Hillary no sabe cómo atacar a Trump

901
0
Compartir
Hillary es combativa, tiene experiencia y sabe cómo producir resultados.

Hillary es combativa, tiene experiencia y sabe cómo producir resultados.

HOY TRUMP DEFINE QUÉ SE HABLA EN LOS MEDIOS CON SU ESTILO CONFRONTATIVO Y SUS POSICIONES DISRUPTIVAS

 Ricardo Amado Castillo*

Washington, DC.- Hillary Clinton no debería perder la elección presi­dencial de 2016. Tiene un equipo consolidado con experiencia en campañas presidenciales. Tiene más dinero y mayor capacidad de recaudar fondos (fundrai­sing). Tiene mayor aceptación en grupos demográficos clave como los Hispanos, los Afroamericanos y las Muje­res. Y además el Presidente Obama termina su último mandato con buenas evalua­ciones.

La elección en principio se decide en un puñado de esta­dos “competitivos”: Colorado, Florida, Iowa, Nevada, New Hampshire, Ohio, Virginia, y quizás también Pensilvania. Todos estos estados de natu­raleza “centrista” son menos proclives a las exageracio­nes teatrales y ofensivas de Trump.

Hillary no sabe cómo atacar a Trump. Un día lo ataca por misógino. Otro por fascista. Otro por racista. Otro por divisivo. Otro día lo ataca por no mostrar sus impues­tos. Otro por ser un millonario sin escrúpulos. Las campañas electorales las gana quien define correctamente a su ad­versario. Hasta hoy Hillary no ha sabido cómo hacerlo con la contundencia necesaria.

Hoy Trump define que se habla en los medios con su estilo confrontativo y sus po­siciones disruptivas.

El mayor desafío de Hillary de cara a las elecciones es olvidarse de Trump, mantener su agenda y convencer a los Estadouni­denses de que ella tiene un mejor plan para la economía del país y la de sus familias, y muy especialmente que con ella habrán más y mejores empleos.

El magnate, Donald Trump.

El magnate, Donald Trump.

El contraste que Hillary necesita establecer es el de “Propuestas concretas para un mejor futuro para todos” versus “ideas vagas sin sus­tento que solo buscan benefi­ciar a unos pocos y especial­mente al mismo Trump”. La campaña de Hillary tiene que arriesgar más y hablarle a los Norteamericanos de sueños, de oportunidades, de un nue­vo contrato social en el que todos podemos progresar.

El slogan de Hillary es “Fighting for Us”, cuya traducción sería “Luchando por Nosotros”. Un error pues enfatiza sus capacidades pero la pone por encima de la gente. Los norteamerica­nos sabemos que Hillary está calificada, sólo que aún no imaginamos bien el futuro al que ella nos convoca. Quizás es el momento de ajustar el slogan y usar “Fighting Together for a Better Future” (Luchando juntos por un futuro mejor).

Hillary es combativa, tiene experiencia y sabe cómo pro­ducir resultados. A veces luce aburrida y predecible, lo cual no necesariamente es malo al lado de un personaje como Trump. Justamente, una parte de la elección se juega en posicionar al candidato re­publicano como “Un peligro para los Estados Unidos” que no debemos correr.

Hillary no debería perder la elección presidencial de 2016. Pero, bueno, tampoco debió perder la de 2008…

*Ricardo Amado Castillo ha colaborado recientemente en diversos procesos electorales en Argentina, Brasil, Ecuador, y México. El foco de su trabajo estudia la intersección entre la estrategia, el uso de nuevos medios digitales y la movilización. Actualmente dicta un curso de posgrado para la George Washington University sobre Movilización de Bases. Vive en Washington DC.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox