Iconia: Alfaro, igual que el PAN y el PRI

5345
0
Compartir
El proyecto de Iconia inició en 2008.

El proyecto de Iconia inició en 2008.

EL DESARROLLO DA TODAS LAS VENTAJAS, PLAZOS, APOYOS Y RECURSOS A PARTICULARES; INCUMPLEN LA PARTE QUE LES TOCA

Durante los primeros meses de la actual Administración de Guadalajara, la postura del presidente municipal Enrique Alfaro Ramírez parecía respaldar los reclamos de quienes se han opuesto a un desarrollo habitacional y comercial en la zona de la barranca de Huentitán. Sin embargo, recientemente cambió, con el argumento que se modificarán las condiciones para garantizar que los empresarios cumplan con la entrega de infraestructura para esa zona.

¿Qué fue lo que hizo cambiar a Alfaro de opinión? En julio pasado, el alcalde trató de justificarlo, con lo que él aseguró era la flexibilidad de los desarrolladores para modificar el proyecto original, así como por el respaldo que obtuvo por los vecinos de la zona.

“Yo también estaba en contra del proyecto Iconia. Tan estaba en contra del proyecto Iconia que presentamos una iniciativa para recuperar el proyecto como estaba planteado”, aseguró en ese momento el alcalde tapatío.

Este desarrollo, programado para ejecutarse en el cruce de la calzada Independencia y el anillo Periférico, fue diseñado como la mayoría de los negocios que se han dado en los últimos años entre autoridades y particulares: todas las ventajas, plazos, apoyos y recursos para las empresas, sin importar que incumplan con la parte que les toca.

Además, el problema de Iconia no es sólo la urbanización de un terreno que tendría que destinarse a áreas verdes y de recuperación natural, según la intención que había cuando fue adquirido por el municipio, sino que además abrirá la puerta para otros desarrollos. La barranca de Huentitán es el sueño de muchos empresarios y funcionarios públicos, lo cual quedó evidenciado ante la terquedad de panistas y priistas, especialmente en el gobierno de Francisco Ramírez Acuña, de construir una presa en el sitio conocido como Arcediano, que por cierto fracasó.

El proyecto para este desarrollo inmobiliario comenzó en 2008, cuando el Ayuntamiento de Guadalajara decidió entregar un predio de trece hectáreas, propiedad municipal, para la construcción de edificios de departamentos y zonas comerciales. Además, se les condonaría el pago de la licencia de construcción y se les garantizarían los distintos permisos.

A cambio, la empresa debía ejecutar obras en beneficio de los habitantes de la zona, especialmente de las colonias marginadas que se han formado en torno al Periférico. Para ello, se fijó un monto que presuntamente cubría el costo del terreno, por alrededor de 680 millones de pesos.

Pero terminó el gobierno municipal del panista Alfonso Petersen Farah y comenzó el del ahora gobernador Aristóteles Sandoval Díaz, sin que la empresa avanzara. Además, quedó claro que no tenían dinero para invertir.

El Ayuntamiento de Guadalajara debió aplicar sanciones por los incumplimientos o buscar la rescisión del contrato para recuperar el terreno, pero eso no sucedió.

Con el arribo del priista Ramiro Hernández García, la empresa decidió vender el proyecto a otra empresa, denominada Operadora Hotelera Salamanca. Es decir, vendió los derechos sobre un terreno de propiedad municipal, sin que el gobierno de Ramiro Hernández lo impidiera o presentara alguna demanda.

Cuando esta venta salió a la luz pública, por una nota publicada por el periódico Mural en 2012, el alcalde prometió que se revisaría jurídicamente el tema, para ver las posibilidades que tenía el ayuntamiento de revertir esta situación. Pero lejos de hacerlo, el gobierno municipal dejó pasar el tiempo para que la nueva empresa presentara su proyecto, denominado Iconia.

En varias reuniones, el tema fue abordado por los medios de comunicación con el alcalde, quien insistía en la revisión jurídica, aunque nunca movió un dedo para recuperar el predio. Además, algunos de sus colaboradores insistían en que los compradores del proyecto habían adquirido de buena fe.

A finales del año pasado, el gobierno del alcalde de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez, definió su estrategia. El presidente municipal aseguró que había dado indicaciones para que se empezaran los procedimientos jurídicos que permitieran al municipio recuperar el terreno.

Enrique Alfaro aseguró que incluso cobrarían las licencias que fueron condonadas. Según información publicada en los últimos días por el periódico NTR Guadalajara, el proyecto previo llamado Puerta Guadalajara recibió una condonación sobre la licencia principal de construcción, por la cual debió pagar 47 millones de pesos. Esos recursos se le perdonaron citando artículos de la Ley de Ingresos que se refieren a predios rústicos, si se van a destinar a fines agropecuarios.

Pero lejos de dar continuidad a las acciones legales que anunció, el presidente municipal de Guadalajara cambió de postura. Enrique Alfaro hizo una consulta entre los vecinos de la zona, en la que más bien se preguntó si estaban de acuerdo con las obras que tendría que realizar la empresa, por lo que obviamente la mayoría respondió que sí.

Alfaro negó que alguna vez se hubiera opuesto a un desarrollo en ese terreno municipal y advirtió que “no podemos pensar que en Huentitán no va a pasar nada”.

Así quedaría el complejo inmobiliario.

Así quedaría el complejo inmobiliario.

De esta manera, los empresarios que intentan reactivar el proyecto lo consiguieron una vez más. Así como lograron que un alcalde panista les entregara a cambio de promesas 13.5 hectáreas en una zona de alta fragilidad ambiental, que un priista no actuara cuando vendieron los derechos sobre el predio y, ahora, que un emecista también los respalde.

Según la investigadora Raquel Gutiérrez Nájera, el Ayuntamiento de Guadalajara viola una suspensión de un amparo, ya que no se pueden autorizar desarrollos en la zona de la barranca de Huentitán. De esta forma, lo que queda es la defensa de los ciudadanos.

Para conocer el conflicto

Año 2008: Debía iniciar la construcción del proyecto Puerta Guadalajara, un desarrollo de torres, centro comercial y hotel. El Ayuntamiento entregó 13 hectáreas. 

En este período gobernaba Guadalajara Alfonso Petersen, ahora regidor tapatío. 

Pero en este año se traba el proyecto, no hay avance. El SIAPA sostiene que no hay suficiente infraestructura en el complejo como para que se construya. 

Año 2009: se avanza legalmente para la construcción del proyecto, pero nunca llega a concretarse ni iniciar su construcción. 

Año 2012: el proyecto cambia de nombre de “Puerta Guadalajara” a “Iconia”. También cambia la empresa que que se encargaba del proyecto: de Grupo Mecano a Grupo Salamanca. 

Diciembre de 2012: El Ayuntamiento de Guadalajara cancela Puerta Guadalajara. Se inició un litigio contra el Grupo Mecano. Se determinan inconsistencias por parte de la empresa. 

Año 2013: Continúa el gobierno de Ramiro Hernández tratando el tema, continúa trabado. Oposición trata de tumbar proyecto. 

16 de Agosto de 2016: en Sesión de Cabildo se aprobaron modificaciones al convenio del proyecto Puerta Guadalajara. Establecieron nuevas garantías para el desarrollo del complejo de inmuebles. 

Se revive el polémico proyecto ahora en el Gobierno de Enrique Alfaro Ramírez, quien públicamente dijo en varias ocasiones que estaba en contra de su realización.

Septiembre 2016: inician las manifestaciones en contra del proyecto por parte de vecinos de Huentitán. 

Compartir

Dejar un comentario