La injustificada e inútil visita de Trump a México

570
0
Compartir
Peña Nieto y Donald Trump.

Peña Nieto y Donald Trump.

LA VISITA DEL CANDIDATO REPUBLICANO CAUSÓ UNA CRISIS POLÍTICA; RESULTA INDIGNANTE PARA LA MAYORÍA DE LOS MEXICANOS

La injustificada e inútil visita a México del palurdo aspirante presidencial republicano Donald Trump causó profunda crisis política al seno del equipo más de El Presidente Enrique Peña Nieto ya que se generaron arduos enfrentamientos entre los más influyentes agentes del poder político al seno del conjunto de influyentes colaboradores del Mandatario.

La operación de la visita de Trump fue del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso quien la acordó directamente con Peña Nieto, en tanto al frente de quienes pugnaron por evitar la venenosa presencia del Patán copetón se colocaron el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y la Titular de La Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE) Claudia Ruiz Massieu Salinas, que incluso extremo su desacuerdo presentándole la renuncia a su cargo a Peña Nieto quien no quiso darle la libertad que quizá pueda convenirle a ella y al grupo en el que abreva.    

 No hay como defender lo indefendible y lo cierto es que la invitación a Trump para venir a ofendernos  es injustificable y las interrogantes sin respuesta lógica son varias: ¿Cuál fue la razón por la se giró la invitación? ¿Quién le estaba pidiendo que lo hiciera? ¿Por qué en ese momento, cuando lo que vendría días después sería el cuarto Informe de Gobierno, que al final quedó desdibujado? ¿O por qué en la semana donde Trump pronunciaría su discurso toral sobre su muy anti-mexicana política de inmigración?

¿Será que el error garrafal de Peña al invitar al locuaz magnate a ofendernos a domicilio y las reacciones negativas que al respecto han expresado analistas sociopolíticos, comunicadores y el pueblo mayoritariamente,  es también todo manipulado por Andrés Manuel López Obrador o por quienes pensamos fue inadecuado haberlo convocado a sabiendas de ser el enemigo de México? 

Para la gran mayoría de los mexicanos resulta indignante  que invitado especialmente por El Presidente Enrique Peña Nieto,  ‘El Patán del peluquín encopetado’ llamado Donald  Trump haya venido a nuestra casa y fuere tratado entre algodones con extrema cortesía y el cumulo de atenciones casi igual a las  que solo deben ser prodigadas a distinguidos Jefes de Estado o de Gobierno de Naciones amigas que realicen  visita oficial  a nuestra patria, o a destacados personajes de enorme calidad y valor por sus lauros y enormes virtudes.

El contenido de la reunión entre  el Patán Trump y Peña Nieto no es posible conocerlo con seguridad, ya que solo lo saben los que dialogaron y los interpretes que requirieron, de ahí que solo podemos tener los indicios que a bien tuvieron informar en la reunión con los medios de comunicación que Peña, el ingenuo anfitrión, le organizo a Trump tratándole cuál si ya fuere el Jefe del Estado de la Nación vecina del norte.

Se podría decir que Trump Vino, vio y venció (VENI,VIDI,VICI) y se dio el lujo de propiciar tremenda burla a México, pues tras que Peña Nieto aseguro públicamente que le había dejado claro al palurdo lenguaraz que México rechazaba sus ofensas y no permitiría jamás el famosísimo muro, Trump lo desmintió al señalar que dejo claro al Mandatario mexicano que habría una buena relación entre las dos naciones más reiterando endurecería la política migratoria evitando  al reiterar  públicamente su desprecio por México y los mexicanos y afirmar que sigue firme en que al llegar a la Presidencia de Los Estados Unidos de América habrá de edificar el famoso muro ínter fronteras y será pagado por nosotros demuestra que de nada sirvió la charla en ‘Los Pinos’ a la que en forma torpe pero comedida fue invitado por  El Presidente  Peña Nieto.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Aun suponiendo como una posible buena idea el que Peña platicare con los candidatos presidenciales postulados por las fuerzas políticas más influyentes del vecino país del norte, la ronda de encuentros entre ellos y el Jefe de Estado y de Gobierno de México debió iniciar con Hilary Rodham-Clinton , tanto por ser una dama como además fungir como aspirante abanderada por el Partido Gobernante y que , al menos en las encuestas, está arriba en la posible preferencia electoral, así , dejar como segundo en el orden al aspirante Republicano, al ser ‘proyeccionalmente’ el personaje al que no se le desea de ninguna forma respaldar y además ha estado y está ,enarbolando un discurso político electoral  basado en la diatriba artera, ofendiendo a los migrantes, a los mexicanos en general y a quienes han levantado la voz reclamándole ello , como en su tiempo lo hizo el Papa Francisco tras su visita a México en febrero pasado. 

Hay el riesgo que la otra candidata -que está criticando acremente la visita de Trump a México- decline la invitación, y el peoblema es que esta invitación además provoca confusión extrema entre los votantes mexicanos en el vecino país del norte.  Seriamos ingenuos si no pensamos en los al menos 2 o 3 puntos porcentuales que Trump capitalizara.

La opinión casi unánime es que fue un craso error de Peña haber girado invitación al tal Trump para acudir a visitar nuestra patria, pues ese desprestigiado personaje ya ha sido suficientemente explícito y por demás claro en cuanto a sus intenciones respecto de cómo será el trato hacia nuestro país y los mexicanos, ya que el aspirante por el Partido Republicano ha sido reiterativo en sus amenazas en cuanto a provocar enorme daño , tanto con el asunto de la construcción del famoso muro fronterizo entre ambos países, que burlonamente dice hará que paguemos , como por el amago en cuanto a que prohijara la feroz persecución procaz a nuestros paisanos que habitan en el vecino país del norte a efecto de instrumentar la deportación masiva de ellos hacia México, además del jactancioso proyecto de programa general de bloqueo del envío de las remesas que en gran cantidad envían a sus familias en México  los paisanos que allá trabajan.

Para el lenguaraz y payaso Trump, su visita a México fue un exitosísimo evento de campaña, del que resultó  muy favorecido en relación a su aspiración presidencial.

Resultó en una profunda derrota para los mexicanos al ser profundamente indigno que el mayor denostador de México reafirme precisamente en ‘Los Pinos’ que de llegar a ganar , sí edificará el famoso muro fronterizo, siendo indignante y grotesco que Peña Nieto no hubiere respondido nada al respecto, por más que posteriormente a la reunión de información y encuentro conjunto con agentes de comunicación, el Mandatario mexicano haya señalado a través de twitter que rechazo el famoso muro y en cambio el payaso Republicano se burló y reitero que seguirá empeñado en edificar el muro y que además reitero contundentemente que hará que lo paguemos los mexicanos.

La visita de Trump crea un precedente de sometimiento desde la cúspide del Poder Ejecutivo mexicano hacia el lenguaraz empresario hoy ya empoderado como político con posibilidades reales de ganar las elecciones presidenciales a efectuarse en su país en noviembre próximo y hay percepción clara en cuanto  a que  Peña Nieto colocó a México innecesariamente en una situación demasiado riesgosa, en la que de antemano era  sabido que no podría resultar exitosa y el país tenía todo que perder y nada que ganar, en un momento en el que México requiere instituciones muy sólidas y eficientes, la cabeza ejecutiva del país se da un balazo en el pie. 

Es absurdo : aunque tímidamente , Peña había denostado el discurso procaz y majadero del payaso neoyorquino improvisado como político, ahora discurrió en invitarlo pensando torpe e ingenuamente que el tal Trump seria condescendiente y humilde, ilusamente creyendo que incluso habría de ofrecer una disculpa a la Nación y quienes la conformamos. Lo cierto es que fue un error garrafal, y por más que los radicales priistas sean tan ciegos y quieran defender las indefendibles torpezas de Peña, cabe hacerles una pregunta simple: ¿Si el tal Trump nos insulta y amenaza desde su país, y ahora Peña lo invito a venir y nos insulta y amaga nuevamente en nuestra casa, es un asunto para alegrarnos y aplaudir?

Aunque habrá quienes, adulando o buscando defender lo indefendible ,‘queriendo ser más papista que El Papa’ avalan y aplauden el hecho que para la gran mayoría de los mexicanos es infausto y autoflagelativo, lo cierto es que aun los más radicales defensores a ultranza de los actos y decisiones presidenciales deberían analizar con atención y cuidado el contexto, circunstancias, consecuencias y problemas inherentes a este episodio al que muchos señalamos de ser un inmenso error, a menos, claro está, que Peña Nieto y su equipo tengan elementos suficientes que no conozcamos, como para haber jugado tan arriesgadamente, es decir , que tengan herramientas que les indiquen que la invitación a Trump se debió a la información privilegiada que posean en el sentido de que        el tipejo ganara la elección y es necesario limar asperezas además de tender puentes e ir acomodando las piezas para enfrentarlo en mejor posición , cooperando incluso para facilitar su triunfo y que el personaje lo aquilate de esa forma y quizá aminore la animadversión por México y atenúe sus planes en cuanto a lastimar y flagelar a nuestra patria y a quienes somos parte de ella. Lo cierto es que ya han empezado a tildar de obtusos y de traidores a quienes expresamos opinión señalando como algo nada favorable el que se haya invitado a darle realce a quien nos ha golpeado tanto, sin detenerse a pensar como tan indigno fue que al concluir la reunión, el tal Trump reitero sus bajos conceptos y amenazas y Peña no atinó a defendernos. ¿Así o más torpeza y sumisión? Los mexicanos estamos solos, sin un gobierno fuerte ante los embates y amenazas del racista faccioso, debiendo preocuparnos profundamente y buscar organizarnos y actuar por nuestra cuenta para defendernos. 

La absurda invitación a México al lenguaraz payaso neoyorquino que de medianamente exitoso empresario paso a ser aprendiz de político que con su larga y asquerosa lengua avanza peligrosamente rumbo a la Presidencia del vecino país del norte, ha causado estragos al seno del equipo presidencial, siendo natural que tras el recuento de los daños a la de por si endeble figura presidencial ,surjan los golpes entre los integrantes de los grupos que conviven alimentando su poder entre la corte de adláteres de Peña Nieto, trenzados en el reparto de la culpa.

Las torpezas posteriores a la torpeza misma de haber invitado a Trump a venir a ofender a México a domicilio, como el haber realizado el encuentro en privado, el haber callado cuando Peña debió haber hablado fuerte en una conferencia de prensa que no debió haberse efectuado en formato de Jefe a Jefe de Estado, sino que ,ya tras el error primigenio de abrirle de par en par la puerta de la casa a que viniera a usar su lengua viperina haber dejado al lenguaraz hablar y exhibirse solo ante los medios y tras conocer su mensaje haberle contestado con más elegancia, precisión y sin dotarle de un nivel cual si fuese par presidencial del ingenuo Peña. 

La visita de Trump causó indignación entre los mexicanos.

La visita de Trump causó indignación entre los mexicanos.

Pero la realidad fue que Peña incurrió en un enorme ridículo pues no fue sino cuando tras escuchar los ataques que en la rueda de prensa esgrimió el  gringo payaso aprendiz de político, que reaccionó y por medio de twitter quiso justificarse diciendo que invitó al Patán y palurdo por ser una amenaza a la cual debió enfrentar y decirle de frente lo que México rechazaba de su atrabiliario lenguaje y sus absurdos amagos consistentes en reducir a esta patria mexicana en una simple bodega de porquerías y cosas inservibles , además de deportar a nuestros paisanos, pero al haber callado en su momento oportuno y esconderse tras el Twitter se exhibió como un cobarde.

El reto mayor del Presidente Peña es procurar evitar se desmadeje por completo su desprestigiado equipo, ya que ahora es conocido que existe fuerte recriminación hacia Luis Videgaray, de quien dicen fue la ‘idiota’ de instrumentar la invitación al magnate del ridículo copetón. Hay indicios de fuerte ruptura entre el grupo del titular de Hacienda, en que abrevan Nuño, Meade y Ochoa Reza, frente al otro poderoso clan que encabeza Miguel Ángel Osorio Chong, ahora también haciendo alianza con Doña Claudia Ruiz Massieu Salinas, a quien de plano ni opinión le tomaron y sin duda quedo en incómoda posición pues hasta antes de la accidentada presencia del tal Trump en nuestra tierra.  Había sido una ferviente ejecutora de la campaña enderezada con el fin de propiciar el paulatino debilitamiento del fantoche republicano, que en honor a la realidad, México debió haber declarado persona non grata desde hace muchos meses. 

Es inobjetable que el craso error de quien sugirió o manipulo a Peña Nieto a efectos de invitar tan comedidamente al payaso neoyorquino fue motivado por la falta de visión de quienes sugirieron y lograron doblegar inteligencia, carácter y dignidad de muchos marineros viajantes a México desde los inicios de la lucha por la supervivientes. 

Pero tampoco puede descartarse que la mezquindad de los enemigos de Videgaray    estén prohijando este severo conflicto del que el que menos puede salir limpio es Ramón Samperio. 

Sergio Kurt Schmidt Sandoval puede semejarse a la forma en que por años engaño a la comunidad colimense y a las autoridades, que muy tarde descubrieron que ni siquiera acudía a sus actividades cotidianas. 

Quienes se están relamiendo la lengua al saborearse el posible banquete son los panistas extremos que forman el bunker de guerra para que te perchetrez y nos dejes a los aficionados sometidos a la burocracia y a los intereses entre abogados.   

Y como dicen en algunas películas y series televisivas: más que intentar engañarse a sí mismo se debe enfrentar los hechos y sus consecuencias.     

EtiquetaCosíoTrump
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox