La tortura militar

1036
0
Compartir

Ruben MartinLa tortura es un método que históricamente el ejército mexicano ha practicado. Por eso es un poco iluso decirse sorprendidos por el video circulado la semana pasada donde se muestra los crueles métodos de tortura aplicados por los militares en la actualidad.

En el video se mira a una mujer de 22 años de Ajuchitlán del Progreso, Guerrero, interrogada violentamente por dos militares (una mujer y un hombre) y un policía federal. El video de apenas unos minutos muestra la crueldad con la que el policía federal pone una bolsa de plástico en la cabeza de la mujer, cerrando el aire desde el cuello: son apenas unos segundos, pero suficientes para que la mujer desfallezca. Y luego le vuelven a aplicar el simple pero eficaz método torturador.

cienfuegos2

Salvador Cienfuegos.

El impacto del video motivó un inusitado acto de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el pasado sábado 16 de abril, cuando el titular Salvador Cienfuegos convocó a 30 mil soldados en el campo Militar nº 1 en la Ciudad de México y a otros 100 mil más en las distintas regiones militares del país para ofrecer disculpas por este caso y llamó a la tropa a conducirse con ética.

Después del general Cienfuegos, el titular de la titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, también ofreció disculpas por la participación del policía federal en el episodio de tortura grabado, seguramente, por otro miembro de las fuerzas armadas federales.

Pero esas disculpas no tendrán ningún eco, y ningún impacto. La tortura forma parte del entrenamiento de los cadetes de las escuelas militares, entre ellas el Heroico Colegio Militar, y de los métodos que aplican para el control, sometimiento y disciplinamiento de sus adversarios internos, sean miembros de las organizaciones del crimen organizado o de organizaciones y civiles que tienen la mala fortuna de enfrentar al ejército.

Para no remontarnos a ejércitos de periodos anteriores, basta constatar que las fuerzas armadas mexicanas que emergieron de la revolución han sido responsables de decenas de masacres que se han cometido en contra de organizaciones o poblaciones movilizadas, pacíficas o armadas. Es el ejército mexicano quien ha reprimido con saña movilizaciones sociales, como protestas contra fraudes electorales, movimientos obreros que han cuestionado la tutela del Estado, movimientos campesinos-populares como en Guerrero, el movimiento estudiantil de 1968, las diversas guerrillas urbanas y campesinas en la historia reciente del país, y más recientemente, la estrategia de contrainsurgencia aplicada en contra de las comunidades zapatistas que declararon el “Ya basta”, el 1º de enero de 1994.

Los casos de tortura, desaparición forzada y asesinatos extrajudiciales, se han incrementado desde que los gobiernos federales decidieron poner a las fuerzas armadas federales al frente de una absurda “guerra contra las drogas” que es el pretexto para la guerra contra la población utilizada para la reorganización del territorio nacional a fin de garantizar los procesos de acumulación de ganancias, sean legales o ilegales.

Es en este contexto que debe leerse la tortura de parte de las fuerzas armadas. En un contexto de guerra interna donde la tortura se convierte en un instrumento de aplicación de la fuerza, el sometimiento y forma de arrancar confesiones falsas.

raul gonzalez perez

Raúl González Pérez.

Al presentar su informe de labores, ante los ministros de la Corte el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl González Pérez, dijo que durante 2015 las instituciones que integran las fuerzas federales (Secretaria de la Defensa Nacional, Secretaria de Marina y la Policía Federal), acumularon 1,776 quejas ante dicha comisión, principalmente por detenciones arbitrarias; tratos crueles, inhumanos y degradantes a las personas.

En la mal llamada guerra contra las drogas, la Procuraduría General de la República (PGR) recibió 4 ,055 denuncias por tortura en sólo ocho años entre 2006 y 2014, que involucra a 1,273 militares. Estas cifras no toman en cuenta los casos de tortura de las policías estatales o municipales. En suma, todos los cuerpos de seguridad del país utilizan este método para arrancar confesiones, o como método para someter a disidentes del Estado.

Por eso irritó tanto al gobierno de Enrique Peña Nieto las conclusiones del relator de Juan E. Méndez, Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), quien en mayo de 2015 denunció que “La tortura es generalizada en México”. El video de la mujer de torturada por asfixia lo confirma.

 

@rmartinmar

EtiquetaRuben
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox