Madruguetes

1179
0
Compartir

Salvador Cosio-08Hay de madruguetes a madruguetes y el primero sobre el que daré cuenta es el que padecimos todos al recortar una hora de nuestro valioso sueño, y es que de nueva cuenta como desde hace 20 años en que se instituyó por ley, en México dio comienzo ayer el Horario de Verano en su versión 2016, con lo que las autoridades del sector prevén supuestos ahorros en el consumo de energía eléctrica que reditúan, dicen, en menos contaminación ambiental y también, en lograr mejores economías públicas y privadas.

En el recuento de logros, mediante estudios realizados dados a conocer recientemente, se menciona que durante el 2015 el ahorro en el consumo eléctrico generado sería suficiente para abastecer de energía a unas 600 mil casas habitación durante 365 días. De igual forma se señala que se evitó la emisión de más de 450 mil toneladas de bióxido de carbono. La Secretaría de Economía subrayó que Estudios del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica, con la participación de la Comisión Federal de Electricidad, y del Instituto de Investigaciones Eléctricas, revelan que la aplicación del Horario de Verano en el año anterior, generó un ahorro en consumo de 1,046.47 gigawatts/hora, equivalente al consumo de 9.18 millones de lámparas encendidas durante un año las 24 horas del día. La contribución económica por la implementación del Horario de Verano en 2015 se estima en 1,470 millones de pesos, al considerar un costo medio de la energía eléctrica de 1.4048 pesos por kilowatt hora para los usuarios domésticos. Finalmente, con el horario de Verano 2015, se evitó el consumo de energía primaria equivalente a 1.33 millones de barriles de petróleo. Cifras y datos que no todos los mexicanos comparten, pues un buen sector de la población no está de acuerdo con la medida al asegurar que de manera particular los mencionados beneficios son solamente una estadística que no se refleja por ejemplo en los gastos personales que realizan por consumo de energía eléctrica. En tanto existen también quienes aseguran lo contrario.

Para esta edición del horario de verano que inició  en la madrugada del domingo 3 de abril y culminará el 30 de octubre, la expectativa oficial es que se superen las cifras del año pasado, con la finalidad de reducir en gran cantidad el uso de combustibles y mejorar la calidad del aire, así como contribuir a la disminución del calentamiento global, que ha generado cambios climáticos de efectos drásticos contra los habitantes del planeta.

Esta modalidad se implementó en México desde 1996, excepto en Sonora y Quintana Roo, mediante el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 4 de enero y según el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) se aplica en dos etapas: La primera consiste en que el reloj se modifica, en los 33 municipios de la franja fronteriza norte desde el segundo domingo de marzo al primer domingo de noviembre, para homologar su horario con el de la zona fronteriza estadounidense, que cambia en esas mismas fechas. Esto con el propósito de facilitar la vida cotidiana de los residentes, que cruzan la frontera por motivos laborales o escolares, lo que no incluye a Sonora. La segunda etapa se concentra en el resto del país donde el sistema entra en vigor desde el primer domingo de abril al último de octubre. Aquí tampoco se incluye a Sonora, que conserva un solo horario durante todo el año, porque va a la par de Arizona, EE.UU., con el que colinda.

En términos generales, la medida consiste en adelantar una hora los relojes para modificar el encendido de la luz eléctrica, toda vez que las diferencias son mayores por las mañanas, de 5:00 a 8:00 horas y así por la tarde-noche, de las 17:00 a las 24:00 horas.

Debido a este cambio, la teoría dice que baja el uso de energía eléctrica y por ende, disminuye el consumo de quema de combustibles, que son recursos no renovables y altamente contaminantes.

Como ya se comentó, el objetivo principal de la implementación de este horario durante los meses de verano, se señala, es ahorrar para hacer un mejor uso de la luz natural. Esto sobre todo en las regiones y países más alejados de la línea divisoria del planeta conocida como ecuador, donde existe una gran diferencia entre horas de sol y noches, todo esto, debido a la inclinación de la Tierra. Es decir, amanece más temprano y el sol se oculta más tarde.

Actualmente se sabe que las naciones cerca del ecuador no necesitan un cambio de horario, puesto que la cantidad de tiempo que está el sol dando luz, no varía significativamente durante el año.

Ahora bien, vale reconocer que pareciera que el cambio de horario es una situación de alguna manera reciente, sin embargo existen documentos que muestran que tal sistema fue propuesto inicialmente por Benjamín Franklin desde 1784, quien publicó un ensayo en Le Journal de Paris, en el que calculó lo que se lograría, dejando de utilizar velas si los parisinos se levantaran más temprano durante los meses de verano, aprovechando la luz solar y reduciendo la necesidad de iluminar artificialmente sus hogares. Oferta que fue desechada tajantemente en su momento.

No fue sino hasta 1895 que George Vernon Hudson, astrónomo y entomólogo realizó y planteó en su ensayo “Ajuste del Tiempo Estacional en Países al Sur de la latitud 30º”, un cambio de horario de 2 horas para la ciudad de Christchurch, para que se pudiera disfrutar de más luz en actividades vespertinas. En opuesto a la actitud mostrada un siglo atrás, la población mostró interés en la propuesta. Sin embargo, jamás se llevó a cabo. Después, el inglés William Willet, en 1907, de carácter autónomo, formuló en un folleto titulado “Desperdicio de la luz natural” propuso avanzar 20 minutos los relojes cada domingo de abril y retardarlos 20 minutos cada domingo de septiembre. Esta idea llegó al parlamento inglés por el liberal Robert Pearce, y fue convertida en propuesta de ley para 1908. Pero aun así no logró desarrollarse. No fue sino hasta abril de 1916, nueve años después, que en Brandon, Canadá, fue la primera ciudad en efectuar esta medida. Y así durante la Primera Guerra Mundial en ese mismo mes, Alemania y sus aliados siguieron los pasos de Canadá para ahorrar consumo de carbón y combustible, indispensable para la batalla. De tal manera que, Inglaterra y los países unidos a dicha nación se dieron cuenta de la efectividad al conservar carbón, por lo que imitaron la técnica. Fue entonces para 1918 cuando Rusia, Estados Unidos y diversos países europeos también adoptaron el cambio de horario. Sin embargo, una vez que se terminó el conflicto la mayoría de las naciones regresaron al tiempo de la preguerra, no obstante al iniciar la Segunda Guerra Mundial se retomó el cambio de horario, por los mismos motivos que consideran el ahorramiento de recursos naturales.

Debido a esto, a través del siglo XX la gran mayoría de los países del mundo ha desfasado su horario en alguna ocasión. A manera que para el 2012, poco más de 50 países adoptaron el cambio de horario. A la fecha son más de 85 las naciones que ponen en practica esta medida, que ahora entendemos, nació más en sentido de ahorro de hidrocarburos y del costo de su producción.

Por otro lado, para algunas personas el cambio de horario representa un desajuste en su reloj biológico, por lo cual los especialistas recomiendan, durante tres días previos y posteriores al cambio, dormir y despertar media hora antes o después de acuerdo a este, para que el cuerpo se ajuste de manera progresiva.

La gente más sensible al nuevo horario llega a sentir somnolencia, irritabilidad, dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y en ocasiones no puede conciliar el sueño por las noches. Las molestias, señalan los especialistas, se deben a la diferencia de cronotipos, esto es que cada persona se acomoda de forma particular al ritmo circadiano, que representa el ciclo de sueño y vigilia durante 24 horas, y es que nuestro cerebro, el hipotálamo para ser exactos, cuenta con un sistema que distribuye nuestras funciones y estado anímico en un periodo aproximado de 24 horas. Esta distribución está directamente conectada con nuestra percepción de la luz solar o falta de ella. Así el sistema sabe producir ciertas hormonas que nos mantienen activos en el día y nos provocan sueño en la noche, entre otras funciones. Cuando hay un cambio de horario, el sistema, que conocemos como reloj biológico, se desajusta, ya que está acostumbrado a ciertas horas de luz y oscuridad.  Durante este periodo de confusión para nuestro cerebro podemos padecer insomnio o cansancio. Un caso extremo de esto es el llamado jet lag, donde ocurren cambios de siete u ocho horas, que son más drásticos y por eso son más notorios en nuestro estado anímico y de salud.

Pero también hay madruguetes políticos, y es que en este rubro, como en el amor, dicen, todo se vale. Tronó la bomba y con ello se han revivido los fantasmas de las operaciones electorales amañadas y manipuladas desde el punto de vista de la disuasión, confusión y sesgo de información y propaganda con propósito de desaliento y rechazo hacia un candidato y el encumbramiento de otro; guerra sucia, pues en pocas palabras. Los testimonios del supuesto hacker colombiano Andrés Sepúlveda a una prestigiada revista internacional sobre cómo aparentemente  amañó elecciones durante años en toda América Latina, han sacudido a varios Gobiernos, que se han visto obligados a negar categóricamente las afirmaciones del llamado pirata informático. Sepúlveda, que cumple una condena de 10 años de cárcel por espionaje en Colombia, cuenta que intervino en campañas electorales en Nicaragua, Panamá, Colombia o Venezuela; sin embargo llama poderosamente la atención que ha centrado sus ultimas declaraciones en detallar las presuntas operaciones que habría realizado aquí en México y que tienen que ver con las elecciones presidenciales de 2012 y otros comicios estatales. La información se basa en entrevistas a Sepúlveda, a su supuesto socio, un venezolano radicado en Miami Juan José Rendón y a las partes afectadas. Así la noticia ha tomado el supuesto trabajo de Sepúlveda para el hoy partido gobernante en México, como ejemplo de lo que era capaz de hacer.

Sepúlveda, explica que lideró un equipo de hackers al servicio de la campaña del hoy Presidente Enrique Peña Nieto. Asegura que su equipo habría saboteado las campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota. “Con un presupuesto de 600,000 dólares”, narran los trascendidos, “El trabajo de Peña Nieto fue con diferencia el más complejo (…) Los hackers robaron estrategias de campaña, manipularon redes sociales para crear falsas oleadas de entusiasmo y burla e instalaron software malicioso en las oficinas de campaña de la oposición, todo para ayudar a que Peña Nieto lograra la victoria”.

Se dice que el equipo comandado por Sepúlveda instaló programas informáticos espías en los servidores y equipos de computo del cuartel general de López Obrador, lo que le permitía clonar y acceder a los teléfonos y las computadoras de cualquiera que usara las redes, incluido el candidato. Con Vázquez Mota hizo algo parecido. Cuando los equipos de los candidatos preparaban discursos, Sepúlveda contaba con los detalles tan pronto como los redactores los tecleaban.

Sepúlveda fue condenado en abril de 2015 en Colombia a 10 años de prisión por espiar e interceptar las conversaciones de los negociadores del proceso de paz entre la guerrilla y el gobierno. Se le atribuyen los delitos de concierto para delinquir, acceso abusivo informático, violación de datos personales, espionaje y uso de software malicioso. Pese a que algún medio colombiano afirmó recientemente que se encontraba en Estados Unidos, desde la Fiscalía aseguran que se encuentra en una especie de calabazos del DAS, el antiguo Servicio Secreto, después de permanecer en un principio en el búnker de la propia Fiscalía. Cada movimiento de Sepúlveda va acompañado de fuertes medidas de seguridad. El caso de Sepúlveda ya salpicó las últimas elecciones presidenciales de Colombia. Después de la victoria en primera vuelta del aspirante Oscar Ivan Zuluaga, el candidato del Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, férreo opositor al proceso de paz.

También se dice que Sepúlveda manejó miles de cuentas falsas [de redes sociales] y las usó para dirigir el debate sobre el plan de Peña Nieto para acabar con la violencia vinculada al tráfico de drogas, inflando el impacto en redes, que luego replicaban usuarios reales. Para tareas menos sutiles, contaba con un ejército en Twitter de 30,000 bots o cuentas automáticas falsas, capaz de generar tendencias por sí mismo. Una de las conversaciones que inició avivó el miedo a que cuanto más subiera López Obrador en las encuestas, más se hundiría el peso.

El año pasado, antes de ser condenado en Colombia, Sepúlveda aseguró: “Hace 11 meses y 5 días fui capturado en mi oficina, desde donde funcionaba el mayor centro de espionaje contra el proceso de paz y la central de propaganda negra de la campaña presidencial del candidato opositor. Al unir mi trabajo y mi afinidad política, me convertí en un paria de la patria, afecté el honor y la lealtad de los miembros de nuestro Ejército y Policía Nacional, todas las acciones en las que participé para luchar contra el terrorismo, fueron heridas de muerte cuando me involucré en la campaña presidencial del año 2014, debido a las acciones que estaba realizando y las que faltaron por realizar contra el proceso de paz, pude desencadenar una guerra más fuerte y atroz que la que está viviendo actualmente nuestro país”.

En Nicaragua, Sepúlveda asegura que “infiltró” la cuenta de correo electrónico de Rosario Murillo, la esposa del presidente Daniel Ortega.

En Costa Rica, el Tribunal electoral decidió abrir una investigación preliminar en base a la publicación de las notas relacionadas con Sepúlveda. El tribunal estudiará los reportes financieros de la campaña de Johnny Araya de 2013-2014. Araya fue el candidato oficialista en las elecciones 2014, pero acabó retirándose de la campaña para la segunda vuelta.

Sepúlveda dice que trabajó también en Guatemala, al servicio de un pequeño cliente de su socio el consultor venezolano Juan José Rendón, ligado al derechista Partido de Avanzada Nacional. El hacker, según la nota, “interceptó digitalmente datos de seis personajes del ámbito de la política y los negocios y dice que entregó la información a Rendón en memorias USB encriptadas que dejaba en puntos de entrega secretos”. Los testimonios de Sepúlveda golpean de lleno a Rendón quien, solo se ha limitado a decir: “A Sepúlveda lo he visto solo una vez en mi vida, pero nunca le he dado la mano, ni me he tomado un café con él”, afirma. Rendón es uno de los enemigos del chavismo y no tiene empacho en declarar que está en guerra con el Gobierno de Nicolás Maduro. Lo ha dicho en reiteradas ocasiones tanto delante las cámaras de televisión, como detrás de ellas. Sus adversarios, encarnados principalmente en las figuras del presidente Nicolás Maduro y de Diosdado Cabello, han jurado extraditarlo para que, supuestamente, pague con cárcel una acusación de violencia de género y otra por conspirar contra el Gobierno. En Venezuela a este consultor político se le señala como el cerebro de la campaña del opositor Henrique Capriles, gobernador del Estado Miranda, cuando competía contra Maduro para ocupar la presidencia en abril de 2013.

El asunto no deja de ser candente y de seguro seguirá causando controversia, por lo pronto aquí en México el tema ya está en la agenda de todos, pues mientras la Presidencia de la República rechaza las declaraciones del presunto hacker, el PRI las califica como calumniadoras e indignas de crédito, mientras que PAN y PRD exigen investigación, en tanto que López Obrador fue mesurado al señalar que dichas practicas, perversas y malvadas, no son ninguna novedad.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox