El factor Garza

2388
0
Compartir
Con la necesidad de llevar la elección a una competencia entre tres, Garza se ha convertido en un factor digno de considerar.

Con la necesidad de llevar la elección a una competencia entre tres, Garza se ha convertido en un factor digno de considerar.

SERÍA FIGURA IMPORTANTE EN UNA EVENTUAL ALIANZA; ES EL PANISTA MÁS CONOCIDO EN JALISCO

Ante el fortalecimiento de la marca PAN, prácticamente soterrada antes del 5 de julio y el antipriismo o antipeñismo que se vive, figuras locales empiezan a destacar y a convertirse en factores reales rumbo al 2018, como lo es la figura del ex Alcalde de Guadalajara, Fernando Garza Martínez.

Con un presidente que es el más débil de la historia moderna en su tercer año de gobierno, genera un revaloración de la marca PAN. Es el caso de Jalisco, donde una eventual alianza con el PRD es muy compleja por la circunstancia natural del líder del PRD, Raúl Padilla López, quien está amarrado con Enrique Alfaro desde ya…

El PAN solo, quizá aderezado con el PES -que tiene una sinergia por la cuestión de los cristianos y los católicos y le puede dar un par de puntos-, puede generar una posibilidad importante en Jalisco, máxime si se utiliza una figura como la Garza Martínez.

Garza se presenta como un personaje experimentado, un personaje que ha sufrido embates y ha salido de ellos, que ha sido estigmatizado, que ha sido golpeado, pero que ha demostrado resistencia, fortaleza, y sin tener un cargo público en más de 14 años se ha mantenido como uno de los activos más sólidos del panismo en Jalisco, incluso irradiando estados vecinos. Garza no tiene competencia dentro del PAN, porque en el PAN hay una joven clase política que falló el penal; además, hay hartazgo del rosalismo, la corriente del ex dirigente Eduardo Rosales Castellanos, alguien que no es ni siquiera panista y que los está mangoneando o vendiendo.

Ante una eventual alianza nacional PAN-PRD puede fortalecerse el triunfo con un candidato como Garza en Jalisco. No con cualquier candidato: si el PAN sale con una candidatura inventada como de Miguel Monraz o de un Miguel Martínez Espinoza o de un Chema Martínez, estaría haciendo el papel de “puerquito con la manzana en la boca”, o de banco para que gane el perfilado candidato de MC a la Gubernatura, Enrique Alfaro.

El caso de Garza y la alianza con el PRD es interesante: si se da esa situación en Jalisco –como ya se ha dado en Tlajomulco- es una oportunidad y una fortaleza porque ya se sabe en el PAN que Garza es alguien que pudo entrar a la boca del lobo y salir de ella sin problemas, ileso, fortalecido. Conoce el perredismo, conoce las ambiciones de quienes manejan ese partido y sabe qué cosas puede negociar y qué no.

La figura de Garza es importante: ha trascendido a pesar de todo y se presenta ante la crítica social como un político que no niega ser político, que busca demostrar que la política es la máxima maestra de la vida y que se puede hacer cosas acopiando la experiencia, los errores, los golpes, todo lo que se ha recibido para mejorar. Garza es un extraordinario elemento para ser candidato del PAN y/o una alianza con el PRD y el PES.

¿Guadalajara o Zapopan?

Hay un fantasma que tiene que apreciarse como es: que ante la alimentación que ha tenido un segmento del panismo más suelto, manoteados y utilizados y padroteados por un no panista, que es el que gobierna el PAN como por arte de magia, puede generar una posibilidad de que a partir de Jalisco MC pueda forjar una alianza nacional. Es decir, que Dante Delgado quiere colgar su esferita en el árbol panista o en el árbol perredista.

Esto tiene ventajas para Enrique Alfaro, porque finalmente consolidaría el apoyo panista, y el apoyo perredista que antes se le regateó. En este caso dependerá de la capacidad concertadora de las partes: que en Jalisco Enrique Alfaro no sea soberbio, y la habilidad de Ricardo Anaya, de Raúl Padilla en Jalisco y de los “Chuchos” a nivel nacional, para que puedan negociar adecuadamente dejándole a cada partido una posición importante. Alfaro obviamente la Gubernatura, Tlajomulco también, y que al pensar que no puede llevarse Guadalajara y Zapopan, tendría que pactar con las fuerzas del PAN una de estas dos candidaturas.

En este caso la figura de Garza es importante: puede jugar Guadalajara, donde Alfaro no tiene candidato claro, donde el alfarismo tiene candidatos muy endebles y frágiles, como Lupita Morfín, Hugo Luna y Marco Valerio, que no garantizan al alfarismo una solidez y que si rompe el romanticismo de que sea el candidato de él en Guadalajara, tendría que ser alguien como Fernando Garza.

Pero si se empecina Alfaro, cabe la posibilidad de que juegue y le permita jugar al PAN en Zapopan, porque se puede generar la posibilidad de que se pierda incluso en manos del PRI. El PRI puede ganar Zapopan si se equivocan de candidato el MC y el PAN. Si un candidato como Garza aglutina al panismo puede ser importante.

En este momento Fernando Garza es un personaje a considerarse en una alianza, o en una candidatura solo por el PAN: con la fiesta que vive el PAN a nivel nacional y la falta de figuras locales; con la necesidad de llevar la elección a una competencia entre tres, Garza se ha convertido en un factor digno de considerar. A tal efecto se le llama El factor Garza.

Etiqueta2018GarzaPAN
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.