Papeles de Panamá

1509
0
Compartir

Ruben MartinSin que ninguna autoridad mexicana le tocara un pelo, el dueño del Grupo Higa, Juan Armando Hinojosa Cantú, sacó del país 100 millones de dólares (más de 1,500 millones de pesos) en julio del año pasado, justo cuando ocurría la polémica revelación de que él construyó la Casa Blanca de la familia de Enrique Peña Nieto.

La finca donde la familia presidencial vivió un tiempo fue construida por empresas propiedad de Hinojosa Cantú, y la investigación periodística que la sacó a la luz pública dejó en claro que estrecha relación entre el constructor y Peña Nieto. Pero ante el escándalo del conflicto de intereses tan evidente, Angélica Rivera, la esposa del presidente, salió a los medios a tratar de vender la historia de que la casa de siete millones de dólares la había adquirido con los sueldos que Televisa le pagó como actriz de telenovelas. Esa telenovela no tuvo raiting en la sociedad mexicana y a la larga la mayoría de los mexicanos asumimos que la Casa Blanca fue un regalo del constructor al político en pago por los millonarios contratos recibidos.

Estimaciones de la revista Proceso indican que las empresas de Hinojosa Cantú han recibido contratos para obra pública y otros negocios por más de 60,000 millones de pesos en los gobiernos de Peña Nieto, como gobernador del Estado de México y como titular del Poder Ejecutivo federal.

033n1est-1

Juan Armando Hinojosa.

Ahora otra investigación periodística, denominada Papeles de Panamá, nos revela que Hinojosa Cantú contrató los servicios del despacho D’Orleans & Bourbon Associates con sede en Miami y con oficinas en la Ciudad de México, a fin de que le crearan empresas en paraísos fiscales para mover 100 millones de dólares.

En los reportajes del semanario Proceso y del portal de Aristegui Noticias, se revela además que la firma D’Orleans & Bourbon Associates solicitó los servicios del despacho panameño Mossack Fonseca, una de las cinco firmas más grandes del mundo especializada en la creación de empresas offshore, para construirle al dueño del Grupo Higa un entramado legal, fiscal y bancario mediante el cual le crearon empresas en Gran Bretaña, Holanda, y Nueva Zelanda, a fin de tratar de hacer desaparecer su nombre detrás de los 100 millones de dólares que sacó del país.

Pero no lo logró, gracias a esta investigación periodística internacional, considerada la más grande de la historia. Los Papeles de Panamá son 11.5 millones de documentos del despacho panameño Mossack Fonseca, en los cuales se revela que se crearon más de 214 mil empresas para 14,153 clientes de 21 países entre 1977 a 2015. Los documentos fueron filtrados al diario alemán Süddeustche Zeitung y éste decidió compartir la montaña de documentos fiscales-contables al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

376 periodistas de 109 medios de información de 76 países investigaron los documentos un año. Los resultados de la investigación fueron publicados el domingo 3 de abril y en ella se revela que están implicados al menos doce jefes de Estado, 61 familiares o socios de jefes de Estado, 128 políticos y al menos 29 multimillonarios que aparecen en la lista de la revista Forbes. Este es el alcance de los Papeles de Panamá.

salinas

Ricardo Salinas Pliego.

En México, además de Hinojosa Cantú aparecen implicados en este escándalo de manejo de dinero en paraísos fiscales, el dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, funcionarios de Televisa como Alfonso de Angoitia, contratistas de Pemex como Ramiro García Cantú, actrices como Edith González, o narcotraficantes como Rafael Caro Quintero.  Según el recuento de la revista Proceso, en el caso de México se contabilizaron 65 compañías, 47 beneficiarios finales o dueños, 29 clientes y 208 accionistas de empresas vinculadas con mexicanos o extranjeros radicados en México.

Pero el caso de Hinojosa Cantú es emblemático, tanto por el monto de los recursos que movió a paraísos fiscales, como la impunidad con la que el gobierno permite este tipo de operaciones. El trato a este contratista privilegiado de Peña Nieto contrasta con el trato que las autoridades hacendarias dan a la mayoría de los contribuyentes mexicanos. Muchas pequeñas empresas, y cientos de miles de prestadores de servicios se ven acosados constantemente por Hacienda por transacciones de miles de pesos, y parece curioso que una transacción de más de 1,500 millones de pesos no fuera notada por las autoridades fiscales.

Los Papeles de Panamá ponen al descubierto el doble rasero del gobierno mexicano: una persecución y terror fiscal para los pequeños contribuyentes e impunidad absoluta para los grandes contribuyentes, aunque muevan fortunas difíciles de justificar legalmente.

 

@rmartinmar

 

EtiquetaRuben
Compartir

Dejar un comentario