Una pequeña ganancia

653
0
Compartir

Sonia Serano-04La designación de dos comisionados del Instituto De Transparencia e Información y Publica (Itei) se hizo como otros nombramientos, basados en un reparto político. Sin embargo, hubo una ganancia para los jaliscienses, la intervención del Consejo Consultivo Ciudadano permitió cuidar los perfiles.

Lo anterior significa que llegaron personas cercanas a los diputados, pero que saben de transparencia.

En realidad, aunque el Itei no se había salvado en su integración de los repartos políticos, se había conseguido que quienes lo integran, desde su creación, conocieran bien la materia.

Esto no fue una concesión de los partidos políticos, sino más bien no les había parecido atractivo, especialmente cuando tenía poco presupuesto y menos nómina. Actualmente los partidos no están dispuestos a dejar escapar oportunidades para repartirse los espacios y menos para tratar de incidir en las decisiones de los organismos autónomos. Así que en esta ocasión hubo un mayor interés por los espacios en el Itei.

Es cierto que en el proceso para la designación de los comisionados hubo muchos tropiezos. Eso motivó que hubiera tres evaluaciones de los candidatos. Esto fue en parte por la intención de algunos actores políticos de exhibir al diputado independiente Pedro Kumamoto y, por otra, de dejar al Consejo Consultivo con todas las dificultades para sacar adelante el procedimiento.

Los diputados fueron prácticamente observadores y los que hablaron solo lo hicieron para criticar lo que sucedía.

Esto, a pesar que las reglas que permitieron la intervención del Consejo Consultivo no los eximían de la responsabilidad en la designación, y que además sabían que una vez que se definiera quiénes eran viables, los legisladores elegirían.

Pero al margen de todo lo accidentado que fue el procedimiento, el obligar a que la lista que recibieron los diputados en la sesión de Pleno en la que se eligió a Pedro Antonio Rosas Hernández y Salvador Romero Espinosa, hubiera solo candidatos que pasaron ciertos filtros, ya fue ganancia.

Es decir, llegaron quienes los partidos políticos quisieron, pero al menos tenemos la certeza que están capacitados en transparencia. Ahora, nos toca a los ciudadanos mantener una vigilancia estrecha sobre su trabajo, para no permitir y denunciar si quieren usar el instituto para intereses de partidos o personales.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox