Miniciudad: ciudadanos vs. autoridades

5680
0
Compartir
Salvador Cosío, Alejandro Cárdenas y Pablo Lemus.

Salvador Cosío, Alejandro Cárdenas y Pablo Lemus.

SALVADOR COSÍO Y ALEJANDRO CÁRDENAS DENUNCIAN RIESGOS SANITARIOS Y AMBIENTALES POR CONTAMINACIÓN DEL SUELO EN ZAPOPAN

Por Marissa Guerrero y Juan Carlos G. Partida

Asociaciones civiles de Jalisco buscan detener el proyecto inmobiliario que se construye en el terreno de la ex planta de Kodak en Zapopan, el cual se presume está contaminado por químicos y metales pesados nocivos para la salud.

Salvador Cosío Gaona, presidente de Conciencia Cívica Jalisciense y Alejandro Cárdenas Ochoa, representante del Parlamento de Colonias de la Zona Metropolitana, interpusieron denuncias por dicho caso ante dependencias federales.

La planta de Kodak se mantuvo por alrededor de 50 años en el mismo lugar, en Avenida Mariano Otero. Sin embargo, ante las nuevas tecnologías, la empresa tuvo que cerrar sus puertas en Jalisco.

Después de varios años de estar sin uso, a finales del año pasado se anunció la construcción de un nuevo proyecto inmobiliario en la zona: Distrito La Perla. Lo que se construiría sería una zona comercial, un hotel, industrias y viviendas verticales.

Los impulsores de este conjunto inmobiliario aseguraron que se generaría desarrollo y empleos en Zapopan. El proyecto fue aplaudido por las autoridades locales.

Sin embargo, Cosío Gaona y Cárdenas Ochoa plantean la existencia de un problema en la construcción del Distrito La Perla: la zona donde se construirá fue utilizada durante años por una empresa que trabajaba diariamente con químicos, metales pesados y tóxicos. De construirse un conjunto habitacional y comercial en una zona contaminada, traería grandes consecuencias para la salud de los habitantes de la ciudad y hasta del medio ambiente, sostienen.

Por ello, acudieron a interponer una denuncia ante las instalaciones de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

Denunciaron que la construcción del Distrito La Perla se lleva a cabo sin consultar estudios de impacto ambiental que determinen que el suelo puede utilizarse para el desarrollo de conjuntos habitacionales y comerciales.

“No existe la certidumbre de que dicho terreno esté libre de sustancias que pongan en riesgo la vida, la salud de las personas. Por lo tanto, estamos solicitando la acción de la COFEPRIS y de la PROFEPA, a efecto de que hagan su tarea”, sostiene Cosío Gaona.

En la denuncia presentada se solicitan medidas de seguridad de acuerdo al artículo 170 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, así como al artículo 402 de la Ley General de Salud. En la denuncia piden que se clausure el proyecto y la zona contaminante de forma inmediata, pues existen repercusiones peligrosas para el ecosistema y a la salud. Algunos de los problemas que podrían existir de continuarse son enfermedades como cáncer, epidemias o daños durante el embarazo.

El abogado Álvaro Rodríguez y Salvador Cosío.

El abogado Álvaro Rodríguez y Salvador Cosío.

El abogado encargado de llevar el caso a favor de Cosío y Cárdenas, Álvaro Ramírez Rodríguez, explica que las autoridades a quienes se denuncia el caso deberán realizar estudios del subsuelo y de los mantos freáticos que pasan cerca para descartar o confirmar que haya contaminación.

Sostienen que debido a la actividad de Kodak, las capas geofísicas subterráneas, así como el suelo, subsuelo y los mantos freáticos, se encuentran plagados de tóxicos y metales pesados como níquel, plata, plomo, selenio, bario, arsénico y mercurio, lo que no hace a la zona apta para las personas.

El presidente de Conciencia Cívica manifiesta que es necesario hacer un análisis físico y químico del suelo y del agua para que se emita el estudio de impacto ambiental y se tenga la seguridad de que no es tóxico para el ser humano.

“Lo que hace falta es estar ciertos de que el predio es apto, que lo que tuvo por muchos años de injerencia de tóxicos, de que haya plomo, cadmio, uranio, níquel, entre otras cosas y pueden provocar problemas cancerígenos, de piel, en las vías respiratorias e incluso en embarazo. Es un problema que tiene que verse con mucho cuidado y que debe ser mitigado”.

Mientras no se tengan los estudios ambientales, deben suspenderse las obras, subraya.

Piden a la COFEPRIS y a la PROFEPA que se suspendan las licencias de construcción.

Cosío Gaona lamentó que la administración pasada del Ayuntamiento de Zapopan haya sido “ligera” y “poco cuidadosa” para entregar licencias de construcción. En días pasados, el alcalde Pablo Lemus expresó que desconocía que el terreno de la ex Kodak esté contaminado y que, además, se cuenta con un estudio de impacto ambiental que se haría público.

Al respecto, Cosío dijo que no se conoce dicho estudio, sino que continúa el proyecto a pesar de las advertencias que se han hecho sobre la contaminación.

“Hay que preguntarle a Lemus si quiere vivir ahí, o que sus hijos corran y jueguen ahí y que tengan ese tipo de riesgo, yo creo que no lo desearía. El alcalde debe tener conciencia, es un hombre serio; antes de expresar cualquier cosa debe verificar lo dicho con las autoridades correspondientes”, puntualizó.

La asociación Conciencia Cívica, junto con el Parlamento de Colonias de la Zona Metropolitana, han advertido que continuarán ampliando las denuncias presentadas, con el objetivo de que no se vaya a causar un daño a los jaliscienses y al medio ambiente.

No hay residuos de nada, sostiene Pablo Lemus

El alcalde de Zapopan, Pablo Lemus Navarro, negó que existan metales pesados y tóxicos en el predio que ocupó la planta de la empresa fotográfica Kodak, que hoy se pretende fraccionar para levantar el proyecto Distrito K, el cual incluiría 750 viviendas y un área para locales comerciales.

kodak

La ex planta Kodak.

El presidente municipal dijo ignorar si los reclamos por la supuesta presencia de contaminantes son mitos urbanos o resultado de pugnas entre constructoras que trataron de “darle un llegue a la otra”.

No hay tal, no hay contaminación del subsuelo, no hay residuos prácticamente de nada, sostuvo Lemus Navarro. Indicó que el año pasado, el ayuntamiento de Zapopan pidió a los desarrolladores realizar un estudio para garantizar la seguridad de los posibles compradores del complejo habitacional.

Vecinos inconformes aseguraron que el Distrito K se levantaría sobre suelo contaminado con cromo, plata, plomo, mercurio y cadmio, y que por tanto esta semana presentarían denuncias ante las autoridades locales, federales y estatales.

El ayuntamiento entregó una copia de documentos referentes al tema, incluidas las solicitudes de licencia y la respuesta del grupo Motfour a la petición que los vecinos hicieron en diciembre pasado al cabildo, ello para realizar un estudio que determinara si había contaminación en la zona. Según esos datos, el predio mide 384 mil 266 metros cuadrados.

Motfour mandó elaborar el estudio solicitado por la dirección de medio ambiente municipal mediante el oficio 1800/2015/1592, para que se le concediera licencia de impacto ambiental urbano, que debería ajustarse a las normas oficiales mexicanas sobre salud ambiental como agua para uso y consumo humano, límites permisibles de hidrocarburos en suelos, y determinar las concentraciones de arsénico, bario, berilio, cadmio, cromo hexavalente, mercurio, níquel, plata, plomo, selenio, talio y vanadio.

El 9 de diciembre Motfour entregó el reporte al ayuntamiento, en el cual se señala que los análisis fueron efectuados por un laboratorio acreditado con sede en la Ciudad de México, como se exigió. En todos los parámetros analizados y en todas las muestras puntuales se cumple con la normativa solicitada, encontrándose en muchos casos parámetros por debajo de los límites de detección de los equipos de análisis, lo cual se puede interpretar como inexistencia de los mismos y en otros casos niveles detectables por los instrumentos de medición, pero siempre por debajo de los límites máximos permisibles establecidos, respondió Motfour al requerimiento municipal. (Juan Carlos G. Partida/La Jornada)

El alcalde de Zapopan, Pablo Lemus.

El alcalde de Zapopan, Pablo Lemus.

¿Intereses de Lemus?

Los colonos de la zona no confían en el alcalde de Zapopan, Jesús Pablo Lemus Navarro, quien llegó a la presidencia municipal por Movimiento Ciudadano el 1º de octubre de 2015, ya que de 2008 a 2011 fue presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Jalisco.

Lemus Navarro fue titular de la Coparmex local y llegó por invitación del empresario Juan José Frangie (actual jefe de gabinete en el municipio de Zapopan), quien fue presidente de la Comisión de Jóvenes Empresarios de la misma confederación patronal, por lo que sus vínculos con los empresarios son más que evidentes.

El diario La Jornada informó que la firma Quest Media, contratada por los propietarios del inmueble para las edificaciones, ya tiene listo el plan maestro para construir el proyecto, que incluirá un centro comercial de 135 mil metros cuadrados, con 185 locales. La compañía es encabezada por el empresario Jorge Gómez Vivanco y cuenta con el apoyo del grupo IQ Real State, de José Luis Quiroz, que se encargará de vender el centro comercial, programado para 2017. La empresa promotora de inversión Motfour, una sociedad anónima relacionada con Grupo Quest, adquirió a principios de 2012 los terrenos en Zapopan donde operaba Kodak.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox