cargo es atractivo sólo si se asume antes que se tomen las decisiones de las candidaturas, tanto de mayoría como la integración de planillas municipales y candidatos a diputados plurinominales. Después de eso, se convierte en una posición sin mucha relevancia.

El senador Arturo Zamora.

El senador Arturo Zamora.

En la definición también habrá que considerar el peso que la opinión del Gobernador Aristóteles Sandoval tendrá. Por tradición, en el PRI los gobernadores son también una especie de jefe del partido; sin embargo, ya en la anterior elección la dirigencia nacional ejerció un poder importante en la definición de candidaturas.

A favor de Sandoval Díaz juega la debilidad del gobierno federal, acentuada por el aumento en el precio de los combustibles y su falta de carácter ante las embestidas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Sólo quedan tres

Perfilado Héctor Pizano Ramos, a la dirigencia estatal del PRI, al Gobernador de Jalisco le quedan tres cartas para jugar la próxima elección; el 2018 está a la vuelta de la esquina y las encuestas apremian a que dé juego o deje moverse a aquellos con los que podría dar la batalla.

Las recientes encuestas hablan de que Enrique Alfaro va muy arriba en la intención del voto, pero esto no es solamente porque ya tiene en campaña como 9 años, sino que los Secretarios, o aquellos priistas que aspiran a un puesto de elección popular importante, no han movido un dedo para llamar la atención más allá de los eventos institucionales, que electoralmente no dejan nada.

El Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval debe entender que es, quiéranlo o no, líder del PRI. Así como a nivel nacional el presidente Enrique Peña Nieto es líder de nada: los grupos están inquietos, incluso quieren quitar de la dirigencia nacional a Ochoa Reza porque quieren despojarse de la sombra de Peña. Pero, en Jalisco, la buena presencia del Gobernador sí reanima al PRI, pero debe el Gobernador decidirse a actuar ya. ¡Ya!

Aristóteles debe empezar a dar pasos. Compartir una ruta con sus equipos y cabildearlo con los grupos de integración priista: la clase madura, la clase intermedia, los jóvenes, deben saber que hay proyecto y que hay tres figuras que pueden ser vistas como el abanderado del PRI a la Gubernatura, y a las principales posiciones. Todo esto en el entendido que Pizano está perfilado al PRI estatal, y que Arturo Zamora no quiere venirse a ensuciar los zapatos a una elección en Jalisco.

El Gobernador debe dejar claro que no es cierto que está entregado, que no es cierto que hay ya una entrega pactada, y que al contrario, hay con quien enfrentar. No a Enrique Alfaro necesariamente, porque igual hay quienes han puesto a Alfaro tan alto que lo quieren mandar a que vuele a nivel nacional.

Es muy claro que el Fiscal General del Estado, Eduardo Almaguer, es una de las principales cartas que puede jugar el Gobernador de Jalisco. Almaguer es un político fogueado en la adversidad, pues fue presidente del PRI en Guadalajara cuando Aristóteles ganó la Alcaldía, y líder del priismo jalisciense cuando se ganó la Gubernatura.

A pesar de estar en un tema tan sensible y de alto impacto como lo es la seguridad, Almaguer se ha sabido mantener alejado de los escándalos, y por el contrario ha hecho notar su mano firme, por lo que es bien visto por la sociedad.

El secretario de Desarrollo Social, Miguel Castro.

El secretario de Desarrollo Social, Miguel Castro.

El secretario de Desarrollo e Integración Social, Miguel Castro Reynoso, es un político con toda la experiencia, al ser dos veces presidente de Tlaquepaque, pero también al ocupar puestos en el Gobierno del Estado y en el Congreso local y en la estructura partidista. Castro Reynoso siempre sale bien posicionado en las encuestas, en relación al resto de los priistas, pero hace falta que empiece a salir más allá del ámbito gubernamental para empezar a levantar en los sondeos de opinión.

Y el Secretario de Educación, Francisco Ayón López, es una persona bien vista por el Gobernador, su hombre de confianza, un funcionario eficaz pero también buen político.

Sin embargo, los tres Secretarios no se mueven porque el Gobernador no se los permite, y esto ocasiona que se vengan retrasando cada vez más en conocimiento, porque el ámbito gubernamental ya no da para levantar en las encuestas de índole electoral.

Estos tres Secretarios pueden estar en las plazas públicas, pueden ser vistos en la calle no solamente sin escarnio, sino con aprecio, y son las cartas que el Gobernador tiene que jugar sin brincar trancas legales, pero ya propiciando que se les aprecie, se les evalúe. No solamente como funcionarios sino como políticos sociales.

Ahí está la carta del gobernador. En todo caso de ahí podría surgir el candidato al Gobierno del Estado, el candidato a la Alcaldía de Guadalajara y el candidato al senado por el PRI. Incluso en alianza con otros partidos –porque esos personajes tienen con qué hacerlo- o con grupos sociales. Sólo falta que el Gobernador se ponga las pilas…

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox