La necrófila secretaria de Cultura

2078
0
Compartir

Sonia Serano-04Como “muy poética, muy romántica y artística” calificó Miriam Vachez, la secretaria de Cultura en el estado, la propuesta de convertir los restos del Luis Barragán, el arquitecto más destacado de nuestro país en un anillo, la cual le ha valido severos cuestionamientos en los últimos días.

Los hechos a los que se refiere la funcionaria en una entrevista con NTR Guadalajara, se registraron el año pasado y la oscuridad en que transcurrieron ha sido un ingrediente adicional. Los protocolos que deben seguirse para trasladar a un jalisciense ilustre a la rotonda, fueron sustituidos, con la complicidad de Vachez, por una burda exhumación de panteón de pueblo, digna de haber sido relatada en algún cuento estilo Ibargüengoitia.

Después que en su columna en Reforma Juan Villoro rescató la historia de la exhumación de los restos del premio Pritzker, algo así como el nobel de la arquitectura, fue que los jaliscienses nos enteramos. En la hemeroteca apenas hay un par de notas sobre las gestiones que se hicieron en 2015, escritas por Ricardo Bal en La Crónica.

Así que hubo necesidad de hacer un recuento de lo sucedido, para que la responsabilidad apunte directamente a Miriam Vachez, quien con su aval prácticamente la hizo de promotora de lo que Villoro llamó un “trueque necrófilo”. La artista Jill Magid planteó a la secretaria de Cultura su proyecto de convertirlo en anillo para luego cambiarlo por el archivo de Barragán que, en otra historia turbia, se encuentra fuera del país.

Ante la intervención de Vachez y con unos oficios que no fueron contestados, el ex secretario del Ayuntamiento de Guadalajara Jesús Lomelí le dio forma al trámite.

Como en la legislación del estado no está previsto quién debe autorizarlo y cómo debe ser el procedimiento, las autoridades decidieron licuar la Ley para Declarar y Honrar la Memoria de los Beneméritos de Jalisco, con el Reglamento de Panteones municipales. Así lograron el batido que permitió su cometido.

Pero esto no tendría que eximirlos de una grave responsabilidad. Hay un principio de derecho que prohíbe a las autoridades hacer lo que en la ley no está previsto. Es decir, es contrario al principio que permite al ciudadano hacer todo aquello que no le está prohibido.

Si en la legislación no está prevista la exhumación de los jaliscienses ilustres e incluso señala expresamente que el traslado es “definitivo”, la secretaria de Cultura y el ex secretario Jesús Lomelí no podían diseñar sus propias reglas.

Ahora se tiene que revisar si incurrieron en responsabilidad y si tendría que comenzárseles algún procedimiento.

Vale la pena rescatar un párrafo más de Villoro, sobre la transformación del hecho romántico que vio Miriam Vachez: “Los periodistas de Guadalajara han pasado del diamante a las opacas cenizas de la administración pública”. 

Los señalamientos contra el trabajo de Vachez Plagnol han sido constantes. A principios del mes de julio tuvo que comparecer ante el Congreso del Estado, para aclarar las dudas por los cuestionamientos de la comunidad artística.

Entre los problemas más importantes que ha tenido su gestión está el recorte de músicos de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, para contratar a nuevos integrantes. Los desplazados demandaron laboralmente y presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Pero el mayor cuestionamiento surgió por la contratación de un gerente general de la orquesta, Arturo Gómez Poulat, a quien se le pagan doce mil dólares mensuales de sueldo, es decir, incluso más de lo que cobra el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz.

Aunque el motivo de la comparecencia fue la compra de piezas para la colección Pueblo de Jalisco, que es resguardada en el Instituto Cultural Cabañas. En la comunidad artística se aseguró que las piezas fueron adquiridas a sobreprecio, lo que además provocó la intervención de la Contraloría estatal.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox