Los saldos para Jalisco

3078
0
Compartir

Sonia Serano-04Los resultados de las elecciones del domingo pasado han hecho que los políticos locales saquen sus cuentas del impacto que podrían tener en Jalisco. Algunas premisas podrían ser: al PRI le pesa en serio el desgaste del gobierno de Enrique Peña Nieto; el PAN no está muerto; MC no tiene peso en buena parte del territorio nacional y podría verse obligado a sumarse a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, y las candidaturas independientes perdieron fuerza.

El desgaste del PRI en el gobierno comenzó a notarse en Jalisco desde las elecciones del año pasado, no sólo por lo que sucedió a escala federal, sino por el incumplimiento de compromisos en Jalisco. Los resultados de los comicios locales en 2015 y, sobre todo, las bajas expectativas hacia el 2018, han provocado entre muchos priistas un intento de acomodo para prolongar espacios públicos y privilegios, sin importar lo que suceda con su partido.

Pero además, las elecciones de este domingo tienen un ingrediente para los priistas de lo que se cocina en casa: la situación del senador Arturo Zamora Jiménez. El también secretario de Elecciones a escala nacional aparece, desde hace varios años, como el priista más conocido y, por ende, ante un panorama adverso en el 2018, habría sido el candidato natural a la gubernatura.

La lectura que se había dado sobre el papel de Zamora, apuntaba a empoderarlo en Jalisco, con el respaldo incondicional del líder nacional Manlio Fabio Beltrones, al hacer cuentas que, aún ante una posible derrota, sería quien pudiera dar un mayor número de votos para el proyecto nacional. Sin embargo, tiene suficientes enemigos políticos que no desaprovecharán los malos resultados.

En cuanto al Partido Acción Nacional (PAN), es obvio que el resultado significó una inyección de vida en Jalisco. Seguramente veremos a muchos panistas deshaciendo las maletas de ese viaje que ya preparaban para ligarse con otros partidos, especialmente con Movimiento Ciudadano.

El problema de los panistas siguen siendo las diferencias internas y los conflictos que se volvieron irreconciliables. Se han descalificado tanto en público unos a otros, que resultará curioso verlos reagruparse para sacudirse esa resignación a ser oposición en Jalisco. Además, en estas circunstancias no se prepararon nuevos perfiles, que harían pensar en un PAN que aprendió la lección y podría recuperar el gobierno.

Los detractores de MC han insistido que la elección dejó claro que no tienen fuerza fuera de Jalisco. Pero eso se sabía desde la forma en que participaron en la competencia. Si no tenían candidatos fuertes, tampoco posibilidades de dar la pelea.

Amlo

Andrés Manuel López Obrador.

Tal vez más allá de los votos que obtuvo, el impacto que tendrán los comicios del 5 de junio para Movimiento Ciudadano será por el crecimiento del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que podría cambiar las condiciones de negociación de la dirigencia nacional con López Obrador. Si MC va a una coalición de izquierdas con el “Peje”, será interesante ver la decisión que tome el grupo de Enrique Alfaro Ramírez.

Sobre las candidaturas independientes, los partidos políticos y los medios de comunicación oficiales seguramente aprovecharán para echar más tierra. Lo cierto es que las reglas que hay para estas candidaturas hacen que vayan a una competencia en condiciones desfavorables y de desigualdad. Su confección, lo sabemos, da más para pensar en alcaldías y diputaciones, donde algún líder social o egresado de partidos políticos, conocido por la comunidad, es considerado una buena opción para entregarle su voto.

Y de los ciudadanos, se podría decir que fueron los que finalmente ganaron. Aunque la alternancia en nuestro país no ha dejado hasta ahora dividendos sociales importantes, al menos los mexicanos dijeron que frente a la urna sí se revisa a los políticos y se toma, en solitario, una decisión al respecto.

EtiquetaSonia
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox