Alfaro entra al reparto de cuotas

9472
1
Compartir

Purgatorio-03Ya es larga la lista de las incongruencias que practica el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. Apenas ganó la elección, y se quitó el disfraz de oveja. Ahora, recurre a las viejas prácticas que tanto criticó, hace oídos sordos a las críticas, él va por lo suyo sin importar con quien tenga que amarrarse, o pasarle por encima.

Qué pronto enseñó el cobre el alfarismo. Ese movimiento que denostaba las cuotas de poder, que denostaba las decisiones que se tomaban por intereses de grupúsculos partidistas o sectarios: qué pronto se acabaron los enfrentamientos entre el Alcalde tapatío y a quien señalaba como un ladrón, como un maniqueo, el líder de la UdeG, Raúl Padilla López. Hoy Alfaro y Raúl caminan agarrados de la mano…

Alfaro dejó su discurso incendiario contra Raúl y pasó a los acuerdos en lo oscurito. El alfarismo aceptó sin chistar el acuerdo para que Trino Padilla llegara sin contratiempos como Procurador de Desarrollo Urbano. Trino, sin tener experiencia, llega a ese puesto con todos los votos de los diputados, incluidos los de Movimiento Ciudadano, que coordina Ismael del Toro.

¿A cambio de qué? ¿Cuál fue el acuerdo al que llegó Alfaro con Raúl para que el primero apoyara al hermano del segundo?

El alcalde Enrique Alfaro.

El alcalde Enrique Alfaro.

Alfaro acordó entrarle al reparto, entrarle a lo que tanto denostó: antes abominaba la repartición de espacios y cuotas en la elección de Consejeros de la Judicatura, pero hoy se inaugura aceptando ya al primero, su primer cuota: el abogado corporativista, carente de experiencia en materia jurisdiccional, Eduardo Moel Modiano, un litigante sin mayor mérito que ser socio del despacho Lazo-Mendizábal, dueño de la cadena de estacionamientos Pare de Occidente, y según se dice, uno de los principales impulsores económicos del Alcalde tapatío. Ése es el precio.

¿Cómo olvidar las consignas de Alfaro contra la repartición de cuotas? Siempre dijo que esa práctica pervertía a las instituciones, que él y su movimiento siempre votarían por los mejores elementos…

Pero hoy vemos que lejos de apoyar a los mejores elementos, acomoda su moral y sus principios políticos para aceptar en la Judicatura a alguien que no puede presumir ser el mejor: ¿es el mejor elemento Leticia Leal, ex directora de un centro universitario de la UdeG, para asumir como Consejera de la Judicatura? ¿Era el mejor perfil Trino Padilla para ser el Procurador Urbano?

El líder moral de la UdeG, Raúl Padilla.

El líder moral de la UdeG, Raúl Padilla.

Alfaro tuvo que pactar con Padilla el apoyo a Trino y a Leticia para lograr colar a Eduardo Moel. Alfaro ya entró a la tómbola, al carrousel de reparticiones.

¿Quiere decir, entonces, que desde ahora van a votar por los candidatos a Magistrados que le toquen al PRI o que le toquen al PAN, sea quien sea, porque ya le tocó a él un consejero?

¿Dónde quedó ese discurso de honestidad, de pureza y de golpes de pecho de Enrique Alfaro?

EtiquetaPurgatorio
Compartir

1 comment

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox