Los enredos de Álvarez Cibrián

450
0
Compartir

Sonia Serano-04Los datos que maneja el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), sobre violaciones a los derechos humanos denunciadas en el país, fueron tomados de la información que cada organismo en las entidades y el nacional registran. Si Jalisco no es el estado en que menos se respetan los derechos humanos, entonces Felipe de Jesús Álvarez Cibrián se enredó en sus propios números, lo que seguramente no gustó a las autoridades en la entidad.

Según la información que difundió el INEGI la semana pasada, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, Jalisco acapara casi una cuarta parte de las quejas que se han presentado en el país ante los organismos defensores de derechos humanos.

En México, durante 2015, se recibieron 158 mil 889 quejas, de las cuales 37 mil 996 corresponden a las recibidas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ).

Otros datos alarmantes sobre nuestra entidad: es el estado con la tasa más alta de denuncias presentadas por violaciones a los derechos humanos por cada cien mil habitantes, con un total de 479. Esto es, más del triple de la tasa registrada en promedio a nivel nacional.

Además, de los cuatros derechos humanos más violados en el país, Jalisco es líder en dos: el derecho a la integridad y seguridad personales, y el derecho a la protección de la salud.

Las cifras no se refieren exactamente a los derechos que realmente se violaron, cabe aclarar, porque se trata de quejas. Sin embargo, esta observación podría tener dos interpretaciones.

La primera de ellas es la que hace el mismo INEGI al procesar las quejas, considerando que podrían ser incluso más los casos, pues podría tratarse de una cifra negra.

Es decir, no se toman en cuenta las violaciones a los derechos humanos que por distintas causas no se denuncian, como sucede con la mayoría de los delitos cometidos en el país.

La otra interpretación es la que hace quien debería ser el principal defensor de los derechos humanos de los jaliscienses, el presidente de la CEDHJ, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, quien afirma que la cifra es alta porque se ha promovido la cultura de la denuncia.

Cualquiera que sea la razón, Jalisco no queda bien parado y, si bien podría ser un dato a favor de la confianza en la CEDHJ, seguramente no lo es para las relaciones públicas y políticas de Álvarez Cibrián.

Por otra parte, cualquiera que sea el origen, se trata de violaciones que se registraron en Jalisco, y que más bien tendrían que llamar a las autoridades, tanto de los ayuntamientos como del gobierno del estado, a revisar qué sucede. Se supone que el Nuevo Sistema de Justicia Penal modificaría esta situación, lo que no se ha logrado. Y por otra parte, es claro que la política que ha seguido el Gobierno del estado, de no respaldar el gasto en salud, le está cobrando facturas.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox