Aristóteles contra Raúl Padilla

1869
0
Compartir
Aristóteles Sandoval y Raúl Padilla.

Aristóteles Sandoval y Raúl Padilla.

LA ADMINISTRACIÓN COMPLETA DE LOS HOSPITALES CIVILES LA TIENE LA UDEG Y ASEGURAN HAY POCA TRANSPARENCIA

Una vez más la Universidad de Guadalajara salió a la calle. En esta ocasión la causa son los Hospitales Civiles y el reclamo porque el Gobierno del estado regatea y retrasa la entrega de recursos públicos. Esto, aderezado por un conflicto político que no termina de resolverse y que de manera constante es alentado por un grupo del equipo del Gobernador Aristóteles Sandoval Díaz.

A lo largo del sexenio, los recursos para salud se han convertido en el principal punto de desencuentro entre el grupo político de la UdeG y el gobierno de Sandoval Díaz. Lo curioso es que sobre la mesa la relación institucional se restableció entre el Ejecutivo y el grupo UdeG, tras los difíciles sexenios panistas, pero por debajo de la misma las patadas no han cesado.

El argumento del equipo de Sandoval Díaz es el manejo que desde la UdeG se le da a los recursos públicos, en particular los relacionados con los Hospitales Civiles. Esto, porque la administración completa la tiene la casa de estudios y aseguran hay poca transparencia. Con ello, han convencido al Gobernador de mantener una relación de constante tensión que, cuando se agrava, el mandatario entra a suavizar, para que luego se retome el enfrentamiento.

Del equipo de Aristóteles, prácticamente el único interlocutor con el jefe político de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López, es el secretario de Educación, Francisco Ayón López. Sin embargo, en este caso no ha podido ser un contrapeso contra quienes alertan a Aristóteles Sandoval de la inconveniencia de confiar en el ex rector de la UdeG.

Las recientes diferencias tienen que ver con dos temas: el retraso en la entrega de recursos del convenio que se firmó por los adeudos del Seguro Popular y, por otra parte, el presupuesto que pretende entregar el Gobierno del estado a los Hospitales Civiles y a la Universidad de Guadalajara en 2017.

En el Paquete Económico que envió el Gobernador Aristóteles Sandoval al Congreso del Estado, propuso que el próximo año se asignen a la UdeG 10 mil 591.6 millones de pesos, lo que representaría un incremento de poco más de 181.6 millones de pesos con relación a 2016. Este año, el presupuesto de la casa de estudios fue de 10 mil 409.9 millones de pesos, lo cual significa que tendría un incremento de 1.7 por ciento.

Lo anterior, en términos reales, es un decremento, ya que ese porcentaje estaría por debajo de la inflación prevista, que es de alrededor de 3 por ciento.

Aristóteles, Tonatiuh Bravo y Raúl Padilla.

Aristóteles, Tonatiuh Bravo y Raúl Padilla.

Algo similar sucede con los Hospitales Civiles, que tendrían un incremento para el próximo año de 2.4 por ciento; esto es, también por debajo de la inflación.

En el caso de los Hospitales Civiles, en el último convenio que se firmó, el Gobierno del estado admitió que tenía un adeudo con los nosocomios. Esto, después de la crisis que se registró el 24 de junio pasado, cuando tuvieron que suspenderse varios servicios y cirugías, por los adeudos que se tenían con proveedores.

Esa misma semana se dio un “abonito” de 96 millones de pesos a los Hospitales Civiles, que representaba menos de 10 por ciento de los recursos reclamados como adeudo del Seguro Popular. Unos días después, se firmó el convenio, que se ha cumplido, y no es su totalidad, con jaloneos.

El costo social y político de este conflicto lo ha cargado el Gobierno del estado, ya que en Jalisco no existe otra opción de servicio de salud como el que prestan los Hospitales Civiles. Un dato importante, por ejemplo, es que Jalisco aparece en el primer lugar nacional como el estado que más viola el derecho humano de protección a la salud, según datos recabados por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Como está la situación financiera de los Hospitales Civiles, sin el depósito de los recursos, habrá dificultades para cerrar el año y los servicios seguirán siendo reducidos, lo que podría convertirse en un problema durante el invierno.

En cuanto a la Universidad de Guadalajara, el problema se dará el próximo año. Al incremento que se prevé darle, por debajo de la inflación, se suma el recorte presupuestal federal para educación. Según las autoridades universitarias, esto representará una reducción en el gasto de unos 650 millones de pesos.

El problema del Gobierno del estado es que no pueden cuadrar las cifras. Mientras por un lado hablan de un año difícil en el gasto público para 2017, en realidad el presupuesto crece, con relación a 2016, en más de diez mil millones de pesos, lo que significa más de 11.5 por ciento.

El trato que el Gobierno del estado ha dado al grupo Universidad de Guadalajara ha traído, además del enfrentamiento constante, otra consecuencia: una mayor cercanía entre el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez y Raúl Padilla López.

Aquel momento complicado, cuando Alfaro declaró a Tlajomulco territorio libre de Raúl Padilla y se rompieron las relaciones con el grupo UdeG, ha quedado como una anécdota divertida y en muchos temas han logrado caminar juntos. Incluso, entre los grupos de ambos ha sido posible construir acuerdos en espacios como el Congreso del Estado.

Ante un panorama electoral complicado, de cara al 2018, habrá que revisar si los consejeros de Sandoval Díaz han tenido razón, al empujarlo a que se enfrente a Raúl Padilla.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox