Pleitos suben el tono

1467
0
Compartir
Han incrementado los desencuentros entre Aristóteles y Alfaro.

Han incrementado los desencuentros entre Aristóteles y Alfaro.

CADA VEZ SON MÁS PRONUNCIADOS LOS GOLPES MEDIÁTICOS ENTRE EL GOBERNADOR Y EL ALCALDE TAPATÍO

El Alcalde de Guadalajara llegó a decir que el Gobernador le llamó para amenazarlo; el Gobernador le contestó que se deje de chismes, “que se ponga a trabajar”. Enrique Alfaro ha dicho que no es paje del Gobernador y que éste debería dejar su pose de modelo; el Gobernador le ha contestado que no cederá a sus caprichos y a sus chantajes…

Los desencuentros mediáticos entre el Gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval, y el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez cada vez suben más el tono.

Al inicio de la administración de Alfaro, en octubre de 2015, acordaron tanto él como el Gobernador trabajar en conjunto por la sociedad. A pesar de ello, han sido varios temas en los que se han visto en competencia o en desacuerdo. El carácter explosivo del Alcalde y su afán por buscar los reflectores es lo que viene marcando la pauta…

Enrique Alfaro y Aristóteles ya se habían enfrentado como contendientes en las elecciones para Gobernador en 2012. El primero por Movimiento Ciudadano (MC), mismo partido por el que llegó el año pasado a la presidencia tapatía, y Aristóteles por el Revolucionario Institucional (PRI).

Es conocido que Enrique Alfaro buscará la Gubernatura de Jalisco en el siguiente proceso electoral, en 2018.

Ahora, ambos personajes han protagonizado casos en los que se muestran conflictos políticos, que van desde a quién se le ocurrió impulsar iniciativas de participación ciudadana hasta el no acordar una estrategia de seguridad.

Pleito por Agencia Metropolitana de Seguridad

El último caso de conflicto que se ha visto entre Enrique Alfaro y Aristóteles Sandoval es sobre uno de los temas más importantes para los ciudadanos, la seguridad.

Los alcaldes de MC, durante las campañas, habían prometido la instalación de un nuevo modelo de seguridad metropolitano, el cual después fue respaldado por el Gobernador. Sin embargo, no hubo más avances al respecto en el primer año de las administraciones municipales.

Enrique Alfaro, junto con los alcaldes de Zapopan, Tlaquepaque, Tlajomulco, Zapotlanejo y Juanacatlán, anunció que crearían la Agencia Metropolitana de Seguridad que habían prometido. Pero ésta sería como un Organismo Público Descentralizado (OPD).

El alcalde dijo que el Gobierno del Estado no había respetado los acuerdos, pero que tenían las “puertas abiertas” para que se uniera a su modelo de seguridad.

“No estamos dispuestos a esperar más (…) parece que existe la intención de dilatar la firma del convenio y regresar al debate del principio; lo que sucedió en realidad es que se vino una andada de descalificaciones y desinformación encabezadas por los responsables de la seguridad en Jalisco”, expresó el emecista.

Como respuesta inmediata, el secretario general de Gobierno, Roberto López Lara, junto con la subsecretaria de Planeación, Carolina Toro, señalaron que la Agencia no tiene alcances definidos ni sustento jurídico.

Los alcaldes metropolitanos de MC.

Los alcaldes metropolitanos de MC.

El Gobernador dio a conocer su postura: antes de que llegaran las nuevas administraciones ya existía un modelo de seguridad (la Fuerza Única), pero respaldaría las acciones por mejorar la seguridad. Dijo que la Agencia Metropolitana de Seguridad tiene inconsistencias, así como no hay proyecto financiero ni administrativo, lo que ocasionaría un desorden operativo.

No se tiene que actuar al vapor, con rapidez, con urgencia electoral más que una urgencia de fondo, una urgencia real que pueda transformar el modelo en dar más seguridad a las familias. No podemos ir con un cheque en blanco y proyectos al vapor (…) no puede haber nueve personas decidiendo junto con el gobernador la seguridad del Área Metropolitana de Guadalajara, tiene que haber un mando y la administración tiene que estar a cargo del Gobierno del Estado”.

A este tema también se sumaron los alcaldes metropolitanos del PRI, quienes dijeron que no se les tomó en cuenta; por su parte, los regidores de oposición en los gobiernos de MC también señalaron las deficiencias de que se forme una OPD de seguridad.

MC vs. Poder Judicial

El Ayuntamiento tapatío difundió una grabación donde habla el presidente del Poder Judicial, Luis Carlos Vega Pámanes, al director de la Policía de Guadalajara, Salvador Caro; en dicho audio se presume que el primer mencionado pide que se libere a dos personas que portaban armas de fuego y que presuntamente eran delincuentes.

Caro niega soltarlos y a principios del mes de octubre interpone una denuncia contra Vega Pámanes en la Procuraduría General de la República (PGR), pero se pasa a la Fiscalía.

Periodistas y medios de comunicación han dado a conocer que esta acción de MC se debió a que el Poder Judicial interpuso una controversia constitucional contra el Congreso por “violar” los derechos del magistrado Leonel Sandoval, papá del Gobernador del estado.

Los legisladores de MC, que son mayoría en el Congreso, junto con el PAN y Pedro Kumamoto, votaron en contra de la ratificación de Sandoval en el Poder Judicial para que permaneciera en dicho cargo por un periodo de 10 años. Por ello, el Poder Judicial intervino para que se logre la ratificación en tribunales.

Incluso Vega Pámanes declaró a medios que él veía la difusión de esa llamada “institucional” como golpeteo político. No obstante, no debe pasarse por alto que Vega Pámanes llegó al Supremo Tribunal como una posición del ex líder estatal del PRI, Javier Guízar Macías, y no de Aristóteles, así que el mismo Gobernador pidió una investigación contra el magistrado.

Alfaro acusa guerra sucia

Enrique Alfaro acusó a la administración estatal de hacer guerra sucia en su contra, después de que medios de comunicación difundieran audios en los que participa el líder de la Asociación Mercado por Siempre, Luciano González; en una grabación es amagado por el jefe de Gabinete, Hugo Luna, y en otra, el alcalde le ofrece trabajo.

Dichas grabaciones causaron polémica en el gobierno tapatío y el Alcalde sólo atinó a culpar al Gobierno del Estado.

Alfaro indicó que funcionarios de primer nivel del Gobierno priista se encontraban detrás de Luciano González y tenían como propósito desestabilizar su administración. Hizo un llamado al mandatario estatal para que pusiera orden y tomara “cartas en el asunto”.

“Confío en que el Gobernador tiene el propósito de trabajar como quedamos, por la ciudad, pero hay gente a su alrededor que no está pensando en la ciudad”.

El vocero del Gobierno de Aristóteles, Gonzalo Sánchez, fue el que salió ante medios para rechazar las acusaciones de Alfaro. Dijo que hasta dicho punto la administración tricolor se había mantenido al margen de lo que acontecía en el Ayuntamiento, pero tras los señalamientos, expresó que Alfaro pensaba ya en el siguiente proceso electoral.

Le retó a que denunciara con pruebas y dijera los nombres de los funcionarios que hacían “guerra sucia” en contra del emecista. “El enemigo no está en el Gobierno de Jalisco, aquí no lo busquen porque no lo van a encontrar”, sostuvo Sánchez.

Este tema poco a poco comenzó a dejarse de lado; no salieron más grabaciones ni acusaciones entre funcionarios municipales y estatales. Pero la ventaneada que le dieron al gobierno de Alfaro lo mostró como soberbio, cerrado, alejado de la gente y muy diferente a lo que venían ofreciendo en campaña.

Enfrentamiento por ambulantes

El 15 de septiembre, día que se celebró el tradicional Grito de Dolores, el Ayuntamiento tapatío no permitió la instalación de comerciantes ambulantes en el Centro Histórico debido a que iba en contra del reglamento municipal. Durante la celebración alrededor de este día, hubo declaraciones y señalamientos entre Alfaro y Aristóteles.

En El Grito que se celebró en Chapalita, el alcalde decía que ni siquiera el Gobernador podía estar por encima de la ley; expresó que esa misma noche Aristóteles le había llamado para presionarlo y amenazarlo para que dejara pasar a vendedores ambulantes al Centro.

Al día siguiente, el Gobierno rechazó las declaraciones de Alfaro; mostraron documentos que enviaron al Ayuntamiento un mes antes para pedir que se permitiera la venta de alimentos en el Centro. El Gobernador le dijo que se dejara de chismes y se pusiera a trabajar. Aristóteles pidió al presidente municipal que terminaran los conflictos y aseguró que nunca hubo amenazas para que se permitiera la instalación de los ambulantes. Nuevamente fue el vocero del Gobierno quien salió ante los medios de comunicación a hablar sobre el asunto.

Una vez que acabó la celebración, Aristóteles negó que haya fractura en la relación institucional con el alcalde.

Competencia por salvar el Bosque Los Colomos

A principio de este año, se dio a conocer que el Tribunal de lo Administrativo (TAE) había resuelto que se otorgue licencia para la construcción de un fraccionamiento en la zona “Chochocate” del Bosque Los Colomos.

Por ello, tanto el Alcalde tapatío como el Gobernador comenzaron una competencia mediática para salvar el bosque.

Cada uno visitó el bosque por su cuenta. Mientras Aristóteles realizaba un recorrido por el bosque con un equipo jurídico para preparar una defensa, Alfaro plantaba árboles.

El Gobierno estatal reunió firmas para defender el bosque; se instalaron en diferentes puntos para que los ciudadanos pudieran firmar a favor de que no se construya ningún fraccionamiento. Además, el Ayuntamiento tapatío incrementó el costo del estacionamiento del bosque y creó el “Consejo Directivo del Bosque Los Colomos”.

Una vez que el bosque dejó de estar en peligro, ninguno volvió a recordar el tema.

Los encontronazos entre el Alcalde y el Gobernador cada vez suben más el tono. El 2017 se antoja de mucho intercambio más allá de lo institucional: es la antesala al 2018.

Diferencias por Participación Ciudadana

Las leyes para impulsar la participación ciudadana en Jalisco también fueron tema de conflicto durante algunas semanas entre los gobernantes.

Aristóteles Sandoval presentó una iniciativa en la que se proponía que fuera obligatoria la revocación de mandato, así como el presupuesto participativo, consulta cívica, juntas municipales, ratificación constitucional y cabildo abierto.

Pero Alfaro ya había hecho acciones sobre participación ciudadana, como lo fue el ejercicio de revocación de mandato cuando era alcalde de Tlajomulco.

El gobernador junto con los alcaldes de MC y del PRI de la ZMG.

El gobernador junto con los alcaldes de MC y del PRI de la ZMG.

Desde las campañas de 2015, él junto con el resto de los nuevos presidentes municipales de Movimiento Ciudadano, prometieron que realizarían en su segundo año la ratificación de mandato.

Enrique Alfaro dijo que el gobierno de Sandoval era “oportunista” y que le había salido “el espíritu ciudadano” cuando anteriormente no había enviado propuestas al Congreso sobre ese tema. Sin importar si se aprobara o no la iniciativa, el alcalde tapatío dijo que seguiría adelante con su revocación de mandato.

El diputado independiente Pedro Kumamoto era uno de los legisladores que impulsaba las iniciativas de participación ciudadana antes de que se entregaran las propuestas del Gobernador.

Dentro de este mismo tema, a principio de año se presentaron obras para que haya presupuesto participativo, cada uno por su lado.

Los alcaldes de MC anunciaron que 400 millones de pesos serían para presupuesto participativo; cuando los ciudadanos paguen el predial, podrían votar por obras de infraestructura que quería que realicen los gobiernos.

Por su lado, Aristóteles contrató una deuda de 3 mil 800 millones de pesos, de los que 400 millones serían para hacer obras precisamente en los municipios naranjas: Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox