Voto femenino, ¡crucial!

585
0
Compartir
El voto de las mujeres podria definir la elección presidencial en Estados Unidos.

El voto de las mujeres podria definir la elección presidencial en Estados Unidos.

LAS MUJERES REPRESENTAN EL 52% DEL ELECTORADO Y TIENEN MAYOR PARTICIPACIÓN QUE LOS HOMBRES

POR ROCÍO MIRANDA*

Las mujeres podrían definir la elección presidencial a realizarse el 8 de noviembre entre el candidato Republicano, Donald Trump, y la candidata Demócrata, Hillary Clinton. Ya se perfila lo que será una gran contienda por obtener la Casa Blanca, en un ambiente altamente polarizado no sólo dentro del país, sino también dentro de los mismos partidos.

Las mujeres representan el 52% del electorado y tienen una mayor participación que los hombres, según datos de la Oficina del Censo. Además, desde 1980 el voto de las mujeres ha sido fundamental para el éxito electoral de los demócratas, por lo tanto, los candidatos, en un intento desesperado por buscar el voto de las estadounidenses, se concentran en temas como la igualdad y el aborto.

En una elección apretada como lo muestran las encuestas, con alrededor de 10 millones más de mujeres que hombres en el padrón, la brecha de género puede marcar una diferencia en el resultado de las elecciones. De acuerdo a las últimas encuestas que se han llevado a cabo y a los resultados obtenidos en las primarias, se presagia una brecha mayor de género en apoyo a Hillary Clinton para las elecciones generales por la presidencia.

Ambos candidatos pertenecen a una misma generación pero son totalmente opuestos,  en personalidad e ideología. Trump, un polémico millonario, lleva décadas en el escenario nacional como magnate del sector empresarial inmobiliario, considerado ajeno a la política tradicional. Clinton, ex primera dama, Senadora y Secretaria de Estado, se convirtió en la primera mujer en ser la nominada en uno de los partidos más importantes de los Estados Unidos, y la primera en tener la posibilidad de ganar la presidencia, después de 96 años de lograr, las mujeres, el derecho al voto.

La campaña de Clinton, consciente de la importancia del voto de la mujer, se ha esforzado por resaltar no sólo su agenda pro mujer, sino también la congruencia con su carrera, destacando su trayectoria progresista en temas como contracepción y aborto. Así lo explicó Lily Adams, directora de comunicaciones estatal de la campaña de Clinton a los medios: “Hillary Clinton ha luchado por las mujeres y familias durante toda su carrera y ella continuará hablando de eso, ya sea asegurando un pago igualitario para las mujeres o permisos de maternidad pagado. Eso no es esencial sólo en esta elección, han sido temas que han estado en la base de su carrera política”.

Por su parte, la campaña de Trump espera mejorar los números del candidato con las mujeres y así reducir la percepción desfavorable que ha originado el multimillonario por sus comentarios a Megyn Kelly del canal Fox: la llamó “loca”. Posteriormente, insultó a la ex precandidata Carly Fiorina “miren esa cara, ¿alguien votaría por eso?”; también ha utilizado otros adjetivos descalificativos acerca de las mujeres y ha hecho comentarios contradictorios sobre el aborto. Todo esto lo ha alejado del voto femenino.

Una encuesta de Gallup realizada en Marzo del 2016, paralela a los comentarios de Trump, otorgó una ventaja abrumadora a Clinton, un 70% de las mujeres no les gusta Donald Trump, frente a un 23% a favor. Esta tendencia se ha mantenido hasta ahora, lo cual hace muy difícil a Trump aspirar a ganar las elecciones de no mejorar su imagen y aceptación con este grupo de votantes. Los datos sugieren fuertemente que las mujeres votantes, especialmente aquellas que tradicionalmente se inclinan por el partido Republicano, no se sienten atraídos por Trump, y aunque no les gusta Hillary Clinton, sienten tanto rechazo por su candidato que no descartan votar por la candidata demócrata.

La campaña de Trump analiza estrategias para activamente conquistar el voto de las mujeres y así reducir la percepción desfavorable.

Por esto usó la Convención nacional Republicana para cambiar su imagen con votantes femeninas indecisas, con el discurso de cada una de sus hijas, en especial el de Ivanka, que destacó las cualidades humanas  y de liderazgo de su padre, buscando sensibilizar y  convencer a las mujeres. Aunque la baja asistencia al evento “Mujeres por Trump”, celebrado recientemente en Cleveland, dejó un mal sabor de boca.

Otra estrategia emprendida recientemente es centrar su discurso en la seguridad nacional y la economía, temas en los que repunta en las encuestas. Si funciona o no dependerá de si las mujeres votantes olvidan los comentarios ofensivos que ha hecho acerca de su género o si sus propuestas de campaña logran generar empatía con el candidato, aunque muchas de las votantes ya han optado por la candidata demócrata. De acuerdo a una reciente encuesta del Washington Post, solamente el 38 por ciento de las mujeres Americanas apoyan a Trump:https://www.washingtonpost.com/politics/clinton-holds-narrow-lead-over-trump-on-eve-of-conventions/2016/07/17/cde98210-4b78-11e6-bdb9-701687974517_story.html.

Para compensar su falta de popularidad entre las mujeres, Trump tendría que asegurar el 85% de los votos de los hombres blancos, y su rival demócrata, sólo 15% de ellos. Las encuestas nacionales registran una apretada contienda por la presidencia. Clinton, con una ventaja de cinco puntos sobre Trump, comparativamente refleja una ligera pérdida desde junio. Sin embargo, el déficit del magnate de los negocios con las mujeres, se ha mantenido consistentemente mayor que el déficit de su oponente con los hombres.

El desafío de Clinton es aumentar la brecha de género frente a Trump para afianzar sus aspiraciones de llegar a la presidencia. Aunque queda mucha campaña por delante, puede existir la posibilidad real que los estadounidenses puedan elegir por primera vez una mujer como presidente.

Sin duda, la disputa por el voto femenino estará en la agenda de los dos candidatos, donde competirán la emoción contra la razón; la antipolítica contra el ‘establishment’.

 

*Consultora colombiana radicada en Washington, DC. Estudiante de la Maestría en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica de la George Washington University.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox