TERRORORISMO Y OPORTUNISMO

595
0
Compartir
Atentado en el mercado navideño en Berlín.

Atentado en el mercado navideño en Berlín.

La ola de terrorismo en el mundo especialmente la cada vez más salvaje ocurrida desde hace algunos pocos años y meses en Europa, afectando de algún modo a gran parte del orbe ha intensificado la tendencia social favorable a pugnar por gobiernos y gobernantes que se precien ser más firmes y proteccionistas, con discursos retóricos y populistas que hacen incrementar el terror de la población, incidiendo a buscar apoyar en comicios a quienes perciben como personajes capaces de provocar más protección a la sociedad y realicen lo necesario para preservar los territorios para sus nacionales prohijando discriminación y xenofobia. Como fue el caso de los Estados Unidos de América donde el ocho de noviembre obtuvo los votos suficientes para ganar la elección a la Presidencia el patán y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump que ha prometido ‘volver a hacer grande a América’ y pugna en su discurso por una fiera defensa del territorio y su gente, con políticas migratorias extremas y bloqueo a la inversión de norteamericanos en otros países, así como alto gravamen inhibitorio a la salida de remesas de migrantes que envían anualmente a las familias que viven en sus países de origen, como el caso de México.

Esta tendencia se ha desencadenado y parce afianzarse tras trágicos sucesos acontecidos recientemente y que como botón de muestra podemos ejemplificar con los más sonados. Como ya se sabe, el embajador ruso en Turquía Andréi Kárlov fue asesinado hace unos días en Ankara por un pistolero que clamó venganza por Alepo. Según la información difundida, el asesino disparó al diplomático mientras este inauguraba una exposición fotográfica en un céntrico barrio de la capital turca. En tanto el gobierno de Rusia calificó el hecho como “atentado terrorista”, el criminal fue abatido por la policía turca en el mismo sitio del homicidio.

Al tiempo de emitir los disparos el asesino del Embajador Ruso exclamó:“¡Dios es grande!, ¡Dios es grande!, ¡Nosotros morimos en Alepo, vosotros morís aquí! ¡Matáis a gente inocente en Alepo y en Siria!”. Según los informes publicados, el criminal efectuó ocho disparos para matar a Kárlov e hiriendo a otras dos personas y en las imágenes del ataque, el agresor aparece justo detrás del diplomático, vestido con un traje y corbata negros, lo que hizo pensar a algunos asistentes que se trataba de un escolta.

La identidad del criminal fue revelada por el Alcalde de Ankara quien afirmó se trata de un joven de 22 años, procedente de Aydin en el noroeste de Turquía y que era agente desde el año 2014 en la Policía de Ankara y en la actualidad se hallaba fuera de servicio de la unidad antidisturbios. Según fuentes mediáticas y oficiales era integrante de la organización terrorista FETO (Organización de Terror Gulenista), grupo vinculado al clérigo turco Fethullah Gulen, que radica en los Estados Unidos de America y a quien el Gobierno turco acusa de orquestar el intento de Golpe de Estado contra ese régimen actual en Turquía el pasado mes de julio y de quien ha sido solicitada su extradición.

Los testigos coinciden en señalar que actuó solo y que sabía que no iba a salir vivo del edificio. Salvo el grito de “Dios es grande”, que hizo en árabe, el asesino realizó su alocución en idioma turco pero como señal inequívoca, alzó el índice de su mano izquierda, mientras aún sostenía la pistola con la derecha, subrayando su fé islámica.

El atentado se produjo en una conocida galería del barrio de Cankaya, donde se concentran la mayor parte de las embajadas extranjeras. Las autoridades turcas dieron orden de reforzar la seguridad en torno a la delegación rusa en Ankara, habida cuenta que en la última semana se produjeron grandes manifestaciones ante los consulados de Rusia e Irán prometiendo venganza por Alepo. Moscú y Teherán apoyan al régimen del presidente Bachar Al Asad en la guerra siria.

El Embajador Kárlov tenía 62 años, estudió en el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú y había sido embajador en Corea del Sur de 2001 a 2006. Se dice que el atentado contra Kárlov habría tenido como objetivo principal obstaculizar las relaciones entre Turquía y Rusia, que fueron reanudadas a mediados de año, advirtiéndose que las relaciones se habían roto prácticamente  tras el derribo de un caza ruso por aviones de combate turcos en noviembre de 2015. Kárlov era un diplomático ruso profesional. El fallecido hizo todo para que la crisis en las relaciones entre Moscú y Ankara, tras el derribo por parte de Turquía del cazabombardero ruso Su-24 en Siria, fuera superada, según ha señalado la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, la labor de Kárlov se concentraba en “contribuir a la normalización de la crisis siria y en la estabilidad de la región”.

Para el Presidente de Rusia Vladímir Putin Andréi Kárlov “ha sido asesinado de manera vil y con el objetivo de minar las relaciones ruso-turcas” y la respuesta al asesinato del diplomático ruso tiene que ser “la intensificación de la lucha contra el terrorismo”.

Hay que recordar que Rusia dispuso sanciones económicas contra Turquía que afectaron a las importaciones de frutos y vegetales turcos, así como al turismo, ya muy tocado por la sucesión de atentados mortíferos, y fue precisamente Kárlov, que estaba al frente de la Embajada desde 2013, quien tuvo que enfrentar esa crisis y normalizar relaciones.

Este funesto acontecimiento se ha realizado en un momento muy delicado, en que Rusia y Turquía estaban manteniendo importantísimas conversaciones sobre temas bilaterales, sobretodo en cuanto a la situación que se vive en Siria.

Cabe referir que durante la última semana hubo grandes manifestaciones islamistas en Turquía frente a los consulados de Rusia e Irán, prometiendo venganza por los hechos suscitados en ‪Alepo y además es de considerar como algo factible de hilar el cruento acto terrorista perpetrado en Berlín. Los sucesos vienen a enardecer el álgido clima de tensión mundial y para muchos analistas podría ser tan delicado como para detonar una gran conflagración.

Ahora, en otro caso que ha cimbrado no solo a Europa sino al mundo entero, tenemos que el autodenominado Estado Islámico de Irak y Siria o Islamic State of Irak and Siria (ISIS) por sus siglas en inglés, se ha atribuido la autoría de un atentado contra un mercado popular ambulante (tianguis) al oeste de Berlín, en el que murieron 12 personas al atropellarlas alevosamente un camión, que además hirió a otras 48. La organización terrorista lo ha anunciado así a través de un comunicado por conducto de su agencia noticiosa denominada Amaq, y lo hizo un poco de tiempo después que la policía liberase, sin cargos y por falta de pruebas suficientes y contundentes al único sospechoso que tenía detenido en ese momento. Tras confirmarse la comunicación del grupo terrorista asumiendo el bárbaro evento sanguinario de Berlín, este suceso se confirma como el primer atentado del ISIS produciendo víctimas mortales en territorio alemán.

La policía cree que el autor del ataque robó el camión, mató a tiros a su conductor oficial —un hombre de nacionalidad polaca, cuyo cuerpo fue hallado muerto dentro de la cabina, al parecer en el lugar del copiloto— y lo empotró contra la multitud, avanzando durante 50 metros por el interior del mercado ambulante, entre casetas de comida y puestos de venta de adornos navideños. Una acción muy similar a la perpetrada en julio por terroristas yihadistas en Niza (Francia).

El vehículo que se convirtió en un arma mortal tiene matrícula de Danzig (Polonia). El responsable de la compañía propietaria del automotor declaró que el conductor oficial era su primo —también polaco—, y que había viajado con ese camión hacia Berlín con la intención de pasar la noche en la ciudad, pero que en ningún momento tenía que atravesar el centro. El dueño de la empresa dudaba de la posibilidad de que el conductor, con 15 años de experiencia, fuera el responsable del supuesto accidente y apuntaba la eventualidad de que se tratara de un robo o un secuestro, lo que más tarde pareció confirmar la policía. Los datos de GPS del vehículo indican que hacia mediodía del pasado lunes estaba detenido frente a la sede de la empresa en Berlín y que volvió a ser puesto en marcha hacia las cuatro de la tarde.

En tanto, los ministros de Interior de los 16 estados federados alemanes acordaron con el titular del Ministerio federal, Thomas de Maiziére, mantener abiertos los mercados de Navidad, con nuevas medidas de seguridad si son necesarias.

Ahora bien, al hablar del famoso Estado Islámico, es interesante señalar que en los últimos años los gobiernos occidentales están llamando Daesh al ISIS , siendo ‘Daesh’ el acrónimo de al-Dawla al-Islamiya al-Iraq al-Sham (Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL) que es otra de sus denominaciones, sin embargo, en idioma árabe ese término puede dar pie a un juego de palabras que lleva a otras interpretaciones, como “algo que pisotear” o “persona intolerante que impone su punto de vista”, además la pronunciación del vocablo ‘daesh’ en francés es similar a ‘déche’, que significa miseria, y a ‘tache’ que se refiere a mancha.

Lo cierto es que el primer ministro François Hollande ha optado en las últimas semanas por desterrar el término Estado Islámico y en sus intervenciones públicas siempre se ha referido a los terroristas como miembros de ‘Daesh’ y también, acá en occidente, el Presidente de los Estados Unidos, de América Barak Obama, ha estado empleando con mayor frecuencia esa expresión.

Este atentado en Berlín se suscita casi al mismo tiempo de sucedido el asesinato del Embajador Ruso en Turquía, que ha generado una rispidez mayor en las de por sí tirantes relaciones entre Rusia y Turquía. Lo cierto es que la sombra de la guerra civil ocurriendo en Siria surge alrededor del asesinato del Embajador de Rusia en Turquía. Ese evento bélico ha generado ya más de 450 mil muertos y el mayor número de refugiados en la historia contemporánea, con implicaciones diplomáticas que tocan directamente a dos actores muy activos: Rusia y Turquía, circunstancia que podría acentuarse y seguir suscitándose al amparo del severo cambio de política del gobierno turco frente a Siria.

Y mientas en Turquía no existe hasta ahora una clara reivindicación de la organización que estaría detrás del asesinato del Embajador ruso, en Alemania ya el Daesh clamó ser autor del cruento atentado.

El

El policía turco que asesinó al embajador.

En contraste con la actitud neutral y de evitar partidización de los sucesos, el Partido de extrema derecha denominado Alternativa por Alemania (AfD) está intentando lucrar política y electoralmente con el atentado, enlazándolo a la política migratoria y de manejo de refugiados y está buscando llamar la atención sobre los efectos de lo que señala es «una política de extranjería fuera de control» y en respuesta a ellos, la Canciller Angela Merkel ha defendido su política de refugiados insistiendo en que «hay muchos refugiados que se preocupan por integrarse en Alemania», al tiempo que intenta dejar claro que su país encontrará «la fuerza para vivir como queremos, libres unos junto a otros, sin que el esfuerzo de protección a su pueblo sea a la vez una opresión y menoscabo de libertades».

El caso es que Europa vuelve a sufrir ataques terroristas y aunque no existan elementos clave sobre ello hay voces que plantean que todos los sucesos de esta naturaleza ocurridos en los últimos años en Francia, Bélgica, España, Grecia y Turquía, se encuentran ligados.

En plena conmoción por el reciente evento terrorista perpetrado en Berlín que causó muchas muertes y heridos, vuelve a surgir el debate migratorio en Alemania además de renovar los señalamientos sobre la seguridad de Europa y del mundo ante el avance de las estrategias a cargo de grupos crimínales en contraste con las fallas de los sistemas instaurados en los diversos países mediante los que han buscado repeler riesgos de ataques arteros y violentos como los que se han suscitado recientemente en España, Francia, Bélgica y Alemania, entre otras naciones.

Como se ha difundido profusamente, un joven que aparentemente es de origen tunecino pero que ha sido señalado de ostentarse como nacional de 3 países diversos y que es reconocido por el nombre de Anís Amri, entre otras, al menos 3 identidades más, y se dice recién cumplió 24 años de edad, es el principal sospechoso por el ataque con un camión en un mercado navideño de Berlín que causó una docena de muertos. La documentación del sospechoso fue localizada por los investigadores en el camión utilizado para cometer el atropello, y según los informes, el muchacho llegó hace casi seis años a Italia desde Túnez, junto a otros miles de tunecinos que abandonaron su país tras el estallido de la primavera árabe. Se sabe que Amri estuvo encarcelado durante cuatro años en Italia y pesa sobre él una orden de arresto en Túnez por robo a mano armada.

Amri nació en Túnez en 1992, según la orden de detención europea que han emitido las autoridades alemanas. En febrero de 2011 llegó a la isla italiana de Lampedusa tras el estallido de la primavera árabe. Al menos 6,000 tunecinos se han unido a las filas del Daesh. Túnez ha sufrido recientemente varios atentados yihadistas, destacando los del Museo del Bardo y la playa de Susa. El atentado de julio en Niza, que causó la muerte de 86 personas y que tuvo un modus operandi muy similar al de Berlín, fue reivindicado por el Daesh y cometido por un tunecino.

La policía antiterrorista tunecina ha interrogado a los familiares de Amri que todavía residen en el país, en la ciudad de Oueslatia y así fue como al cuestionar al padre de Amri, se supo que abandonó Túnez hace aproximadamente siete años y estuvo preso más de cuatro años en Italia, al ser condenado por haber incendiado un colegio y tras ser puesto en libertad en Italia. Amri llegó a Alemania en verano de 2015 y solicitó asilo, que le fue denegado el pasado junio y se sabe que las autoridades italianas emitieron una orden de deportación después de poner en libertad a Amri. También se ha sabido que la fiscalía activó un plan de vigilancia para Amri a partir del pasado marzo, después de que una agencia de seguridad alertara de que el sospechoso podría estar preparando un robo de dinero para poder adquirir armas automáticas que pretendía usar en un futuro ataque.

El plan de vigilancia se desactivó en septiembre ante la falta de indicios. Amri fue acusado de traficar con droga en un conocido parque berlinés y de participar en una gresca en un bar, pero fue puesto en libertad por falta de pruebas, según las autoridades alemanas Amri debería haber sido expulsado del país. Pero esta operación no se pudo llevar a cabo por la falta de documentación migratoria en regla y porque las autoridades tunecinas habían puesto en duda que fuera ciudadano de ese país.  Las autoridades creen que estuvo en contacto con Abu Walaa, un islamista detenido en noviembre junto a otras cuatro personas que formaban parte de una red yihadista que aportaba combatientes al Estado Islámico.

Turquía Andréi Kárlov, embajador ruso asesinado.

Turquía Andréi Kárlov, embajador ruso asesinado.

En este escenario, la información sobre Amri está evidenciando mal manejo de inteligencia y seguridad nacional por el gobierno alemán a cargo de la Canciller Angela Merkel, pues se ha estado  confirmando que Amri era un viejo conocido de la Policía y que desde el pasado mes de noviembre se le consideraba una amenaza para la seguridad del Estado y debía ser sometido a controles intensivos por sus actividades proislamistas. El hombre más buscado de Alemania hasta hace unas horas, comenzó a ser vigilado el pasado marzo por indicación de la Fiscalía Federal, ya que los servicios de inteligencia tenían indicios de que podía cometer robos para comprar armas y buscar coptar cómplices más la vigilancia se suspendió en septiembre.

Igual de conflictivo aparece su condición de solicitante de asilo ya que al ser rechazado desde el pasado mes de junio, Amri debería haber sido expulsado del país desde esa época y no se realizó por la falta de papeles en regla y porque las autoridades tunecinas habían puesto en duda que fuera ciudadano de ese país. También se ha sabido ahora que el tal Amri fue arrestado en el mes de agosto pasado en Friedrichshafen, al sur de Alemania, por portar documentos falsos cuando se dirigía hacia Italia, pero fue absuelto.

Anis Amri, fue abatido el jueves en la noche por la policía en Milán, Italia, confirmó el ministro del Interior de este país, Marco Minniti. Según trascendió, Amri atacó a varios policías que patrullaban la zona cercana de la plaza Primo Maggio de la ciudad italiana cuando le pidieron una identificación. Uno de los uniformados resultó herido en el intercambio de disparos, pero está fuera de peligro. Amri, de 24 años, había sido identificado por la policía alemana como el principal sospechoso de haber participado en el ataque con un camión a un mercado navideño en Berlín el pasado lunes y que causó la muerte de 12 personas y dejó al menos 49 heridos. Días después, el Estado Islámico divulgó un video en el que Amri aparece declarando su lealtad al grupo extremista.

La filmación, presuntamente hecha por el tunecino en un puente peatonal en Berlín, se realizó a pocos kilómetros del lugar donde se perpetró el atentado del lunes 19 de diciembre.

Los críticos de Merkel, tanto los populistas xenófobos como los socialcristianos bávaros e incluso el sector más férreo de su partido ‘Unión Cristianodemócrata’ (CDU) están usando este caso para denunciar que el Estado ha perdido el control de la seguridad nacional y exigen endurecer la política de asilo. Es así que de manera urgente una comisión de seguridad interna ha resuelto tomar medidas entre las que destacan, una, la más polémica, la utilización de cámaras de video vigilancia, y es que la video vigilancia es un tema sensible en el país desde los tiempos de la Stasi, la policía secreta de la Alemania del este, y la Gestapo del régimen nazi. Pero la preocupación por la seguridad ha crecido con los recientes atentados islamistas y los cientos de asaltos sexuales ocurridos a fines de diciembre de 2015. La nueva legislación aminorará restricciones sobre la protección de datos respecto a la video vigilancia en calles, centros comerciales, eventos deportivos y estacionamientos.

Tras los acontecimientos violentos, se está consolidando una amenaza sobre la posibilidad de reelección de la Canciller Angela Merkel quien pretende iniciar la campaña electoral para buscar su posible reelección en el año 2017. El actual gobierno de Alemania a cargo de Merkel ha afrontado una crisis financiera que derivó en un cruce de caminos existencial para la Unión Europea; confrontó la anexión de Crimea por parte de Rusia; prácticamente en solitario, abrió las puertas de su país a cerca de un millón de refugiados y migrantes que inundaron las fronteras europeas, pero siendo episodios complejos es ahora cuando la Canciller alemana enfrenta el momento más complejo de sus ya 11 años en el poder, tras el ataque terrorista del lunes 19 de diciembre pasado en Berlín.

Las fallas evidenciadas en sistemas y operación inherentes a control migratorio, inteligencia y prevención de seguridad nacional golpean a la Canciller Merkel, que de por sí goza de poca popularidad, y ello podría hacer muy complicada su reelección en los comicios generales que se celebrarán a finales de 2017.

Con un populismo derechista cada vez más fuerte en Europa, Merkel es vista como un baluarte para la democracia liberal y si no es electa para un nuevo periodo, las consecuencias para la Unión Europea podrían ser demoledoras, especialmente si el radicalista de extrema derecha Marine Le Pen se alza con la victoria en los comicios presidenciales que en Francia, también se celebran el próximo año. Merkel ha expresado abiertamente en el pasado su reticencia a buscar un cuarto mandato, más un sentido de responsabilidad, no sólo con su partido, sino también con Europa frente al avance de las fuerzas populistas, la convenció de presentar de nuevo su candidatura pese a una obviedad: todo líder democrático que lleve tanto tiempo en el poder es vulnerable a los deseos de cambio.

Los vientos invernales traen pues problemas a Merkel y habrá que ver si podrá resistirlos o se verá arrasada por la ola política que encabezan los peligrosos populistas, demagogos y además xenofóbicos que amenaza por seguir extendiéndose en Europa y continuar afianzándose también en occidente tras la llegada al poder en los Estados Unidos de Donald Trump.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox