Calderón, el sinvergüenza

759
0
Compartir

Ruben MartinFelipe Calderón Hinojosa ha pasado a la historia como el presidente mexicano que, bajo el pretexto del combate al crimen organizado, desató la guerra que ha costado cientos de miles de asesinados, decenas de miles de desaparecidos y episodios de violencia y terror que abrieron una época de barbarie en México.

Calderón, quien se hizo de la presidencia de la república en una elección fraudulenta apoyado por personajes como Elba Esther Gordillo Morales, no será recordado solamente como el mandatario que desató la guerra en el país, corresponsable de asesinatos, masacres y desapariciones. Ahora también formará parte de los ex servidores públicos que se sirvieron del cargo pagado por los contribuyentes, para hacerse de un empleo en una empresa trasnacional.

En efecto, el 20 de julio se dio a conocer que el ex presidente de México fue contratado por la empresa Avangrid, una de las mayores generadoras de electricidad en Estados Unidos, la cual es una empresa filial de la corporación energética Iberdrola que fue beneficiada por las administraciones federales, entre ellas la de Felipe Calderón.

Felipe Calderón.

Felipe Calderón.

Con esta decisión, Calderón se suma a una larga lista de ex servidores públicos mexicanos que tras su paso por la administración pública federal, luego son contratados por empresas que obtuvieron jugosos contratos en México durante el periodo en que dichos servidores tuvieron injerencia en las políticas públicas y de asignación de contratos.

Es un caso claro de conflicto de intereses. Se trata de servidores públicos que impulsaron y diseñaron leyes o reglamentos o políticas públicas que beneficiaron a ciertos agentes económicos, la mayoría empresas extranjeras, y que una vez que dejan el cargo reciben un puesto o empleo en las mismas empresas con sueldos y bonos jugosos. Todo indica que se trata de recompensas por favores y contratos recibidos y no contrataciones debidas al talento de los ex servidores públicos.

Calderón se suma así a una larga lista de ex servidores públicos mexicanos que, una vez que dejan el cargo, son contratados por empresas trasnacionales.

Ernesto Zedillo.

Ernesto Zedillo.

Para el caso de ex presidentes, antes de Calderón, Ernesto Zedillo Ponce de León se inauguró como empleado de trasnacionales al ser fichado como consejero de Procter & Gamble, Alcoa y Union Pacific.

La mayoría de los casos de ex servidores que incurren en conflicto de intereses son secretarios de Estado o altos mandos de distintas secretarías de Estado en México que en su desempeño se convierten en cuadros expertos de la legislación y trámites estatales de una rama de la economía del país y que al ser contratados por una corporación privada ponen a su disposición todo el conocimiento y las habilidades que aprendieron mientras fueron funcionarios pagados por los contribuyentes mexicanos.

Muchos ex secretarios de Estado se pasan luego a las filas corporativas, para ofrecer los conocimientos y habilidades aprendidas mientras recibieron un sueldo público, a las empresas privadas. Por ejemplo, Georgina Kessel, ex secretaria de Energía en el gobierno de Calderón que fue contratada como consejera externa por la misma Iberdrola en 2013, con un sueldo mensual de 200 mil pesos. Aparecen en este listado el ex director de Pemex Adrián Lajous como consejero de McKinsey & Company, Schulemburger Limited y Ternium, y el ex secretario de Energía Luis Téllez  como consejero de empresas como Desc y Carlyle Group.

El caso de Calderón es de llamar la atención. Quizá se trate del ex servidor público más abusivo, pues no sólo recibirá un jugoso sueldo como consejero, prácticamente sin hacer nada, de la filial de Iberdrola en Estados Unidos. Además recibe una pensión de más de 200 mil pesos mensuales y sueldos para sus 19 ayudantes por 816 mil pesos mensuales pagados por los contribuyentes mexicanos.

Pero parece que la decencia no es parte del código de la clase política mexicana. Calderón se sigue paseando por el país y el extranjero sin vergüenza de su jugosa pensión, del jugoso sueldo pagado por la empresa a la que probablemente benefició y, sobre todo, por su responsabilidad en la guerra que desató contra la sociedad mexicana.

 

@rmartinmar

EtiquetaRuben
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox