CALDO de CULTIVO

462
0
Compartir
Subirá el precio de la gasolina en este nuevo año.

Subirá el precio de la gasolina en este nuevo año.

EL GOBIERNO FEDERAL SIGUE SUMANDO ELEMENTOS PARA GENERAR UNA REACCIÓN SOCIAL DE REPUDIO

Cómo si hiciera falta, el gobierno federal mexicano sigue sumando ingredientes para generar una gran reacción social de repudio que podría ser de muy gran dimensión y efectos impactantes incluyendo inestabilidad gubernamental o riesgo de ingobernabilidad en algunas regiones del país.

Una vez que culminan las festividades decembrinas enmarcadas en las tradiciones religiosas y de orden popular, sigue un período de algunos días de asueto invernal previo al fin de año y en está época usualmente se limita mucho la actividad oficial pero también es momento en el que se suele aprovechar el relajamiento laboral y la reducción en la permeabilidad de la información para buscar la infiltración sigilosa de las noticias más  ingratas, como son las que tienen que ver con el menoscabo en la economía de las familias, entre las que se inscribe esas novedades que cada año se establecen en la llamada miscelánea fiscal y las disposiciones que en las leyes de ingresos gubernamentales se acomodan y tienden a lastimar a la población imponiéndose un cúmulo de nuevas o acentuadas obligaciones fiscales efecto de contribuir más con las finanzas públicas, que son impuestas con el pretexto de aliviar la debilidad financiera de los gobiernos y puedan allegarse los recursos para gastar y según la teoría: ‘para contar con las posibilidades necesarias a fin de dotar al pueblo de los servicios que La Constitución obliga y a los que se tiene derecho recibir’. Lo que indudablemente causa mucha molestia a la comunidad, especialmente por existir tanta corrupción, impunidad, excesos de gasto en asuntos superfluos y el descaro de mostrarse las desviaciones del citado gasto utilizándose en cuestiones no prioritarias y sin la adecuada administración y cuidado en el ejercicio del citado gasto público.  

Y en este momento complicado para el país, afectado en su estructura financiera por los estragos causados a partir de los embates de las condiciones especiales de la economía global además de la fragilidad de la de nuestra nación, ejemplificados por el bajísimo precio del petróleo crudo y el alto incremento del costo de la tarea de industrialización de dicho insumo natural a efecto de utilizarlo en las actividades cotidianas además del creciente costo de los insumos de importación y el alza de los servicios financieros y los productos crediticios al igual que la severa depreciación de nuestra moneda, a lo qué hay que sumar las expectativas negativas motivadas por la inminente asuncion al poder del patan y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump, qué el 20 de enero asumirá la Presidencia de Los Estados Unidos de América. 

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

En este ambiente de tensión social por el incremento del índice de criminalidad, tanto la causada por la delincuencia ordinaria como por los llamados ‘Carteles del Crimen Organizado’, agravado por la escasez del combustible y las noticias recurrentes sobre actos de corrupción e impunidad, ahora surge él enojo por el inminente y por demás rebuscado decreto federal que establece el novedoso esquema de costo y cobro de las gasolinas y el diésel que imperará a partir de los albores del ya por iniciar nuevo año 2017, que por más que se pretenda disfrazar y atenuar en cuanto a sus efectos buscando justificarlo, resulta sumamente lesivo para la economía general y sin duda provocará acendramiento del reclamo y el consecuente rechazo a las instituciones gubernamentales, lo que de forma natural acarrea mayor descrédito del gobierno federal al que se señala de causante y culpable de la crisis, lo que conlleva la mayor caída en el índice de aprobación del Presidente Enrique Peña Nieto, que ya es la más baja de la historia contemporánea en cuanto a un Mandatario, sabiéndose según varios instrumentos estadísticos que apenas alcanza un nivel de entre el 15 y el 18 por ciento o sea qué más del ochenta por ciento del pueblo rechaza o repudia al Mandatario.

El anuncio oficial que se efectuó por la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico (SHCP) inherente al aumento del precio correspondiente a diésel y gasolinas que será efectivo a partir del primer minuto de 2017 de entre un 14 % y un 24 % en relación al que está determinado hasta esta época decembrinas al finalizar el 2016, ha provocado ya una fuerte reacción social de rechazo y exigencia de evitarlo, moviendo a un México que protesta iracundo en las redes y se prepara para hacerlo también en las plazas y calles, además de la posibilidad de acciones colectivas de orden legal para buscar detenerlo y de paso exhibir al gobierno federal que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto y a su partido el Revolucionario Institucional (PRI), además que a través de sus vocerías también ya todos los partidos de oposición al partido del gobierno, las organizaciones empresariales, así como agrupaciones gremiales diversas han mostrado su oposición a esa alza de precios en los combustibles, que indudablemente acarreará incremento del índice inflacionario y amenaza con frenar el crecimiento económico de México, cuyo índice podría concluir para este año 2016 en un máximo de 1.5% y para el 2017 no alcanzar más allá del 1.2%, lo que será muy distante del requerido 3% anual que se ha venido prometiendo sin cumplir año tras año y está generando mayor empobrecimiento.

El alza de más de un 20% en el precio al público de los carburantes se suma a una larga lista de elementos inflacionarios sobre la economía como son la asunción al poder el próximo 20 de enero de 2017 del patan palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump que asumirá en esa cercana fecha la Presidencia de Los Estados Unidos de América conllevando hacia nuestro México severas amenazas como la posible anulación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) la disminución de las remesas que los paisanos remiten mes a mes a nuestra patria, la deportación masiva de compatriotas y el freno a las inversiones de empresarios norteamericanos en México, aunado a la continua depreciación del peso, el pírrico incremento del salario mínimo y el aumento de las tarifas en la energía eléctricas.

Es inevitable advertir que a las ya repetidas alzas en la tasa de interés oficial que durante el año por terminar han sido determinadas por el Banco de México (BANXICO) se avecina una más con el consecuente incremento del costo de los servicios crediticios, de ahí que en lo económico 2017 será un año muy difícil porque a la inflación se suma un recorte en el gasto público del 2% según el presupuesto federal aprobado y ello afectará programas de inversión e incidirá en la atonía económica y el decrecimiento del impulso al desarrollo.

 Actualmente más del 40% del precio de la gasolina son impuestos y el petróleo supone la tercera parte de los ingresos del país.

Siendo un país productor de petróleo crudo, México es incapaz de refinar el hidrocarburo que extrae y tiene que importar, pagando en dólares, el 54% de la gasolina que consume, pero un alza del 20% no es la forma idónea de ajustar los precios, se podría haber hecho de forma gradual y hay que advertir que el aumento se asoció a la liberalización de los precios de las  gasolinas , pero tiene que ver con la depreciación del peso y el resultado de años de abandono de las refinerías.

No debe serle extraño a Peña y sus más cercanos colaboradores el que se generen manifestaciones sociales en su contra además que su partido el Revolucionario Institucional (PRI) se siga desmoronando, máxime que es imposible evitar que pese al priísmo acendrado de aún muchos millones de mexicanos, sean ya también demasiados los priístas que se sumen a los reclamos y exigencia de acciones distintas en defensa de la sociedad.

En este contexto ha estado circulando con profundidad en las diversas redes digitales de intercomunicación social una carta conteniendo un mensaje del joven abogado Luis Donaldo Colosio Riojas, el que siendo un niño muy pequeño lloró el cobarde y artero asesinato de su ínclito padre a quien siendo candidato a La Presidencia de La Republica, por considerar un estorbo su inminente triunfo que provocaría cambios radicales en perjuicio de caciques perversos fue masacrado el 23 de marzo de 1994 allá en Lomas Taurinas de Tijuana , y ahora se expresa mostrando claridad, sentido humanitario y conciencia social, reclamando las condiciones en que México se encuentra y de ese texto hay algunos párrafos que considero importante destacar y citó: 

‘Me preocupa que veo a un país olvidado por sus líderes, quienes se concentran en sacar adelante sus carreras y a sus partidos antes que a su gente. Me preocupa ver un abismo de desigualdad y diferencia, permeado todo por la infame indiferencia de quienes tienen la responsabilidad de honrar la confianza de su gente. La desigualdad de ideas nunca ha sido crimen, pero el callarlas y asesinarlas es nuestro nuevo movimiento nacional.’ 

‘Me preocupan todos y cada uno de los miembros de mi familia, más de 112 millones de ellos, que miran al futuro sin un rumbo certero’

‘Me niego rotunda y enfáticamente a quedarme dormido, a darme por vencido. Así me tachen de por vida de demente o inadaptado. Qué ilusos somos todos al pensar que México necesita héroes, si lo único que le hace falta es la atención de sus ciudadanos.’

‘Este es el movimiento de la tercera insurrección mexicana, cuyo campo de batalla se libra en nuestros propios corazones, donde las únicas armas que encontremos y utilicemos deberán ser la paz, el trabajo y la Patria: suficientes muertes ha soportado lo sagrado de este suelo, y la tierra que se tiñe de rojo con la sangre de mi sangre es testigo de mi entrega.’

Lo cierto es que cuál olla de presión, el país hierve y pareciere que quienes deciden lo que nos acarrea consecuencias a la mayoría de los mexicanos no quiere ver qué puede gestarse un renovado y fuerte movimiento social que rebase a cualquier contención partidista y pugne por un vuelco y puede ser incluso mediante violencia incontenible, pues cómo cuando lo aseveraba Luis Donaldo Colosio Murrieta: hay un pueblo con hambre y sed de Justicia y existe un creciente animo para tomarla por mano propia ante la incapacidad o negligencia de los gobernantes y quienes ostentan el monopolio del poder político, que podrían ser derrocados por el uso del Poder Popular, cuando México despierte y la masa se organice y actúe.

Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público.

Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El anuncio del nuevo esquema para aplicar un atrabiliario incremento al precio de los combustibles esta provocando gran molestia social, rayando en el exacerbado enojo que se acentúa al escuchar los intentos gubernamentales por justificarlo buscando defender lo indefendible pretendiendo convencer a los mexicanos de la adecuidad de las acciones lesivas e inflacionarias argumentando con supuestas razones técnicas y además con la absurda pretensión en cuanto a incluso estar agradecidos por la atingencia de los funcionarios que supuestamente están actuando para protegernos de consecuencias más duras en contra de la macroeconomía nacional que de suscitarse afectarán más severamente a la de por sí ya muy vapuleada economia popular, pretendiendo convencer de la la supuesta atingencia y actitud responsable de los expertos y atinados funcionarios que hacen lo mejor para el bienestar general y hasta hay que aplaudirles.

Lo cierto es que es el inicio de una cascada de incrementos, que indudablemente acarrearán inflación y problemas para que el pueblo pueda cubrir las necesidades básicas familiares y no debe sorprender al gobierno que ese tan artero como impopular ‘gasolinaso’ haya causado la viralizacion de un spot conteniendo las promesas y jactancias de Peña Nieto en cuanto a que por efectos de las reformas estructurales como la energética ya no habría más aumentos a los combustibles. Vendrán sin duda muchas manifestaciones sociales y exigencias de cambio que cimbraran al gobierno prendiendo la mecha del barril de pólvora y tanto los funcionarios como los líderes partidistas afines al gobierno buscarán culpar a los políticos de otros partidos de causar esas manifestaciones y la inestabilidad gubernamental. 

A las negras previsiones macroeconómicas se suma la indignación popular que ha llegado hasta la manguera de las estaciones de servicio pues se conjunto el anuncio oficial del aumento del precio de los combustibles con la falla en el abastecimiento que ha provocado grandes filas en las gasolinerías y el consecuente clima de incertidumbre.

La que será mayor alza del precio  de combustibles en dos décadas ha movilizado a la clase política opositora al PRI-Gobierno , a los empresarios y los usuarios, provocándose que  a través de las redes sociales se llame a movilizaciones, huelgas y diversas medidas que se pretenden efectuar para presionar al gobierno federal que no se ha visto muy ducho en la argumentación para intentar justificar las medidas , por más que sea mucho muy difícil defender y atenúar el enojo social 

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox