Trump: sus primeras medidas

906
0
Compartir

Ruben MartinTras el shock mundial por el triunfo del empresario racista, xenófobo, machista y ultraderechista Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, buena parte del mundo político quedó en la incertidumbre hasta saber cuáles de sus promesas de campaña llegará realmente a cumplir. La toma de poder ocurrirá hasta el 20 de enero del próximo año, por lo que quedan todavía dos meses de incertidumbre política y volatilidad económica.

Esta incertidumbre y volatilidad es especialmente preocupante para México, pues hay al menos seis asuntos sobre los que Donald Trump habló en su campaña, sobre los que hizo promesas y que, de llevarlas a cabo, acarrearían consecuencias negativas para nuestra sociedad. Estos temas son los siguientes (enlistados por Expansión el 4 mayo 2016) : 1) construcción del muro fronterizo (hay que recordar que de los 3,100 kilómetros de frontera común, en mil kilómetros ya hay muros o vallas), 2) bloquear o poner impuestos a las remesas; 3) aumentar el costo de las visas; 4) guerra comercial: por la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y la amenaza de aumentar hasta en 45 por ciento las tarifas arancelarias de productos mexicanos y chinos, 5) deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados; y 6) debilitamiento del peso frente al dólar como consecuencia de las medidas anteriores.

Sin embargo, la noche del domingo 13 de noviembre comenzaron a despejarse algunas incógnitas tras una entrevista de una hora que Donald Trump concedió a la periodista Lesley Stahl del programa 60 minutos que se trasmite por la cadena de televisión CBS. En los avances sobre lo que dijo Trump emitidos por la misma televisora, parece que empiezan a despejarse algunas incógnitas.

En dicha entrevista el millonario sin experiencia política previa que ahora dirigirá a la nación más poderosa del mundo, anticipó que una de sus primeras medidas será la deportación de hasta tres millones de personas ilegales, quienes supuestamente tienen antecedentes penales.

La periodista Lesley Stahl le preguntó: “¿Y la promesa de deportar a millones y millones de migrantes indocumentados?”. Así respondió Trump: Lo que vamos a hacer es conseguir que las personas que son criminales y tienen antecedentes penales como lo son pandilleros, traficantes de drogas, donde muchas de estas personas, probablemente dos millones e incluso pueden llegar a ser tres millones, los sacaremos de nuestro país o los encarcelaremos. Pero sólo sacaremos a los que está en nuestro país de manera ilegalmente”.

Suena sencillo pero no lo es. Supondría no sólo redadas masivas, mayor personal de migración, operaciones legales de gran envergadura y por supuesto, una enorme presión, pues una medida como esta con seguridad generará un inmenso rechazo social entre los hispanos y los migrantes en general. Si Trump quisiera sacar a este número de migrantes tan sólo en su primer año de gobierno, implicaría deportar a casi 9,000 personas al día, y cerca de un cuarto de millón al mes.

El actual presidente Barak Obama ha deportado a tres millones de personas, pero en ocho años de mandato.

Pero en la misma entrevista a la cadena CBS, Trump dijo que luego de deportar a los ilegales, y de que “la frontera ya esté segura y que todo se normalice, vamos tomar una determinación sobre las personas de las que están hablando, que son gente estupenda, pero vamos a tomar una determinación en esto. Pero, antes de que tomemos esa determinación, es muy importante, vamos a asegurar nuestra frontera”.

Es decir, se deduce que junto con la deportación masiva de los ilegales con antecedentes penales, trabajará en su proyecto del “muro” y en una eventual discusión sobre los migrantes sin antecedentes penales, es decir los ocho millones restantes. Y aquí la respuesta que dio a CBS como las declaraciones previas dadas a conocer el viernes anterior por su principal asesor, Rudolph Giuliani, da a entender que ya no piensa en un “muro” de concreto a lo largo de toda la frontera, sino parte en muro de concreto y parte vallas o rejas.

En otro punto, Trump anticipó que dejará intactas algunas partes más importantes de la reforma sanitaria de Obama, conocida como “Obamacare“. Esto cuando a sus votantes republicanos les había prometido eliminar este programa.

Estas primeras medidas dadas a conocer por Trump en esta entrevista anticipan que todas las promesas más radicales anunciadas en su campaña y que son las que generan la incertidumbre política y económica, no son de fácil concreción por lo que Trump se ve obligado a matizarlas o aplicarlas de un modo más pausado. Es probable que conforme pasen las semanas antes de la toma de posesión, Trump se vea obligado, por las presiones y por la misma realidad, a matizar o atenuar las promesas más preocupantes. Pero no olvidemos que se trata de Trump, un tipo que puede cambiar el escenario de un manotazo.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox