LENGUARAZ y Blandengue

241
0
Compartir

 

Peña Nieto tiene baja aprobación en el país.

Peña Nieto tiene baja aprobación en el país.

EL DÉBIL LIDERAZGO Y LA INCAPACIDAD DE NUESTROS GOBERNANTES GENERA QUE TRUMP SAQUE VENTAJA

En tanto continua en aumento la desaprobación social hacia el Presidente de México Enrique Peña Nieto ya que no logra encontrar la forma de redimirse y a cambio , lo empeora, pues anunció la suspensión del gasolinazo anunciado para febrero, dejando en el aire la posibilidad de qué será en marzo, sin reflexionar que, lo que el pueblo demanda es el cese total del esquema de aumentos, además, de la instauración de políticas públicas efectivas que amortigüen el impacto social derivado de la crisis económica, terminando con la corrupción, la impunidad y el despilfarro del dinero público.

Hay demasiada algarabía a consecuencia de la tensa relación entre el Presidente de México Enrique Peña Nieto y el patan y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política y ahora dictador fascistoide llamado Donal Trump, quién por desgracia para México y el mundo es el Presidente de Los Estados Unidos de América, las condiciones son rispidas y se acentúan a pesar de la supuesta ventaja qué el gobierno de Peña debería tener por la presunta gran amistad que existe del titular de la Secretaria de Relaciones Exteriores Luis Videgaray Caso con el yerno del tal Trump de nombre Jared Kusnher quién es el principal asesor del nefasto mandatario del vecino pais del norte.

Recientemente la cadena estadounidense CNN, difundió información sobre una conversación que sostuvieron vía telefónica, ulterior a cancelar la reunión fijada para el pasado 31 de enero en a la Casa Blanca, ambos mandatarios, misma que fue cancelada tras los injuriosos y funestos comentarios vertidos hacia México y los mexicanos por parte de Trump; charla telefónica qué por más de una hora sostuvieron Peña y el gárrulo Trump, de quien se afirma dijo: “Ustedes tienen algunos hombres muy duros en México con los que pueden necesitar ayuda. Estamos dispuestos a ayudar con esa gran liga, pero ellos tienen ser noqueados y usted no ha hecho un buen trabajo para noquearlos”, así entonces, señala CNN, que el presidente estadounidense, de manera poco cordial, propuso apoyar a Peña Nieto en la lucha en contra del crimen organizado y los carteles de la droga, con enviando tropas americanas a la frontera.

Aunado con la noticia de CNN, surgió información divulgada por la agencia de noticias Asociated Press (AP), revelando que el presidente Trump, amenazó con enviar tropas a México a fin de contener a los delincuentes en nuestro país ya qué según su dicho el gobierno federal mexicano no mejora su labor en relación a contrarrestar el problema del narcotráfico; no obstante, ningún mandatario ha admitido tales declaraciones, las que además fueron acentuadas por la periodista Dolia Esteves quién por muchos años fue corresponsal de medios en la ciudad Washington y asegura que fuentes de la Casa Blanca le compartieron anotaciones oficiales de la plática telefónica confirmando la injuriosa e indigna palabrería hacía México y la poco adecuada reacción del mandatario mexicano.

De ser cierto, sólo se evidencia que, en el trato de Trump hacia las autoridades gubernamentales de otras naciones, sus expresiones son similares a las utilizadas en sus mítines de campaña. Conforme la información difundida por AP, una persona con la condición de permanecer en el anonimato, dio a conocer los detalles referentes a la llamada, pues, la administración estadounidense no los hizo públicos. Igualmente, la periodista Dolía Estévez relata, que la forma en que se dio esta conversación pendenciera entre los mandatarios, fue, además, degradante por parte de Trump hacia Peña Nieto.

En otro aspecto, según un despacho de la Agencia Reuters, una presunta reunión entre funcionarios militares estadounidenses y una delegación mexicana, se llevó a cabo en la sureña ciudad fronteriza mexicana de Tapachula, con la finalidad de discutir iniciativas de seguridad. Según Reuters: Lori Robinson, Jefe del Comando Norte de Estados Unidos, y Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, asistieron a la sesión, así lo manifestaron dos personas que tenían conocimiento del tema, quienes accedieron a hablaron con la condición de respetar el anonimato, a fin de, poder discutir detalles de la reunión.

Donald Trump.

Donald Trump.

Trump, ha puesto en la cuerda floja años de cooperación bilateral con un discurso centrado en el comercio y la seguridad; se especula, que el diálogo giró en relación al compromiso de México por asegurar su frontera, a fin de, resolver el problema de los delincuentes y los inmigrantes ilegales. Reuters, expresó que, a dicha reunión, también acudió la embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson.

Dejando de lado el debate sobre la autenticidad de la información difundida sobre la plática de Trump y Peña, lo relevante es que el presidente estadounidense ha demostrado que gobierna con sus intestinos, pues sus acciones como mandatario, parecen basadas en arranques coléricos, complacencias personales, como si pretendiera sacar ventaja del puesto que le fue conferido, que más bien ejerce como dictador,  por lo que tales señalamientos no resultan tan desfasados, sin embargo, el tema es sensible y debe investigarse.

Es indudable la pertinencia de trasparentar tales acontecimientos, sobre todo considerando que, por ser oficiales, dichas conversaciones deben grabarse y, por tanto, atendiendo a las peticiones de líderes políticos, legisladores y de la sociedad en general se deben aclarar las temáticas abordadas, así como su contexto.

El débil liderazgo y la incapacidad de nuestros gobernantes genera que el tal Trump saque ventaja, pues, como hemos sabido, sigue realizando, escribiendo y pronunciando sandeces en contra de gran parte del mundo, provocando de forma unilateral desconcierto y deterioro en las relaciones internacionales; peor todavía, en México, pues sus faenas favorecen al escarnio social contra el ya de por sí debilitado presidente mexicano Enrique Peña, al exhibirlo como un deshonroso dirigente nacional, que avala injurias y ultrajes del gobierno extranjero, pasando por la soberanía nacional, al salir a relucir la intención del presidente del vecino país al norte de mandar tropas a la frontera mexicana, sin que exista respuesta enérgica por parte del gobierno de México, sino que por el contrario, intentan evadir el tema y arremeter contra quien difunde los acontecimientos y no a quien los provoca.

Luis Videgaray Caso, titular de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE), se entrevistó en Nueva York con el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el portugués Antonio Guterres, en lo que fuere su primer viaje a un evento oficial, al que acudió con la intención de “abordar las prioridades de México en la ONU, y a discutir sobre el papel de la ONU para hacer frente a los retos del contexto internacional actual”, además, se mencionó oficialmente a través de un comunicado de la SRE que el secretario Videgaray, también tenía previsto reunirse con miembros de la Sociedad de las Américas (AS) y el Consejo de las Américas (COA) con la finalidad de entablar dialogo acerca de las relaciones entre México y Los Estados Unidos de América. La reunión del Jefe de la diplomacia mexicana con el dirigente de la ONU es en razón de establecer alianzas necesarias para el Gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto; y el encuentro se origina es debido al cambio negativo en la política exterior estadounidense tras la llegada a la Casa Blanca del patán y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política y ahora investido como atrabiliario y fascistoide dictador llamado Donald, quien ha tomado a México y a la ONU como blancos principales en sus ataques verbales.

Causa conmoción el discurso que Videgaray profirió, referente a las hoscas relaciones entre México y Estados Unidos, ya que, con su perorata repleta de no se sabe si, sarcasmo o inseguridades, el Canciller mexicano, pretendía amainar la tensión en escenario de las relaciones bilaterales actual, que se acendra a causa del empoderamiento del lenguaraz magnate del amplio pero engañoso copete anaranjado, pues dijo que: ‘Las autoridades mexicanas están convencidas de que mediante un “diálogo constructivo” se pueden superar las “diferencias públicas y notorias” que se tienen con la nueva gerencia estadounidense. Igualmente, mencionó, “veo la voluntad de llegar a acuerdos, es evidente que tenemos diferencias públicas y notorias, pero tenemos más coincidencias, y sobre todo es una relación estratégica fundamental para ambas naciones”.

A pesar de que, algunos críticos infieran que ese lenguaje fue una estrategia de Videgaray pactada con ‘su amigo’ Jared Kushner el yerno favorito y asesor más cercano de Trump, en miras de apaciguar la tensión entre ambas naciones derivada de la cancelación de la reunión concertada para el pasado 31 de enero, tras el inadecuado comportamiento del presidente estadounidense, el cual se aleja totalmente del respeto mínimo de carácter diplomático a observar como dirigente de una nación y que mantuvo durante varios días previos a la accidentada cita malograda.

Este comportamiento de Trump trae en jaque incluso a sus colaboradores, principalmente a los que se encargan de manejar las relaciones internacionales, pues en cuanto se le ocurre, manifiesta cualquier tipo de expresión soberbia mediante su cuenta personal de Twitter.

Esto pone a los diplomáticos de la Secretaria de Estado a cargo de Rex Tillerson, a remediar inmediatamente los daños provocados por la poca seriedad con que toma su función el presidente Trump. Reflejo de ello son las escándalos causados por las conversaciones telefónicas mantenidas tanto con, el presidente Enrique Peña Nieto, como con, el Primer Ministro de Australia, Malcolm Turnbull, pues, según cómo se ha dicho profusamente tanto por la Asociated Press (AP), cómo por la Agencia Reuters y la periodista Dolia Estévez de CNN, el tal Trump, mantuvo un belicoso dialogo con Peña, llegando incluso a coaccionar con el envío de tropas estadounidenses a México, ante lo que el mandatario norteamericano calificó como, la ineptitud del ejército mexicano para detener crimínales y, referente a la conversación con el Ministro Australiano, la cual se desdobló en un escenario muy rígido, a tal grado que, Donal Trump, cortó súbitamente, de forma grosera y anti diplomática la comunicación, imputando a Australia por estar promoviendo el ingreso de delincuentes terroristas.

En ambos casos, los gobiernos de ambos países se apresuraron a tratar de desmentir lo sucedido, pero, el propio Trump, manifestó que le parece normal y adecuado su grotesco y fuertemente arrogante conducta, pues insistió en ‘que es la nueva norma en la Casa Blanca’ y advirtió ‘que no piensa bajar el “tono duro” de las conversaciones con sus homólogos, le pese a quien le pese”, también hizo énfasis en decir: “créanme, cuando oyen hablar de las llamadas telefónicas duras que estoy teniendo, no se preocupen. No se preocupen. Prácticamente, todos y cada uno de los países del mundo se han aprovechado de nosotros, pero eso no va a seguir sucediendo. El mundo tiene problemas, pero vamos a arreglarlos, ¿de acuerdo? Eso es lo que yo hago, arreglo cosas”, así de jactancioso, el antipático sujeto.

A nivel nacional, en México, se ha generado una serie de señalamientos sociales y periodísticos contra Peña Nieto, pues ha sido tildado de indiferente y tibio, por admitir esos insultos que menoscaban la soberanía del país, por lo que ha surgido una enérgica reclamación de líderes políticos y sociales a consecuencia además, de las contradicciones en que han incurrido los funcionarios de ambos gobiernos, para que haga pública la conversación mencionada, resaltando que por ser oficial debió ser grabada y es de orden público.

En ese sentido también se han formado las expresiones de inquietud y repudio a la actitud fascistoide y afrentativa de Trump, propensa a hacer su voluntad según los jerarcas de países integrantes de la Unión Europea, cuyo Consejo encabeza Donald Tusk  y la ONU a cargo de Antonio Guterrez, culpa al presidente estadounidense de actuar aviesamente, con la firme intención de destruir la UE, así como, del debilitamiento de la ONU y todas las instituciones multilaterales por dificultar su afán impositivo y pro hegemonista en extremo.

La aprobación de alrededor de un 6.5% de la población mexicana con la que cuenta el Presidente Peña Nieto, se ha vuelto a ver afectada, pues ha perdido lo poco que ligeramente había ganado, con el cáotico enfrentamiento con Trump pues se había generado cierto tipo de solidaridad nacionalista en defensa de México, sin embargo, aunque existe antipatía generalizado hacia Trump, la comunidad reprueba las medidas implementadas por el gobierno federal mexicano a cargo de Peña.

Probablemente el único paliativo del presidente de México sea que debido al comportamiento de Trump, se esté pidiendo examinar la posibilidad de la renuncia forzada o impeachment, tanto por, Republicanos como por, Demócratas, a pesar de que no lleve ni un mes como presidente de Los Estados Unidos Americanos.

Sin embargo, lo trascendental en México es que, la crisis gubernamental permanece, a pesar, de que se cumple la promesa de que ‘por razones técnicas’ se suspende transitoriamente el segundo gasolinazo del año que había sido advertido a implementarse en estos días, aun así, no se sabe hasta cuándo será, mientras tanto, la atención de las autoridades gubernamentales está fija en arremeter en contra de los todo aquel que exponga las conversaciones entre Trump y Enrique Peña Nieto, ya sea, Dolia Estévez o Reuters o la AP, haciente evidente la preponderancia de transparentar el tema.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox