ALFARO, RAMIRO Y LA IMPUNIDAD

Compartir

bruno-1Enrique Alfaro Ramírez ya va para medio año como alcalde de Guadalajara y no ha podido enviar a la cárcel alguno de los varios pillos que que evidentemente hicieron un festín de recursos públicos en la despedida del PRI de la capital jalisciense.

Quién sabe lo que pasa (hasta Aristóteles el Justo envió al Fofis Ocampo tras las rejas), pero hasta hoy el presidente municipal se ha dedicado a sólo dar avances de algo que no llega y que la ciudadanía quiere que suceda, porque por algo lo puso en el cargo, para reivindicar esa, una de las mayores demandas sociales.

Que fue un cochinero, que por eso presentó 17 denuncias, híjole no saben hasta dónde está el cinismo, ¡desfalco en el Mercado Corona, con CAABSA-Eagle se gastaron la partida equivalente a casi 120 millones de pesos por recolección de basura, hasta tsurus se robaron!, dice Alfaro.

Algunos funcionarios dicen que habrá más de 100 denuncias en total contra la administración de Ramiro Hernández.

-La mayoría no han sido ratificadas, revira el fiscal Eduardo Almaguer.

Mientras vienen y van estos prolegómenos, la información se queda bajo reserva y los reporteros que cubren el ayuntamiento deben padecer exabruptos presidenciales a ojos vistos por la sociedad. Esa misma que lo llevó al puesto a él y hasta al menos conocido de sus cotorros.

Por el lado de la Fiscalía de Almaguer las cosas no son mejores. ¿Investigar a Ramirito? Ne, mejor que esas denuncias se vayan a la caja rinconera, esa que dice Elisa Ayón Hernández, ahí merito.

En vivo y en directo, por Blim, presenciamos así cómo opera una de las reglas no escritas del sistema político mexicano, sin importar el “avance democrático” que sugiere la alternancia de partidos en el poder: Cúbreme que yo te cubriré (también es albur).

Hasta hoy la historia va así, pues. Aunque la esperanza en el gobierno de Alfaro, a quien más del 50 por ciento de los tapatíos que votaron le dio su confianza el año pasado, siga viva según una reciente encuesta de Mural.

La ética del compromiso social no se puede quedar, sin consecuencias 2018eras para él, en mera retórica botánica ante tal expectativa de justicia.

La gente aún le cree aunque Guadalajara no sea territorio libre de Raúl Padilla ni Chava Caro pueda bajar la ola de violencia, pero si Alfaro deja que la impunidad de lo hecho por el ramirismo prive como ha privado, dejarán de creerle muy pronto.

No está en Almaguer -debería- la potestad del castigo si es que hubo tal calamidad de ratas en la pasada administración. Es muy fácil escurrir el bulto cuando se habla de hermanos tricolores. Está en Alfaro, de un manotazo.

PARTIDIARIO

Mercado Corona.- La venganza alfarista de las grabaciones que lo pusieron a él y a Hugo Luna en evidencia de cómo este par de dos opera otra de las formas tradicionales de la política mexicana al ofrecer chamba pública a cambio de sosegamiento social, se dará desde el mismo mercado Corona. Ahí saldrá toooda la pus ramirista anunciada por Alfaro sobre ese centro comercial (que creció su presupuesto de 380 a 420 mdp). Y será ahí nomás pa que vean los operadores del gobernador (¡nombres, nombres!) de cual calza el pelón…

Y ya con esta.- Está visto que a la SCT no le importa lo que ocurre en el aeropuerto de Guadalajara, donde la usabilidad de la terminal está hecha un desastre desde hace más de una semana, con crecientes consecuencias de todo tipo. Los ejidatarios del Zapote plantados exigen un pago justo por sus tierras, sólo eso, pero la SCT y la concesionaria GAP no quieren soltar prenda a pesar de la resolución judicial (amparo 1788/2009 resuelto en abril de 2014) que certifica que 807 hectáreas expropiadas no fueron pagadas a sus legítimos propietarios. Mientras tanto, el gobierno estatal gruñe con sus antimotines de pelea…

EtiquetaPartida
Compartir

Dejar un comentario