¿Moviliza Trump el voto latino?

1498
0
Compartir
os latinos están generando un movimiento contra las aspiraciones de Trump.

os latinos están generando un movimiento contra las aspiraciones de Trump.


 

EL CANDIDATO QUIERE DEPORTAR A LOS 11 MILLONES DE INMIGRANTES INDOCUMENTADOS; EL 49% SON MEXICANOS

Por Érika Quinteros Lucas*

Washington, DC.- El discurso del candidato del Partido Republicano, Donald Trump, en contra de personas de origen hispanoamericano, y especialmente mexicano, no cesa.

Recientemente acusó al juez estadounidense Gonzalo Curiel de ser imparcial por ser “mexicano”, en clara alusión a sus padres migrantes de Jalisco. El juez Curiel, nacido y criado en el estado de Indiana, preside el caso de una demanda por estafa en contra de Trump University.

Pero ésta no es la primera vez que el candidato deja en claro su posición segregacionista. Trump quiere deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos, de los cuales el 49% son de origen mexicano. Además, plantea construir un muro en la frontera con México para evitar el ingreso de personas de manera ilegal -muro que, clama, será pagado con el dinero de los mexicanos. Si el gobierno se niega a desembolsar, amenaza con retener el dinero que personas indocumentadas envían a sus familias al otro lado de la frontera.  

Por lo tanto, no es sorprendente que muchos mexicanos, y latinos en general, se sientan ofendidos, amenazados e indignados; sin embargo, esa misma retórica que los ofende, los puede movilizar.

Hasta ahora los latinos han formado el grupo demográfico más bajo de sufragantes, comparados con blancos y afro-americanos. Y dentro de este grupo, los grandes ausentes son los jóvenes.

En el 2012, según el Pew Research Center, de los más de 23 millones de latinos naturalizados sólo 11 millones emitieron su voto. Para las siguientes elecciones se considera que más de 27 millones serán elegibles para votar, pero la gran preocupación y oportunidad es que casi la mitad de ellos son jóvenes.

En el 2008 y 2012, el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, consiguió que el mayor porcentaje de afroamericanos en la historia de este país norteamericano salieran de sus casas para votar. A 5 meses de las elecciones presidenciales, parece que Donald Trump está logrando activar el voto de ciudadanos hispanoamericanos, pero en su contra.

Si efectivamente todos salen y emiten su voto, pueden contribuir en el conteo de votos finales. Sin embargo, esto podría no ser suficiente.

En los Estados Unidos, existen casi 9 millones de inmigrantes que pueden solicitar la ciudadanía. La activista por los derechos civiles y de los trabajadores, Dolores Huerta, a sus 86 años, no se cansa de luchar por las causas que cree justas. Ella ha hecho un llamado a la comunidad hispana para que empiecen sus procesos de naturalización, vayan a las urnas en noviembre y eviten que Trump llegue a la Casa Blanca. Como Huerta, varias organizaciones y colectivos de la sociedad civil como May Day (Día de Mayo) y Stand Up To Hate (Levántate ante el Odio) están llevando a cabo una serie de demostraciones y ayudando a los inmigrantes en sus procesos para obtener la ciudadanía.

Según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) el porcentaje de solicitudes para naturalización, en lo que va del año, subió casi 15%, comparado con el 8% en el mismo periodo en el 2012. Y en California, según The New York Times, el número de solicitudes se ha duplicado comparado con el mismo periodo en el 2012. Y algo similar está pasando en los estados de North Carolina y Georgia.

Por ahora es difícil saber si el incremento en las peticiones de ciudadanía son producto de una movilización “anti-Trump” o un hecho aislado.

Lo que si es cierto es que existen cientos de historias, millones de familias latinas, que hoy más que nunca sienten que deben convertirse en ciudadanos para ayudar a aquellos que no tienen voz y que correrían peligro bajo un gobierno como el de Trump.

Un gobierno que sin lugar a dudas acentuaría las diferencias entre grupos étnicos y clases sociales, que tendría implicaciones desastrosas para un país en el que todos tienen familiares cercanos, amigos o ancestros inmigrantes, padres y abuelos que vinieron a este país con el sueño de un futuro mejor para sus hijos, escapando del hambre y los conflictos de los países en desarrollo y que han trabajado horas bajo el sol y el frío insufrible para llevar un pan a sus mesas. Millones de familias quieren reencontrarse con los suyos, no volver a separarse.

Si los latinos juntan esfuerzos, si todos salen y hacen valer su derecho al voto, el impacto puede ser significativo, sobretodo en estados con gran población migrante, pero con pocos votantes.

Por ejemplo, en California, se calcula que de los 15 millones de latinos residentes sólo 7 millones están aptos para votar en las próximas elecciones. Si los que faltan se apuran y empiezan los procesos de documentación, pueden evitar que Donald Trump cumpla sus objetivos.

Las elecciones generales se llevarán a cabo el martes 8 de noviembre. Todos los latinos radicados en Estados Unidos y los que viven fuera de él buscan librarse de un personaje que promueve el odio y la división.

* Maestra en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica por la George Washington University. Peruana. Residente en Washington D.C.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox