¿Por qué empoderar a la Policía?

636
0
Compartir
policia-seguridad

Se deben contar las mejores historias que conecten e identifiquen a un policía profesional y cercano al ciudadano.

DEBE GENERARSE UNA DINÁMICA EN LA QUE EL CIUDADANO ESTÉ CONSCIENTE DE QUE EL POLICÍA TAMBIÉN QUIERE UN MEJOR PAÍS

Mauro Morales García *    

Las policías en México son instituciones que emanan del Poder Ejecutivo Federal, Estatal o Municipal, su estructura de mando es controlada y dirigida por éste como un ente reactivo ante los delitos del orden común o federal, dependiendo el caso; ello excluye la participación de grupos ciudadanos en el diseño estratégico y en la toma de decisiones de las políticas públicas de seguridad, así como en la designación de los jefes de policía.

Hoy en día continúa con un mandato muy similar al del siglo XVIII, que es la persecución de los delitos y el mantenimiento del orden público -seguridad pública-, contrario a un modelo que policías modernas han diseñado para la seguridad de los individuos –seguridad ciudadana-.

Podría decirse que el modelo mexicano de seguridad, es más cercano a la noción de safety, que tiene como significado la protección de la integridad del individuo y su propiedad, y que es opuesta a la noción de security, que radica más con el mantenimiento del orden público.

Las instituciones de Seguridad Pública deben sumarse a una nueva dinámica con su entorno, pues enfrenta retos al interior de sus corporaciones y con la sociedad que cada día se vuelve más participativa y exige, entre otros temas, mayor transparencia y rendición de cuentas en aspectos que van desde el uso de los recursos públicos hasta cuestiones más puntuales, como la eficiencia operativa en cuanto a detenciones realizadas y el respeto a los derechos humanos, por citar dos ejemplos.

En estos nuevos roles sociales, una de las líneas de trabajo que tienen que visualizar y fortalecer los cuerpos de policía tanto Municipal, Estatal y Federal, es la estrategia de comunicación en sus logros alcanzados, avances y retos; identificando a qué segmentos se van a dirigir y por qué medios informarán sus acciones. Para esto necesita contar con las herramientas necesarias y actuales de comunicación y gestión pública, buscando la solución a problemas cada día más tortuosos y complejos que se presentan en el país.

Hay un problema importante que la ciudadanía manifiesta en cuanto a los niveles de confianza, corrupción y disposición por parte de las policías. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía –INEGI- / Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública -ENVIPE 2015, cuenta con medidores muy puntuales sobre la percepción de las policías; el problema de confianza en buena medida tiene que ver con errores y excesos, con evidencias de corrupción, variables todas complejas de reparar. Este problema de confianza se convierte, a la vez, en un obstáculo para que las fuerzas de seguridad hagan su trabajo, con consecuencias importantes en la gobernabilidad de cualquier país.

Las policías modernas han utilizado metodologías que permita contribuir al re-establecimiento/fortalecimiento de la relación de confianza entre los ciudadanos y sus policías, utilizando los canales de comunicación correctos para hacer llegar el mensaje que la institución quiere transmitir con herramientas modernas, como el marketing público y el valor agregado en los procesos de seguridad.

Para revertir la baja legitimidad de los cuerpos de seguridad pública en México, es imprescindible fortalecer la confianza ciudadana, construyendo puentes de comunicación sólidos.

Un paso para ello será avanzar hacia una revaloración del trabajo de los policías como servidores públicos, reconociendo sus necesidades, capacidades, y expectativas respecto de la institución en donde trabajan y su carrera policial, así como lo que no pueden hacer por limitaciones humanas, tecnológicas o de presupuesto. Es fundamental escuchar de los propios policías la manera en que ven y entienden los cambios. La conjunción de estos factores permitirá generar una nueva dinámica y cultura de prevención del delito y denuncia ciudadana, avanzando juntos para atender la génesis de los problemas y no sólo sus consecuencia que al final no encontramos la solución.

 

¿QUÉ ACCIONES PODRÍAMOS RECOMENDAR?

En la búsqueda de avanzar de forma proactiva con los retos que imponen las tendencias globales, las policías en México deben fortalecer distintas acciones destacando una búsqueda de mejor acercamiento con la ciudadanía; su nuevo uso en las comunicaciones de redes sociales, y entender el acoplamiento a las nuevas dinámicas del cambio. En este camino aún existe mucho por trabajar y perfeccionar.

¿Qué y cómo comunicar? Construir una relación directa con los medios de comunicación tradicionales como la TV y radio es fundamental, incluyendo en esta nueva estrategia la importancia y fuerza que tienen las redes sociales. El diálogo debe ser con la ciudadanía, con su comunidad, con el público que quiere persuadir y de quienes, al final, se obtiene la legitimidad de los actos realizados. La legalidad es de facto, la legitimidad se construye.

Comunicar qué hacen los policías: se deben contar las mejores historias que conecten e identifiquen a un policía profesional y cercano al ciudadano, que genere confianza y transparencia; recordemos que el policía antes de enlistarse a la fuerza pública, es un ciudadano que tiene una familia, hijos, amigos, vecinos, etc., es, en pocas palabras, igual que tú.

Un primer esfuerzo es iniciar campañas dirigidas a grupos escolares en escuelas primarias en toda la República Mexicana, realizando talleres con los niños sobre ¨ser policías por un día¨ (¿quién de niño no quiso ser policía?).

Se debe buscar un mejor acercamiento con la ciudadanía.

Se debe buscar un mejor acercamiento con la ciudadanía.

El segundo grupo a persuadir es un segmento mixto de edad 30/50, a quienes también se les incluiría a ser policías por un día y a participar en una academia de 14 semanas, como lo hace la policía de Nueva York. Las actividades muestran conferencias, uso de redes sociales desde una perspectiva de prevención, juegos de rol, incluyendo talleres de defensa personal, prácticas de tiro y otras actividades físicas. El objetivo es que estas simulaciones y talleres sirvan para educar a los participantes acerca de la formación del policía y su entorno para que adquieran una mejor comprensión de su mandato legal, así como las limitaciones que enfrentan. Al comunicar los valores y la apertura de la institución con la ciudadanía, se buscaría generar una dinámica de confianza con las instituciones de seguridad, y sobre todo generar conciencia del duro trabajo que los policía en México enfrentan todos los días.

La sinergia generada entre la policía y la ciudadanía, a partir de una relación creciente de confianza, puede y debe permitir que sea la sociedad civil quien legitime, sienta y entienda el actuar de los uniformados y sean ellos, los ciudadanos, quienes cuenten las historias de boca en boca a su misma policía. El resultado final será una confianza sólida sustentada en hechos y acciones congruentes que vinculen a todos a partir de aprendizajes compartidos.

Una campaña con esta visión es la combinación exitosa de los facilitadores civiles de la policía de Chicago, más el programa que la policía de Nueva York tiene. Para ahondar más en esto, puede visitar http://www.nyc.gov/html/nypd/html/training_nypd/citizens_police_%20academy%20_.shtml, donde encontrará ”La academia de Policía para Ciudadanos¨/The Citizens’ Police Acadmy program. En ella encontrará el lector qué se hace para que los participantes conozcan aspectos legales, sociales y de procedimiento de la policía y, se vinculen.

Para implementar esta estrategia, la participación de los medios de comunicación es fundamental, así como el correcto uso de las redes sociales. Pero tenemos que construir alianzas con otros actores que le den fuerza y motivación a un proyecto de mejora de imagen a la Policía.

A fin de contar con una estrategia incluyente en sectores clave, deben generarse alianzas con las cámaras de comercio y transporte del país que se han visto afectadas por la delincuencia organizada; se necesita que los grupos de estudio, intelectuales y ONG´S escriban y opinen de forma objetiva sobre los logros y oportunidades que juntos, comunidad y policía están logrando y trasmitir a los comités vecinales las acciones a realizar y sean adoptadas como propias por todos los participantes.

No solamente se trata de llevarse bien con el policía. Se trata que lo vean y sientan como un verdadero aliado de la seguridad y les inspire confianza para poder denunciar cualquier hecho ilícito. Sólo así, confiando, es como podremos construir una verdadera relación más segura. Esto es empoderar a la policía.

En este orden de ideas debe generarse en los policías una conciencia generadora de cambio hacia la vinculación ciudadana, como una de las actividades de mayor valor para las instituciones de policía y de reconocimiento entre los oficiales más capacitados y experimentados de la agrupación.

El Estado deberá dotar de los incentivos correctos para que quienes integran los grupos de vinculación ciudadana, sean vistos como la elite de los policías con mejores remuneraciones y desarrollo profesional.

*Policía federal. Licenciatura en Derecho en la Universidad Tecnológica de México. Representante de la Comisión Nacional de Seguridad en la Embajada de México de los Estados Unidos de América, Washington DC, con concurrencia en Canadá. Maestro en Gobernanza y Comunicación Política por la Universidad George Washington.

Maratonista por convicción y beisbolista de corazón. Utiliza las redes sociales Twitter @mauromoralesg_, Linkedln y periscope. Sus correos son: maurom@gwmail.gwu.edu, mauro20mg@gmail.com  y maurom@cns.gob.mx  

 

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox