¿Debilita Ipejal a Ayón?

3502
0
Compartir
¿Es responsable el secretario estatal o es sólo grilla?

¿Es responsable el secretario estatal o es sólo grilla?

EL HOMBRE DE MAYOR CONFIANZA DEL GOBERNADOR ENFRENTA SU MAYOR RETO. ¿YA NO ES INTERLOCUTOR ENTRE ARISTÓTELES Y ALFARO?

Mientras las autoridades estatales aseguran que los recursos invertidos por el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) en la empresa Abengoa no corren riesgo y podrán recuperarse una vez que concluya el proceso al que ésta es sometida, la información sobre las complicaciones que enfrentan los particulares sigue circulando.

Pero la tranquilidad de quienes decidieron capitalizar a la empresa, poniendo en riesgo 600 millones de pesos de los trabajadores del estado y los municipios de Jalisco, parece no venir de la certeza de recuperar la inversión, sino del respaldo que pudo haber más arriba, sobre el rescate a Abengoa.

No es un secreto para nadie que esté medianamente informado sobre lo que sucede en el círculo inmediato al gobernador Aristóteles Sandoval Díaz: Francisco Ayón López, como presidente del Consejo Directivo de Pensiones, tiene una importancia en su equipo; y, al parecer, toma las decisiones en Ipejal. Por ello, el tema obliga a revisar qué tan dañado quedará el hombre fuerte del mandatario.

El secretario de Educación es el representante del Gobierno del Estado en 14 áreas diferentes, como él mismo lo ha señalado, pero destacan si duda tres responsabilidades que atiende personalmente y, además, donde él toma las decisiones: Educación; el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) y el Ipejal.

Quienes forman parte del Consejo Directivo de Ipejal, aseguran que las sesiones no se celebran mensualmente sino que, debido a las múltiples responsabilidades de Ayón López, se reúnen tres o cuatro reuniones en una, en las que se votan simplemente los proyectos que él les presenta. Ahí, Hugo Michel, subsecretario de Finanzas del Gobierno del Estado, juega el papel de técnico para convencer ante cualquier duda que se presente.

Fue así como desde mediados de 2014 se comenzó a cocinar la inversión en Abengoa, una empresa que ya venía con problemas financieros y necesitaba capitalizarse, por lo que emitió bonos de deuda.

El rescate de esta empresa parece tener más importancia para el Gobierno Federal que para el local, por lo que no debería descartase que en realidad se tratara de una indicación o “un favor” solicitado desde el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Los españoles, además de la concesión del acueducto que va de la presa El Zapotillo a la ciudad de León, Guanajuato, ganaron las licitaciones para tres obras relacionadas con el sector energético, es decir, uno de los ejes de las grandes reformas empujadas por el Presidente de la República.

Las cuatro obras adjudicadas a Abengoa son de la Comisión Nacional del Agua, en el caso del acueducto, dos más de la Comisión Federal de Electricidad y una de Petróleos Mexicanos.

Además de Ipejal, también compraron bonos para capitalizarla otras institucionales federales, como el Infonavit, Banobras y Nafinsa.

Todas lo hicieron a través de Grupo Financiero Monex, envuelto en polémica por el financiamiento de la campaña de Peña Nieto.

Todo lo anterior viene a cuento ante la necesidad de revisar si Francisco Ayón tiene responsabilidad en el riesgo de perder los 600 millones de Ipejal invertidos en Abengoa o si, como se asegura en la política, el que obedece no se equivoca.

Una duda adicional surge sobre la falta de transparencia en esta operación, porque si bien el tema lo da a conocer Ipejal, lo hace cuando ya sabía que era investigado, pues en ninguna de sus actas de la sesión del Consejo Directivo aparece. Incluso, integrantes del mismo han confirmado que desconocían que esta inversión se había hecho.

La otra parte de este problema, es la situación financiera por la que atraviesa el fondo de Pensiones y los riesgos que advierte la empresa Farell. El estudio, que puede consultarse ya en la página web de Ipejal, había sido escondido. Incluso, cuando en la comparecencia ante diputados del viernes 20 de mayo se cuestionó a los representantes del organismo sobre el mismo, dijeron que no lo tenían.

Si bien es cierto se trata de un estudio técnico, que pinta un panorama a futuro, es decir, que no es un problema actual, sí hay señalas de alarma y se registra un déficit. Las autoridades han insistido en que no ha habido malos manejos, pues los activos de Pensiones se han incrementado, lo cual tiene lógica, pues las aportaciones de patrones y trabajadores crecieron al reformarse la ley, lo que representará que de 13 por ciento en 2009, se llegue a 32 por ciento del salario de los trabajadores en 2017. El problema es que a partir de 2018, dejará de crecer.

En medio de todo esto, Francisco Ayón enfrenta, sin duda, la prueba más importante desde que fue incorporado al equipo de Sandoval Díaz como su hombre de más confianza, tanta como para incluso haberlo dejado a cerrar la Alcaldía de Guadalajara cuando pidió licencia para buscar la Gubernatura. Ni siquiera la puesta en marcha en Jalisco de la reforma educativa metió en problemas a Ayón.

El gobernador, Aristóteles Sandoval.

El gobernador, Aristóteles Sandoval.

Otro punto a destacar en el caso Ipejal, es la confrontación con el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. ¿Por qué llama la atención?, porque Ayón López aseguraba ser el interlocutor permanente con Movimiento Ciudadano.

Hasta ahora, dar una lectura política le ha servido a Francisco Ayón para librar los golpes. Al ser uno de los “candidateables” en el equipo del mandatario, su defensa se ha ido por esta vía.

Y puede que tenga razón. Pero las cosas podrían ponerse peores si Abengoa no resuelve su situación o si, aún resolviéndola, el lugar en la fila de cobros de Ipejal es muy lejano, porque seguramente los acreedores de España llevarán prioridad y, luego, la empresa tendrá que responder por los recursos que ya había recibido para las cuatro obras que le fueron asignadas en México y que ha ido abandonando.

La otra parte será la transparencia y las acciones que deban tomarse para resolver la situación financiera de Pensiones. La consultora Farell salió a defender a los directivos de Ipejal, diciendo que se malinterpretó su estudio. Pero sí señala que la reserva sólo crecerá hasta 2021 y que, a partir de ese año, tendrá que hacer uso primero de los rendimientos y luego del capital, para cubrir su gasto anual.

En su comunicado, Farell niega haber sugerido el aumento de cuotas. Sin embargo, en la página 32 señala expresamente que, con los resultados de la revisión a las finanzas,  si “se deseara establecer una prima que fuera suficiente para poder cubrir la expectativa de gastos de manera permanente, su importe tendría que ser equivalente al 38.5 por ciento del sueldo de los trabajadores activos”; esto es, 6.5 por ciento más que lo marcado actualmente en la ley.

Así que, una vez desempolvado el tema de lo mediático y la política, Francisco Ayón deberá hacer frente a las decisiones para resolver los malos manejos que, concediéndole no sean su culpa, sí son al menos su responsabilidad.

Compartir

Dejar un comentario