Las Villas, ¿a plebiscito ?

1623
0
Compartir

Gabriel Torres-09Las Villas Panamericanas son, sin lugar a dudas, el ícono más paradigmático de la impunidad en Jalisco.

Se trata de 690 mdp del Iprovipe y 340 mdp del IPEJAL, que fueron destinados a un proyecto que siempre violó normas ambientales, planes parciales y usos de suelo. Por si fuera poco, los desarrolladores de Villas Panamericanas ni siquiera han presentado estudio de impacto ambiental.

Debido a ello, carecen de permiso de habitabilidad y se encuentran empantanadas en diversos procesos jurídicos que prohíben su habitabilidad, comercialización y la suspensión de los contratos firmados por el Gobierno del Estado para la construcción de este complejo.

Con Emilio González, el proyecto contemplaba invertir 1,200 mdp y recuperar poco más de 2,000 mdp en utilidades.

Ahora, el mejor prospecto para Villas es que, por lo menos, tengan algún uso social.

Las alegres utilidades y la recuperación de la inversión pública en este proyecto están fuera de toda discusión.

No obstante, día con día, el futuro de las Villas parece más oscuro e incierto: Protección Civil de Zapopan, después de un peritaje en la Zona, advirtió de la potencial probabilidad de un incendio en Villas –que podría extenderse a la Primavera por la cercanía–, puesto que arbustos y pastizales acusan metro y medio de altura y condiciones de extrema sequedad.

No obstante, los desarrolladores no permiten el acceso a la Zona para atender este grave problema, pero tampoco hacen labores de limpieza y mantenimiento de la maleza ahí registrada, es decir, “ni pichan, ni cachan ni dejan batear.”

De igual forma, hace unos días, los desarrolladores de Villas, a través de su representante legal, dieron un “ultimátum” (así como lo lee) de un mes al Gobierno Estatal para que den a conocer un plan específico de acción para resolver los conflictos.

Asimismo, ya demandaron por la vía civil al Gobierno del Estado con la intención de que el juez determine indemnizar al dueño del predio [reclaman 500 mdp] y entregárselo con todo lo construido a él mismo.

Empresarios mañosos amagando al gobierno, cuando fueron cómplices y estuvieron coludidos en la realización de un elefante blanco que violentó todas las normas urbanísticas, ambientales y administrativas.

En un auténtico Estado de Derecho, tanto los funcionarios como los particulares responsables de su construcción, deberían estar purgando una pena en la cárcel. Aquí no sólo no sucede lo anterior, los empresarios amagan al Gobierno. Los patos, le tiran a las escopetas.

No sería extraño que, con este clima de impunidad, bien pudieran incendiarse las Villas y el Bosque de la Primavera, indemnizarse a los particulares, y tirar a la basura 1,100 mdp del erario, para que no exista un responsable de tanta fechoría.

Ahora que tanto cacarean los mecanismos de participación ciudadana, ¿no sería buena forma de estrenar el plebiscito consultando directamente a la población sobre el posible destino de este monumento a la corrupción?

EtiquetaTorres
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox