EL CIRCO DE LA DEMAGOGIA

2280
0
Compartir
Juan Carlos Partida-03-03¿Cuál pleito? Aristóteles el Amigo y Enrique AlfaroL, son tan cercanos como siempre, compillas desde prepa, de las mocedades priistas, que departen el pan y la sal muchas veces por más que en público se enseñen los colmillos.
 
Lo de los tamales en plaza de armas con motivo del grito del 15 de septiembre parece una más de sus parodias cómico-políticas-mediáticas para distraer de los temas importantes que atascan su desempeño como gobernantes.
 
AlfaroL, convertido ahora en apóstol de la iglesia católica renovada para defender la familia “natural” y como orador cacha votos en Ixtlahuacán entre los puros comulgados, o Aristóteles arrastrado por la ineptitud de seguridad que causó hasta ahora la muerte de dos empleadas y lesiones en otras dos trabajadoras de la Fiscalía, saben que sus intereses políticos se verían remecidos por tan ostentosas omisiones en su función pública.
 
-¿Cómo le hacemos, mi estimado?-, le preguntó uno (elija cuál) al otro para distraer la atención un poquito, algo con carnita para que se prenda del anzuelo la prensa.
 
-¡Los tamales!-, contestó el otro (elija cuál). Y la hacemos de emoción como para que crean que habrá hasta un avión secuestrado que será estrellado contra la multitud.
 
Y se hizo el pleito, juar juar juar risas en Casa Jalisco y en la Presidencia Municipal, mientras los portales en internet, los cabezales en los diarios, las producciones de los noticieros televisivos debatían si se dejaban sólo los tamales de mole verde o mole rojo, o ya de plano solamente los de elote y fresa.
 
Porque, a ver, si de repente alguien, que no tiene por qué estar con esa ventaja porque se supone existen medidas de seguridad, entra a tu muy seguro lugar de trabajo y dispara a la cabeza contra cuatro de tus compañeras ¿protestarías por mayor seguridad?
 
No hay nada político detrás de la protesta de trabajadores de la Fiscalía ni en ora si cómo no la tembladera del fiscal Almaguer en la cuerda floja de la falta de oficio, que inmoló al fiscal central Rafa Castellanos en el altar mayor de la opinión pública para salvar su pellejo.
 
Los cartelones pegados en las oficinas centrales un día después del ataque de un presunto esquizofrénico ex militar fueron muy claros: “Los trabajadores de la Fiscalía General de Jalisco trabajamos bajo protesta por la inseguridad (y) las pobres condiciones de trabajo que imperan en nuestra institución”.
 
¿Quién no? Hacen mal en tratar de politizar los principales inculpados en este grave suceso de inseguridad que pegó en el mero centro, a un ladito del corazón, de las instituciones. La pregunta a continuación es evidente: Si eso pasa en la fiscalía ¿qué podemos esperar?
 
¿O cómo esperar que alguien que alguna vez hace muchos siglos se definía como izquierdoso y liberal, ahora defienda el estado laico desde sus recomendaciones pastorales en plena polarización social por los matrimonios gay?
 
¿Cuál es la diferencia entre uno y otro? Uno -elija cuál- mete a sus parientes y amigos a la nómina, les regala contratos multimillonarios a sus amigos sin licitación, tiene la ciudad y/o el estado convertido en un campo de minas explotadas, no logra abatir los índices delincuenciales y se dice víctima del otro -elija cuál- porque el sistema es bien cabrón con quienes vienen a cambiar la existencia de los jaliscienses?
 
Papá Leonel será magistrado para que se jubile como el dios de la impunidad manda y Euzen seguirá acumulando millones a su cuenta bancaria, por más que los diputados hablen de política para disfrazar su papel de comparsas bien pagadas y mejor promocionadas por tan inolvidables favores.
 
No hay pleito, son lo mismo, marionetas del poder y de su propia ambición personal para su beneficio particular y de los suyos. Cada día son menos los tarugos que les creen su circo de demagogia.
 
PARTIDIARIO
Jolopo.- En tanto las muestras de corrupción de los políticos jaliscienses aumentan y se hacen abundantes. Jorge López Portillo, el hijo mimado del delegado en Jalisco de la Sagarpa, Javier Guízar, está en el bote porque deveras se pasó de la raya para que en un país con tanta impunidad pueda haber sido descubierto por su propio descaro…
 
Y ya con esta.– Esta semana, además de nuevas evidencias sobre la existencia de metales pesados en el río Santiago, se desarrollará un evento jurídico casi inédito en la sierra norte del estado, de hecho en Nayarit, cuando se realice la primera restitución de tierras a los indígenas wixaritari el día 22 de septiembre, apenas 184 hectáreas de 10 mil reclamadas. La tensión es evidente y la responsabilidad para evitar represalias es de los gobiernos nayarita, jalisciense y federal. No vayan a decir después que no fueron advertidos -porque lo fueron- y se les meta otro “loco” que realice actos violentos para detener lo que la política nunca logró y en un país judicializado debió resolverse en tribunales…
EtiquetaPartida
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox