Despacio, pero ya se mueven rumbo al 2018

5907
1
Compartir
A

Algunos secretarios ya buscan la Gubernatura: Miguel Castro, Francisco Ayón, Eduardo Almaguer y Roberto López Lara.

EL GOBERNADOR LES HA PEDIDO QUE SE MUEVAN A MIGUEL CASTRO, ALMAGUER, Y AYÓN; A PIZANO NO LO HAN PARADO, Y EL CHINO LÓPEZ QUIERE, PERO MEJOR ESPERA…

El Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval decidió permitir que tres personajes de su gabinete se empiecen a mover, a expresar, a reunir en corto con grupos sociales, con grupos de liderazgo empresarial, con grupos de activismo cívico y gremial para plantarse frente a ellos como aspirantes posibles y viables para sucederlo: el Fiscal General, Eduardo Almaguer; el Secretario de Educación, presidente de IPEJAL y presidente del SIAPA, Francisco Ayón López; y el Secretario de Desarrollo e Integración Social, Miguel Castro.

Esos son los personajes que, hasta donde se sabe, les ha invitado a moverse el Gobernador, pues les ha exhortado a hacer el trabajo político. Hay otro personaje que pidió permiso y no se lo impidieron: el Secretario del Trabajo, Héctor Pizano Ramos.

Hay otro integrante del Gabinete que quiere, pero que no ha preguntado ni lo han compelido: el Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara. Él quisiera, pero no ha preguntado por temor a que le digan que no, pero tampoco le han dicho que empiece a moverse.

¿Cuál es la circunstancia de estos personajes?

El fiscal Eduardo Almaguer.

El fiscal Eduardo Almaguer.

Eduardo Almaguer

Al inicio del gobierno, Eduardo Almaguer iba a ser Secretario de Movilidad. Muchos lo veían ahí, es lo que él buscaba. No se le da la oportunidad por la serie de acomodos que tuvieron que darse en razón de la falta de apoyo federal al Gobernador para nombrar a alguien de su entera confianza -como pudieron haber sido Roberto López Lara o Francisco Ayón- como Secretario General de Gobierno, para imponerle a Arturo Zamora.

Este acomodo generó un desajuste en el diseño del gabinete inicial. Almaguer tuvo que conformarse con la Secretaría del Trabajo, que era algo que no tenía planeado. Sin embargo, Almaguer tomó al toro por los cuernos, etiquetándose como fuerte, firme en el combate de anomalías. Su trabajo en la Secretaría del Trabajo le permite el acercamiento que había iniciado como presidente del PRI con el sector obrero y empieza a verse en el escenario del sector patronal.

Con el movimiento que se da a la salida obligada de Luis Carlos Nájera de la Fiscalía General, Almaguer es la opción dentro del gabinete ante la posibilidad de que Martín Godoy, que venía de Michoacán, fuera impuesto por el centro, en lugar de Nájera. El Gobernador se faja y decide nombrar alguien de su gabinete. En ese elenco, Almaguer era el que tenía el mejor perfil: a pesar de no tener experiencia en el tema, su experiencia de abogado y su experiencia política lo saca a flote. En este momento, a pesar de los problemas de la Fiscalía y a pesar del desastre que le dejó Nájera, el balance de Almaguer en la Fiscalía es positivo.

No falta quien considere que Almaguer tiene más proclividad para ser candidato a Guadalajara, porque puede ganar esa elección ante candidatos alfaristas débiles que no han logrado consolidarse. Y a no ser que se dé ese vuelco en el Alfarismo, que deje el orgullo y echen mano para Guadalajara de su mejor elemento, que es Alberto Uribe, la apuesta del alfarismo es débil si se sigue empeñando en que sea Ismael del Toro el candidato. En un enfrentamiento entre Ismael del Toro y Almaguer, podría ganarlo Almaguer.

No obstante, el corazoncito de Almaguer late por el estado, recorre Jalisco. Pero también llega un momento en que la Fiscalía es un chaleco muy pesado, muy complejo y debería quitárselo si quiere ser candidato a más tardar en julio. Es un posible precandidato del PRI al gobierno estatal, es visto junto como un activo a utilizar, pero más apuntalado -en cuanto a sus posibilidades reales- a Guadalajara.

El secretario de Desarrollo Social, Miguel Castro.

El secretario de Desarrollo Social, Miguel Castro.

Miguel Castro

Deslindado del grupo que le dio vida política, el de los Barba; deslindado e incrustado -al principio casi artificialmente- en el grupo de Aristóteles; cumplió buscando una renovación del Congreso, pero las sinergias y los intereses de sus compañeros no lo dejaron. Cumplió como dirigente del PRI Guadalajara hasta donde le dejaron armar estrategias y estructuras, y el Gobernador, a estas alturas del partido, estará pensando si fue un error o no haberlo dejado ser el candidato a Guadalajara.

A pesar de todo, el no haber sido le sirvió a Miguel Castro. Hubiera perdido, ahorita sería un regidor. Aun así, fue colocado en una secretaría que le puede dar para lo que viene. Castro ha avanzado, le han dado por patear pelotas importantes, pero le hace falta, según sus críticos, mayor impulso y carácter. Le hace falta “soltarse el pelo”, pisar con más fuerza a los lugares a los que acude, ser más visto en la zona metropolitana de Guadalajara -que es el gran reto- y crecer un poco más.

Al igual que Almaguer, puede tener una doble posibilidad. De momento, está avistado para ser uno de los perfiles a jugar el estado, pero también su avocamiento y su personalidad le pueden permitir jugar Guadalajara.

Muchos ven más fuerte a Almaguer para Guadalajara que a Castro, pero no se puede dejar de advertir que tiene un perfil interesante, empresarial, mediano matizado de política: dos veces Alcalde, diputado local, una gente sencilla, amable, con recursos, pero con humildad. Por otro lado, se le sigue viendo como un perfil distinto al tradicional político. Ambos, Almaguer y Castro, tienen más posibilidades en Guadalajara.

Ayón fue alcalde interino de Guadalajara.

Ayón fue alcalde interino de Guadalajara.

Francisco Ayón

Hay una palabra que lo puede definir: multitasking. Paco Ayón es un hombre que tiene en la perseverancia una virtud. Tiene una energía envidiable: lo mismo está en la mañana en Cabo Corrientes, en la tarde en Arandas y en la noche en un evento en Guadalajara. Ha tenido capacidad para desplegar notablemente bien sus actividades al frente de la Secretaría de Educación. A diferencia del resto del país, en Jalisco no hay problemas en educación, no hay enfrentamientos. Y se da todavía el tiempo para atender dos organismos importantísimos: IPEJAL y SIAPA.

Es una persona confiable para el Gobernador y para muchas personas. Es el hombre de confianza del Gobernador para mucha operación transversal, relacionado muy bien con todos los partidos, relacionado bien con todos los diputados, con presencia en México a través de su trabajo que lo lleva a vincularse con Aurelio Nuño y otros actores importantes de la vida política nacional, con buena presencia mediática tanto en su relación con los medios como en el uso de redes, bien visto socialmente, mantiene discreción en cuanto a operativos de seguridad, en cuanto a esquemas logísticos…

Ha sido carta para muchas vacantes: fue carta para la Secretaría General de Gobierno, fue carta para ocupar la presidencia del PRI estatal -se sigue mencionando-; sin embargo se ha mantenido en su cargo como Secretario de Educación y sin que sea una cartera eminentemente política hace labores que en ocasiones debería hacer la Secretaría de Gobierno.

Hace una tarea bien coordinada con el jefe de gabinete, Rafael González Pimienta, y con el Subsecretario de Enlace Legislativo, Tomás Figueroa; también mantiene presencia al seno de su partido. Paco Ayón es visto por muchos como un hombre que pudiera ser candidato del PRI al gobierno del estado.

Pero Paco Ayón -como los dos anteriores- sufre de la indecisión del Gobernador de ya permitirles, a fondo, patear fuerte la pelota y que construyan con más solidez su posible candidatura. Ayón es el contraste de Enrique Alfaro: de forma más amable, más social.

Ayón, además de Castro y Almaguer, tiene la facilidad de involucrarse en graderías, en tribunas, en plazas, en mercados, en restaurantes populares; y lo mismo se sienta en mesas de importantes factores productivos del estado, que en mesas alejadas del poder.

Mariana Fernández y El Coco Velázquez.

Mariana Fernández y El Coco Velázquez.

PRI: LA RIFA DEL TIGRE

Hay una larga fila de personajes que buscan “la gerencia en turno”, porque en realidad el dirigente del PRI no tiene decisión, no tiene fuerza propia: el liderazgo a nivel nacional lo tiene el Presidente de la República; a nivel estatal el Gobernador.

Sin embargo, hay quienes tiene más fuerza que otros… José Socorro “El Coco” Velázquez en su gerencia de transición sirvió para acotar las aguas broncas que había, pero todo tiene un plazo, y ya hay brotes muy fuertes de reclamo, de exigencia, de que haya renovación.

Por el grupo UdeG ya levantó la mano: Leobardo Alcalá. En el pasado Consejo Político Estatal hizo pública nuevamente su aspiración y pidió que fuera una elección de consulta a las bases. Alcalá y su grupo político consideran que los priistas en el Gobierno se quieren repartir todo el pastel y no los consideran en ninguna cartera, ni siquiera para dar la pelea en el 2018. Así que darán la pelea para que se abra el proceso y pelear por lo suyo.

También ya levantó la mano de nueva cuenta Rubén Vázquez, quien inicialmente estaba encabezando un movimiento político auténtico al interior del PRI, pero que fue colocado al frente del Movimiento Territorial. Desde ahí ahora quiere encabezar a los priistas, si “El Coco” sale de la dirigencia estatal.

“El Fredy” Barba también levantó la mano. Mucho creen que sería absurdo que se le entregue el PRI a una central obrera que promueve a Enrique Alfaro, una central obrera conflictiva, que fragmenta al resto de las centrales, que es la antítesis del dirigente sindical puro: son la riqueza insultante andando; son la presunción, el oprobio, aviones, vehículos carísimos, vestimentas lujosas, todas pagadas por los agremiados pobres de cuyas cuotas viven.

Se sabe, también, de una figura interesante que levanta la mano: Rocío Corona Nakamura. En la lista está también el Secretario del Trabajo, Héctor Pizano, que buscaría ser presidente del PRI para de ahí buscar la candidatura a Guadalajara. Se menciona a la actual Secretaria del Partido, Mariana Fernández. Hay voces que señalan que pudiera ser Rafael González Pimienta, o una “sub carta” del gobernador haciendo política: Netzahualcóyotl Ornelas, Salvador González Reséndiz o Hugo Contreras, de nueva cuenta.

La lista es muy larga, ¿pero hay posibilidad y deseos de abrir una elección? Muchos creen que el Gobernador va a actuar de forma directa para encumbrar a un alfil y ahí puede encuadrarse a Roberto López Lara. López Lara tiene un perfil para encabezar un PRI de contención, un PRI fuerte en cuanto a disciplina, en cuanto a operación electorera y de control de las posiciones políticas en juego, y así propiciar la llegada de González Pimienta a la Secretaría General de Gobierno. Habría un esquema de más fortaleza interna en el grupo del gobierno: parece que la estrategia será más de fortalecimiento interno que de fortalecimiento sociopolítico.

Compartir

1 comment

  1. Ramón Flores 24 enero, 2017 at 14:25 Reply

    ¿En Jalisco no hay problemas de educación? Ser el Estado con más despidos injustificados de maestros por efecto de la nefasta “reforma educativa” y en donde dichos despidos se dieron a rajatabla en contra de los mejores maestros del Estado ha de ser entonces un mérito, un logro del multitasking…

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox