DONALDO, EL MAGNICIDIO QUE FERTILIZÓ A LA PATRIA

536
0
Compartir
colosio

Se cumplen 22 años del asesinato del ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio.

SE CUMPLEN 22 AÑOS DEL ASESINATO DEL EX CANDIDATO PRESIDENCIAL DEL PRI

“Quien ordenó matar a Donaldo para acallar su impetuosa voz llamando a la lucha social por sanear el corrupto sistema;  hizo correr la sangre con la que se fertilizó la siembra de la semilla de la que se sigue cosechando valores e ideales con lo que se mantiene la esperanza de que algún día no muy remoto habrá los seres aptos y capaces así como las condiciones adecuadas para reemprender las acciones por la renovación sociopolítica y la reestructuración de los ejes por los que se conducirá a México hacia un mejor estadio de bienestar popular, convertido en una nación donde impere el estado de derecho y exista la mejor calidad de vida para la gran mayoría de los mexicanos”.  

A 22 años de haberse perpetrado la artera ejecución de Luis Donaldo Colosio Murrieta ocurrida el 23 de marzo de 1994 en la ‘Colonia Lomas Taurinas’ de la Ciudad de Tijuana en Baja California, es menester recordar el famoso discurso conmemorativo del aniversario de la fundación del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el que con la mirada fija en el pueblo mexicano, representado por la multitud reunida en la plazoleta donde se erige ‘El Monumento a La Revolución Mexicana’, la iniciada en 1910, el entonces Candidato del PRI a la Presidencia de la República dejó ver su voluntad y emoción sociopolíticas para emprender una cruzada por la reconstrucción de la confiabilidad de las instituciones y los sistemas de Justicia y Gobernabilidad democrática de la Nación, aquel fortísimo mensaje mediante el cual el masacrado líder que estaba encaminado a remover los cimientos de las anquilosadas y caducas estructuras del Aparato Político y del Sistema Económico de México ‘puso el dedo en la llaga’ señalando con firmeza los graves problemas del país y delineó las causas y los culpables de ello, exigiendo tanto a su partido como a todos quienes estuvieren inmersos en la existencia de la profusión de problemas el actuar o dejar de hacer todo aquello que resultare imperativo para destruir el cúmulo de vicios y anomalías existentes como grandes lastres para el logro de metas que otorgasen bienestar a la sociedad, con un llamado de alerta sobre las tremendas condiciones de inequidad y falta de probidad como de capacidad de políticos y funcionarios que en vez de realizar lo necesario para favorecer a la gente se empeñan en servirse de ella a través del abuso del poder que les otorga su posición importante en las estructuras burocráticas o partidistas. 

A 22 años de ese discurso tan intensamente elocuente de Donaldo aún calan hondo sus palabras de reclamo por la inacción y apatía casi general ante los severos problemas que en esa época y aún ahora aquejan a nuestro doliente país, que en aquel tiempo como es ahora, tiene un pueblo que está ávido de soluciones, como Colosio decía : ‘…un pueblo con hambre y sed de Justicia’, una comunidad Mexicana harta de soportar la cínica actuación de quienes como autoridades tuercen la ley y deberían hacer todo lo necesario para cumplirla y en apego a ella trabajar intensamente para lograr avances en el abatimiento de la enorme marginalidad y miseria en la que sobreviven muchos millones de mexicanos además de intensificar la lucha conjunta entre ciudadanos e integrantes de estructuras gubernamentales a fin de abatir los altos índices de ineficacia, inmoralidad, criminalidad, inseguridad, violencia, corrupción e impunidad. Aún se escucha el férreo reclamo sobre las dolorosas condiciones de pobreza y extrema inopia de millones de mexicanos así como el hartazgo del pueblo en razón de la falta de acción positiva de funcionarios corruptos o negligentes, incluyendo aquellos que cometen ilícito al ser incompetentes para el desempeño de los encargos públicos que aceptaron como responsabilidad.

Colosio y el entonces presidente, Salinas de Gortari.

Colosio (izquierda) y el entonces presidente, Salinas de Gortari.

Han pasado 22 años del aberrante magnicidio y oficialmente aún se tiene como culpable o ejecutor material a un asesino solitario, al igual continúa siendo oficial el que no existe identificación sobre quién o quiénes son los responsables de la autoría intelectual del execrable crimen contra el líder político en quien estaba depositada la esperanza de millones de mexicanos en cuanto a que al lograr acceder a la Presidencia de México habría de cimbrar las viejas y podridas estructuras del corrupto sistema, generando la renovación y los cambios positivos que desde antes del cisma por la muerte de Donaldo y aún hasta ahora son imperativos de conseguir para que exista eficacia en la acción gubernamental y en el Sistema integral de Justicia y con ello se avance en abatir la inmensa pobreza que afecta a la población y se eleve la calidad de vida de los mexicanos.

A 22 años del estulto crimen que sigue impune, los beneficiarios son cada vez más ricos y más poderosos y aún el pueblo de México no ha despertado para levantar suficientemente alto la voz y accionar con eficiencia para lograr que México sea un país mejor, y sigue pues vigente el ideario del visionario Donaldo porque al mantenerse las condiciones inaceptables de bajo crecimiento, alta inseguridad y escasa certidumbre, cobra más sentido la que no es una desperdiciada frase y además una necesaria exhortación : ‘Colosio vive y la lucha sigue!’, porque al matar a quien fue un gran amigo, Jefe y Líder, no acabaron con el anhelo de muchísimos quienes coincidimos con sus ideales y su lucha; que desde diversas trincheras y al margen de la diversa militancia partidista o carentes de ella, más allá del incurrimiento ideológico en el estemos inmersos, honramos su memoria y profesamos ‘LA FÉ COLOSISTA’, en apego a ella nos mantenemos fieles y seguimos así: ‘En la brega por un Mundo y un México mejor’!

NÉSTORA LIBRE Y SE EXIGE JUSTICIA

Desde hace poco más de dos semanas, los jueces Primero y Segundo de Distrito Judicial de Morelos determinaron la reposición del procedimiento de las tres causas penales que se le siguen a Nestora Salgado, ex coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero. La integrante de la policía comunitaria es ciudadana norteamericana y al momento de su detención no se le dio a conocer su derecho a la asistencia consular por lo que se debe reponer el procedimiento.

Nestora Salgado.

Nestora Salgado.

Nestora Salgado compareció hace días ante el juez 67 de lo Penal con sede en Santa Martha Acatitla, donde se declaró inocente del delito de secuestro, y por el que se le siguen las causas penales 5/2014, 196/2013 y 48/2014.

Esta decisión, implicó dejar sin efecto todo lo actuado en las tres causas penales, y en los siguientes días, recabar nuevamente la declaración preparatoria de la comandanta de la policía comunitaria.

En 2013, Nestora Salgado fue detenida por militares y marinos acusada de secuestrar a un hombre que robó ganado y a otras 50 personas más, durante su gestión como jefa de la policía comunitaria de Olinalá. El caso llegó hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual en 2015 pidió al gobierno mexicano medidas cautelares para proteger la vida de Salgado.

Contextualizando, hace dos años, la policía comunitaria de Olinalá, en el estado de Guerrero, detuvo a un hombre sospechoso de robar una vaca. Nestora Salgado García era la jefa del grupo. Cuando la esposa del detenido le exigió que lo entregara a la fiscalía del estado, la mujer policía respondió: “¿Para qué quiere que lo entregue? ¿Para que pague 20 mil pesos y lo dejen libre?”.

Semanas después fue detenida acusada de secuestrar al presunto infractor y a otras 50 personas, también señaladas de cometer delitos. Uno de los argumentos para su aprehensión fue que había pedido 20 mil pesos para liberar al sospechoso de robar ganado.

Desde agosto de 2013 permaneció en la cárcel. Organizaciones civiles e incluso el gobierno de Guerrero, han dicho que es “un caso de presos políticos”. Y es que de acuerdo con las leyes estatales, Nestora y sus compañeros son reconocidos como agentes de seguridad. Tenían permiso de capturar a las personas. No hubo plagio alguno, sostienen los abogados de la hoy liberada. Diputados, senadores y activistas pro derechos humanos sostienen que el proceso fue irregular. Incluso se realizaron protestas tanto en territorio nacional como en ciudades de Europa, Australia y Estados Unidos.

El caso llegó hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en enero pasado solicitó al gobierno mexicano medidas cautelares para proteger la vida de Salgado.

A Nestora Salgado le dicen “La Comandanta”, y fue la primera mujer en la historia en dirigir una policía comunitaria. Estas corporaciones nacieron a mediados de la década de los 90 en la región montañosa de Guerrero. Vigilan sus pueblos y caminos vecinales, y desde hace más de una década tienen reconocimiento legal, incluso el gobierno del estado les provee de armas, camionetas y uniformes. Ese fue el caso del grupo que a principios de 2013 fundó Salgado García, responsable de cuidar el municipio de Olinalá.

Por esa época la región vivía una ola de secuestros, robos, extorsiones y asesinatos que no eran controlados por las corporaciones oficiales. La policía comunitaria detuvo a varios de estos delincuentes, los que según el reglamento de la corporación fueron enviados a la Casa de Justicia del pueblo. Algunos fueron sometidos a un proceso de reeducación y otros cumplieron su castigo con trabajo comunitario, según los usos y costumbres de la región. Estas sanciones son aceptadas por las autoridades municipales y del estado. Pero algunos de los detenidos por el grupo de Nestora denunciaron que en realidad fueron secuestrados y además recibieron maltrato.

Organizaciones pro derechos humanos desde siempre señalaron que en el proceso contra “La Comandanta” existían irregularidades.

Durante dos meses no se le permitió nombrar a su abogado, ni comunicarse con su familia.

Fue detenida por militares, aunque en el expediente del caso se menciona que la captura fue realizada por policías municipales. Las personas que presuntamente fueron secuestradas por ella no han comparecido en el juicio. De hecho un tribunal federal canceló las acusaciones por delincuencia organizada y secuestro.

Ahora, después de dos años y siete meses presa, Nestora Salgado fue liberada antier viernes 18 de marzo. Tres jueces de Guerrero determinaron su inocencia ante las acusaciones por los delitos de robo, secuestro y homicidio. Las resoluciones fueron enviadas al Juzgado 67 en materia penal de Santa Marta Acatitla y éste ordenó la liberación inmediata de la presunta líder de la policía comunitaria de Olinalá, Guerrero.

Nestora, recluida en la torre médica de Tepepan, en el Distrito Federal, comenzó la tarde de este jueves 17 de marzo con los trámites administrativos y de chequeo médico para su liberación, prevista a las 8 de la mañana del viernes pasado. La defensa ofreció pruebas suficientes para que los jueces determinaran la libertad de Nestora al comprobar que no es responsable de los delitos imputados. También fue absuelta por el juez Segundo de Tlapa, Guerrero, donde se abrió el proceso por el delito de robo y privación de la libertad personal;  el Juzgado mixto de primera instancia del distrito judicial de Allende, con sede en Ayutla, donde se le investigaba por homicidio y tentativa de homicidio y el Juzgado de Huamuxtitlán, que llevaba el caso de secuestro.

El 21 de agosto de 2013, Nestora fue detenida y trasladada a Chilpancingo y luego al Juzgado Primero del penal de las Cruces, en Acapulco. Dos días después fue trasladada al penal de máxima seguridad de Nayarit. La defensa solicitó su traslado a Santa Martha Acatitla y luego fue enviada a la Torre médica de Tepepan para ser atendida por el padecimiento de columna que Nestora tiene a raíz de un accidente automovilístico en 2001, y que se agravó por las pésimas condiciones  en Nayarit.

En febrero pasado como se indicaba al inicio, los jueces Primero y Segundo de Distrito Judicial de Morelos determinaron la reposición del procedimiento de las tres causas penales que se le seguían a Nestora Salgado. A causa de esta decisión, el 7 de marzo, el juez penal de Santa Martha Acatitla le dictó auto de libertad por los tres procesos que libraba; sin embargo, horas después le notificaron la existencia de tres órdenes de aprehensión por más delitos, lo que impidió su liberación en ese momento.

Tras ser excarcelada, muchas han sido las voces que coinciden en que la persecución y ataques hacia activistas deben cesar, y el Estado garantizar la seguridad e integridad de esas personas, no perseguirlas. El logro para la lucha que se ha emprendido es por la justicia y el gobierno nada tiene que ver con él, afirman.  

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox