ESTA ES PALABRA DE DIOS

Compartir
Juan Carlos Partida-03-03Como todas las instituciones que a lo largo de los siglos han sido basamento de las sociedades, la iglesia católica le ha hecho mucho daño al planeta, a los países tropicales, a México, a Jalisco y a Guadalajara.
 
El fanatismo absoluto que produce en no pocas personas y que, al igual que otras iglesias masivas, son un retén al progreso no digamos científico sino humano, es tan peligroso que los ejemplos extremos abundan, tan a la mano como la guerra cristera en Jalisco hace apenas 60 años o la subordinación absurda de los poderes “laicos” del estado -que prevalece hasta nuestros días- a la palabra de la jerarquía eclesial por mero interés político, lo cual deriva en políticas públicas que deben antes pasar por el púlpito para su aprobación.
 
Más allá de su labor social innegable, de las grandes instituciones de caridad y beneficencia que ha promovido para justificar su existencia, su ideología basada en dogmas ultraterrenales es muchas veces contraria a los derechos humanos, a la individualidad y a la convivencia armónica entre la diversidad natural propia de mujeres y hombres.
Aquí en Jalisco el estado confesional es absoluto: Aristóteles el Beato, obligado a hacer respetar el estado laico, no dice esta aureola es mía ante la polémica acentuada durante el fin de semana y que ha puesto como en ring a quienes se oponen o promueven el matrimonio igualitario, permitiendo un escenario que va que vuela para cartelera del Estado Islámico versus los Impuros.
 
Enrique Alfaro (l) y su dúctil sentido de la conveniencia política, desde siempre ha preferido mantenerse públicamente al margen de polémicas que puedan afectar su capital electoral. Mientras, pacta con propios y extraños su próxima aventura política y en ese camino que va mostrando su verdadero yo, no tiene empacho en tener yunquetos del siglo 18 en su equipo tan lleno de amigos, nuevos millonarios a la sombra del poder.
 
En los Altos los ayuntamientos promueven la participación en marchas donde la iglesia católica alienta desde los templos la defensa de la discriminación humana. El PAN dice que los padres tienen derecho a educar en las escuelas a sus hijos en la palabra de dios en claro desafío a la laicidad y el nuevo cavernal, digo cardenal Francisco Robles, azuzado por Sanjuandoval Iñiguez, se lanza a la cruzada y califica de totalitario al estado mexicano por ese mismo motivo.
 
Como si la gasolina no subiera contrario a la promesa oficial, la energía eléctrica y el dólar no fueran presa de la especulación, los recortes presupuestales no afectaran a todos menos a los funcionarios de primer nivel o la inseguridad y pobreza no fueran los principales problemas del país, unas 55 mil personas en ocho municipios jaliscienses, incluido Guadalajara, alentadas desde el púlpito participaron en la llamada marcha por la familia que se opone a la propuesta de matrimonios igualitarios impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto.
 
cscljxvvmaad0j2-jpg-large

Así lució la Minerva durante la Marcha por la Familia.

Los organizadores presumieron haber conjuntado al menos 250 mil personas en Guadalajara, Ocotlán, La Barca, Puerto Vallarta, Autlán, Lagos de Moreno, Ojuelos y Villa Hidalgo, pero datos oficiales de Protección Civil Jalisco señalaron que sumados no excedieron los 55 mil participantes.

 
Aún así el músculo mostrado por los representantes de (su) dios en la tierra es imponente. Ni el PRI, ni el PAN, ni el alfarismo sumados, pueden tener tal poder de convocatoria como el que sale desde la boca del pastor ungido por la palabra divina.
 
“¿Después qué, vamos a permitir la unión de animal con humano?”, se preguntan en su entelequia filosófica, mientras las damas cristianas -esas tan buenas para poner el cuerno- y los caballeros católicos -esos tan buenos para traicionar- se persignan del susto ante tan imponente revelación.
 
Aquí mismo en esta tierra bendecida, el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el cardenal Francisco Robles Ortega, dice que la imposición que se quiere hacer desde el gobierno federal de una “ideología de género” contradice al carácter laico de la república y lo convierte “en un estado que tiende a ser totalitario”.
 
“Lo que el gobierno parece quisiera imponer es impuesto a su vez por otros grupos del exterior, eso está comprobado, que hay una agenda externa que se quiere imponer”, dijo. Y yo digo: Ajúa.
 
Vivir estas polémicas en septiembre de 2016, cuando ya va para dos siglos de la separación iglesia-estado, es enfermizo y nos muestra como una sociedad en terapia intensiva pero que prefiere curarse la espinilla en la nariz en lugar de combatir el cáncer que padece.
 
Si, mucho daño ha hecho este fanatismo trasnochado que quieren disfrazar de libertad de opinión, tan adormecedor como el fútbol mediocre mexicano, las telenovelas o la muerte de Juangrabiel, quien en uno de sus últimos vídeos musicales dizque dedicado a México, por cierto, tiene como primerísimo invitado a EnriKEN Peña Nieto en una apología esa sí muy naca.
 
@jcgpartida
EtiquetaPartida
Compartir

Dejar un comentario