Ajedrez electoral

Compartir
Lorenzo Cordova INE

Lorenzo Córdova Vianello

Antes del día de la jornada electoral Lorenzo Córdova Vianello, Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), descartó la existencia de “focos rojos” que pudieran impedir el buen desarrollo de los comicios desarrollados en las 14 entidades del país. Sin embargo, como se apuntó con oportunidad Veracruz fue la excepción por el álgido escenario pronosticado. Y así quedó demostrado tras la denuncia del senador panista Fernando Yunes Márquez que acusó a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz de haber retenido su vehículo en una carretera de Coatzacoalcos. El también hijo del hoy virtual candidato ganador por la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, denunció en redes sociales que “de forma arbitraria” los elementos de seguridad detuvieron su vehículo cuando regresaba de acompañar a un candidato a diputado. Sin embargo, el polémico gobernador de Veracruz, Javier Duarte, decidió meterse en la jornada y reviró publicando en su cuenta de Twitter que el detenido no fue el senador, sino que su vehículo es el que había estado sujeto a revisión en un retén de rutina, acto al que él se negó ya que argumentó contar con fuero constitucional, además de que dicha revisión, dijo, vulnera sus derechos humanos. Supuestamente dentro del vehículo trascendió que habrían dos maletas que de acuerdo con la Policía Estatal contenían dinero. Como sea que fuere, este incidente al margen de su posterior esclarecimiento enturbió la de por si complicada elección en el estado de Veracruz.

Ya antes, las dirigencias nacionales de varios partidos políticos habían manifestado su preocupación por la inseguridad padecida en algunos de los estados donde hubo elecciones y exigieron que el Poder Legislativo tomar cartas en el asunto y solicitando la intervención de la Secretaría de Gobernación, a fin de buscar inhibir posibles actos de violencia. Los focos rojos fueron localizados principalmente en Tamaulipas, Oaxaca, Veracruz, Quintana Roo, Durango, Chihuahua y Tlaxcala. En estos lugares se advirtió con antelación que podría haber amagues de anular varias elecciones por la magnitud de guerra sucia vertida e intentos de judicializar los comicios, sobre todo en aquellas entidades  donde la contienda fue cerrada.

El día de la elección poco más del 50 por ciento del electorado del país estuvo en condición de salir a votar para elegir gobernadores, diputados y alcaldes, y comenzar a definir así la geografía política rumbo al proceso presidencial de 2018, pero como siempre, la apatía y el abstencionismo pudieron más. Sin embargo y aunque la participación no haya sido del todo copiosa, la relevancia de estas contiendas radica en que, más que un partido o alianza triunfe, sume territorios o gane votos, se van estructurando maquinarias electorales locales, rumbo a la sucesión presidencial, por ello que retomando lo que se indicaba líneas arriba, la mira estuvo puesta especialmente en Veracruz, entidad donde no ha habido alternancia y cuenta con el mayor numero de votantes potenciales, alrededor de 5.6 millones en la lista nominal, al corte de mayo, la sorpresa la dieron estados como Tamaulipas y Quintana Roo; y principalmente el PAN, ganador virtual de la jornada.

Pero al margen de los resultados electorales algo que llamó poderosamente la atención de propios y extraños fue el costo de las elecciones, incluyendo los presupuestos de los institutos electorales estatales, los gastos ordinarios de los partidos y excluyendo los gastos de campaña de los partidos políticos, que ascendió a poco mas de 8,500 millones de pesos, casi el doble de lo que costaron en 2010.

Si se dividiera esta cantidad entre los 29 millones 708,414 votantes registrados en la lista nominal de las entidades inmersas en el proceso, cada sufragio costaría 286 pesos. Sin embargo, si se toma en cuenta que el promedio de participación ciudadana en las elecciones de 2010 fue de 49.9 por ciento, entonces el costo se incrementaría hasta 611 pesos por voto.

Sabemos que en México, el costo de organizar unas elecciones y difundir las campañas es, además de caro, opaco. El 86% de los 7,472 candidatos que optaron a un cargo de elección popular no han reportado operaciones de gastos de campaña a la Comisión de Fiscalización del (INE), de acuerdo con los registros del propio organismo.

La importancia económica de los estados donde se celebraron los comicios es crucial. Estas entidades representan el 27.9% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y juntos crecieron 2.9% en promedio en 2015, por encima del 2.1% de crecimiento registrado en todo México el mismo año. Lo que crece a un ritmo mucho más acelerado es el costo de ejercer el derecho al voto. En 2015, cuando también se celebraron elecciones estatales, el financiamiento a partidos políticos y los gastos de campaña fueron de casi 5,200 millones de pesos.

Ahora bien cuando se dice que la democracia se ha encarecido, deberíamos apuntar que lo que se ha encarecido son los partidos políticos, pues a tiras y tirones se ha logrado de alguna manera reducir los costos de operación en las elecciones, pero el problema ha sido el financiamiento a los institutos políticos que parecen no tener llenadero.  El presupuesto de los institutos estatales y tribunales electorales donde habrá comicios suma la cantidad de 4,566.7 millones de pesos, mientras que los costos ordinarios de partidos políticos y actividades específicas (sin contar gastos de campaña) fue del orden de los 3,953.6 millones de pesos, lo que da un total de 8,520 millones de pesos, la cifra señalada anteriormente. Ahora bien, también los gastos para organizar estas votaciones se incrementaron casi al doble, si se compara con el proceso electoral de 2010 en estas mismas entidades.

Se estima que el financiamiento público destinado a la democracia electoral en los estados, acumulado en los nueve años del periodo 2004-2012, fue de 70,014 millones de pesos, a precios constantes de 2013. Esto se traduce en un costo anual promedio de 7,779 millones de pesos.  Los estados que muestran un mayor gasto presupuestal son: Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Veracruz y Guerrero.  En conjunto, estas entidades suman 51.4% del presupuesto total destinado a la democracia electoral estatal. Además de los presupuestos asignados, también está el financiamiento no reportado, proveniente del desvío de recursos o aportaciones por arriba de los topes para las actividades de campaña.

Ahora también hay que reconocer que aparte de que los partidos monopolizan el dinero público, el actual sistema deja muy pocos recursos a los candidatos independientes, que hicieron su aparición en 2015, por lo que queda demostrado que en nuestro país el financiamiento público para gastos de campaña de candidatos de partido es muy superior a aquel que reciben los independientes, que los pone en clara desventaja.

Lo que nadie puede negar es que  los votantes llegaron a las urnas después de una serie de campañas caracterizadas por la descalificación, acusaciones mutuas y la compra y coacción del voto, además del reparto de despensas, láminas, tinacos y otros artículos, con que se buscó manejar la voluntad de los electores.

Ya antes el panorama no había sido mejor pues durante las campañas llovieron acusaciones de todo tipo, las más sonadas fueron cuando con artefactos conocidos como bombas molotov se atacó a las oficinas tanto del PRI, PAN y PRD, registrándose afortunadamente sólo daños materiales. Después la tónica de las campañas no fue de propuestas, sino de acusaciones pues mientras se acusaba al Gobernador Javier Duarte de desviar recursos públicos y utilizar a la policía local para realizar ejecuciones extrajudiciales, al candidato del PAN a la gubernatura Miguel Ángel Yunes, lo tachaban de pederasta.

cabezadevaca

Francisco García Cabeza de Vaca.

Pero no solo fue Veracruz, en Tamaulipas, por ejemplo abundaron las denuncias entre los abanderados de cada partido por presuntos vínculos con el crimen organizado. Los candidatos del PRD, Jorge Valdez y de Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas, acusaron al abanderado del PAN, Francisco García Cabeza de Vaca, de antecedentes delincuenciales. Candidatos del PRD renunciaron a sus postulaciones por presuntas amenazas del crimen y señalaron al panista de ser el responsable. Después todo se complicó y enturbió con el raro asunto del presunto secuestro del futbolista Alan Pulido, caso que ha dejado más preguntas que respuestas y que alimentó el rumor de un posible montaje para favorecer la imagen del actual gobierno priísta y crear una cortina de humo que distrajese el crecimiento en la popularidad del candidato antagónico al partido en el poder. En esta entidad, al menos 52 candidatos a diferentes puestos y de todos los partidos han renunciado a sus postulaciones presuntamente por presiones de grupos delictivos.

En Zacatecas, la campaña giró entorno a acusaciones de enriquecimiento ilícito de David Monreal por poseer un patrimonio de casi 30 millones de pesos y al actual gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso, de endeudar al estado al doble de cómo lo recibió. En tanto que también se denunció el hallazgo de por lo menos tres bodegas con despensas que serían repartidas supuestamente por el PRI para beneficiar a su candidato, Alejandro Tello.

En Oaxaca, también hubo sendas denuncias de haber encontrado lugares colmados de despensas, juguetes, electrodomésticos y muebles que presuntamente serían utilizadas por el PRI en los comicios para comprar votos. También en esta entidad el Gobernador Gabino Cué fue señalado de orquestar una campaña de estado por la aparente utilización de recursos públicos y programas sociales como forma para coaccionar el voto. También por haber encontrado fincas llenas de despensas, condones, cervezas y electrodomésticos se denunció  en Hidalgo, un operativo para favorecer a Omar Fayad, candidato del PRI a la gubernatura.

moreno valle

Rafael Moreno Valle.

En Puebla, el proceso se empañó con asesinatos y atentados, vale recordar que Miguel Flores Abasolo, promotor del voto de la candidata del PRD, Roxana Luna, y el ex regidor panista de Chignahuapan, José Isabel Palafox, fueron victimados en abril y principios de mayo. Asimismo, un delegado del PRI fue secuestrado y liberado más tarde con lesiones. Además, la candidata del PRD fue encañonada por presuntos agentes ministeriales cuando regresaba de una gira. También se ha acusado directamente al gobernador, Rafael Moreno Valle, de meter la mano en la elección a través de supuestos actos de coacción de los ciudadanos para modificar su intención del voto, intervenciones telefónicas y amenazas a través de las corporaciones policiacas locales contra militantes de otros partidos.

De igual forma en Chihuahua, llovieron las denuncias al gobernador César Duarte por el presumible desvío de recursos, sobreendeudamiento del estado y enriquecimiento ilícito. En contraste, el gobernador Duarte acusó al panista Javier Corral de tener familiares con vínculos en el crimen organizado o acusados de fraude financiero.

En Quintana Roo, hubo denuncias para el candidato del PAN – PRD a la gubernatura, Carlos Joaquín González, por sus presuntos vínculos con empresarios del crimen organizado.

En Sinaloa y Durango se solicitó formalmente al INE que atrajera la elección, ante la posibilidad de que se lleven a cabo mega fraudes orquestados desde el propio gobierno del ambas entidades. En Durango el INE tomó la histórica decisión de remover a varios de sus directivos tras comprobar tráfico de influencias. En tanto que en Aguascalientes, Lorena Martínez, candidata del PRI a la gubernatura, denunció al gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, por supuestamente haber intervenido en la elección favoreciendo al candidato del PAN, Martín Orozco.

En la Ciudad de México, aunque no hubo elecciones para elegir al Jefe de Gobierno, a Jefes Delegacionales, o Asambleístas, sino para seleccionar a quienes redactaran la nueva Constitución de la Ciudad de México, tanto Morena como el PAN acusaron al gobierno de Miguel Ángel Mancera de armar un “ejército electoral” a través de un programa de empleo temporal en el que se habrían utilizado hasta 500 millones de pesos.

Peña Nieto visitó Washington.

Enrique Peña Nieto.

Aunque técnicamente hasta ahora solo hay resultados preliminares y posibles tendencias en cuanto a la jornada comicial efectuada el pasado domingo 5 de junio, en 13 entidades más la Ciudad de México, lo que tiene ya a la vista el pasado conjunto de procesos electorales es que el PRI resulta el más castigado por la ciudadanía en las urnas y en este sentido quienes pierden son además del Presidente de la Republica Enrique Peña Nieto, pues sin duda el fue quien se coloco hace algunos años la camiseta de líder real de ese partido al declarar inexistente la famosa ‘sana distancia’ que enarboló siendo Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León y con la determinación manifiesta de acabar con la simulación a efecto de no dejar duda sobre quien es el mandamás del PRI, Peña se auto proclamó jefe máximo y encargado directo de las funciones del  Presidente de la Comisión Política Permanente y del Consejo Político Nacional, además que de la Asamblea Nacional de ‘su partido’ dejando al Presidente del Comité Ejecutivo Nacional como un simple ‘gerente en turno’ a cargo de la revisión de la ejecución de la agenda operativa de dicho partido, que fue degradado a ‘Partido del Gobierno y del Presidente’ en vez de ser un auténtico Instituto político que habiendo logrado arribar al ejercicio del gobierno, se estamentó como simple aparato burocrático al servicio del detentatario del poder político, alejado del pueblo y sin capacidad de autocrítica o de actuación como verdadero partido.

Así las cosas, el PRI solo intentó ser, fallidamente, una estructura convenencieramente electorera a las ordenes del llamado primer priísta y sin posibilidad de maniobra frente a la sociedad, a la que abandonó dejándola sola en sus luchas sociales y en la búsqueda de reivindicar y poner en marcha el derecho a exigir hechos adecuados a los gobiernos, especialmente a los emanados del propio partido.  Fallidamente porque no funcionó en la labor de promover, movilizar y provocar a la población a ejercer el voto a favor de los candidatos postulados y al conjuntarse en la mayoría de las entidades donde hubo elecciones factores negativos, fracasó y perdieron dichos candidatos, tanto por no haber sido los mejores, como por arrastrar la carga negativa y el repudio del pueblo en relación al Presidente de la Republica, pero también de Gobernadores y Alcaldes que fueron postulados por el partido, muchos de ellos rechazados por los propios priístas. Tras de Peña Nieto, aun siendo ‘gerente en turno’ sin casi ninguna capacidad de maniobra, lleva la parte más destacada del fracaso del PRI, el ‘gerente en turno’ Manlio Fabio Beltrones Rivera, perdiendo con él todo su equipo en el Comité Nacional priísta a su cargo.

El PRI pierde Veracruz, Tamaulipas, Durango, Aguascalientes, Quintana Roo, Chihuahua y no puede recuperar Puebla, tiene y habrá problemas poselectorales en Tlaxcala que será peleada en tribunales por el PRD. Recupera Sinaloa, retiene Hidalgo y no sin apuros Zacatecas, y está recuperando pero con apuros en Oaxaca y vuelve a sucumbir en la Ciudad de México.

Hay muchas cosas por analizar a fondo y a resulta de que existan resultados definitivos, pero así como habrá de revisarse a cada entidad y por supuesto los resultados y las consecuencias en relación a cada partido político, no cabe duda que el gran perdedor como Partido es el PRI, y aunque sea solo un ‘gerente en turno’ hay plena responsabilidad de Manlio Fabio Beltrones y su Comité Ejecutivo Nacional, hay plena carga de las derrotas para Enrique Peña Nieto, pero también habrá que analizar asuntos de traiciones o fuego amigo contra Beltrones y la sonrisa que por el fracaso deben tener sus rivales al seno del PRI que son básicamente Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray, pues los resultados dejan noqueado a Beltrones en relación a la carrera por la candidatura presidencial para la elección de 2018.

También tiene que analizarse la situación de los Gobernadores, algunos por su nefasto o al menos muy polémico ejercicio del Gobierno y quizá también por no haber jugado muy limpio a los candidatos de su partido, de ahí que debe estudiarse las consecuencias que deberán afrontar los mandatarios de Veracruz, Aguascalientes, Chihuahua, Tamaulipas, Quintana Roo, Durango e incluso los de Zacatecas y Tlaxcala, ya que aunque aparentemente en esas entidades hay victoria priísta, los resultados no son de ninguna forma como para echar campañas al vuelo.

Por lo por lo pronto, en un análisis somero, el PAN toma oxigeno, especialmente su dirigente Ricardo Anaya, quien tiene ahora pretexto para exigir ser tomado en consideración para la definición del candidato presidencial en 2018, subiéndose a la carrera rumbo a Los Pinos, junto con el muy polémico Gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, haciendo que la que se sentía ya candidata y la única opción de ese partido, Margarita Zavala de Calderón deba entender que la lucha será cruenta al interior del PAN.

El PRD se queda igual, solo como la hormiga en el lomo del elefante, pues gana únicamente cuando le hace el caldo gordo al PAN, pierde la Ciudad de México frente a MORENA y queda por debajo como referente de la izquierda frente al partido de López Obrador que sorprende y gana sin siquiera haber ganado alguna gubernatura y se coloca en posición adecuada para enfrentar los retos electorales en 2017 y especialmente en 2018. Del resto de partidos no hay mucho de que hablar por el momento, siguen siendo piezas menores del ajedrez. Aunque se diga lo contrario, se mantiene el espectro de los candidatos sin partido, quedando claro que cuando tienen buen perfil son capaces de atraer votos y ganar espacios.  Lo que también queda claro es que se va a poner muy interesante la elección de 2017 en el Estado de México y por supuesto que la situación se calienta al máximo en los partidos y en la sociedad rumbo a la decisión presidencial del 2018 y en ella la sociedad podrá hablar y ser mas importante que los partidos, especialmente los trillados a cargo de caciques dictatoriales.

 

@salvadorcosio1

opinion.salcosga@hotmail.com

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox