Financiados por el Chapo

1551
0
Compartir

Ruben MartinRosa Isela Guzmán Ortiz, presunta hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, ofreció una entrevista al diario británico The Guardian, publicada el viernes 4 de marzo, en la que confirma algo que la mayoría de los mexicanos sabemos: la empresa de negocios ilegales que encabeza su padre, financió campañas electorales de políticos mexicanos.

Estoy seguro que la afirmación no sorprendió a nadie en México, sin embargo es relevante porque es de las pocas ocasiones que personas del entorno de los dirigentes de las organizaciones que acumulan capital mediante el tráfico de drogas y el crimen organizado, afirman lo que la mayoría del país sabe.

Esta simple afirmación se convierte en una pieza que completa un rompecabezas: el dinero obtenido mediante negocios del capitalismo ilegal sirve para financiar elecciones de políticos profesionales; a cambio esos políticos que llegan al gobierno, protegen los negocios del crimen organizado del que se beneficiaron. Así de simple. Así de cabrón.

960

Rosa Isela Guzmán.

La supuesta hija del Chapo, cuestionada por otros familiares del narcotraficante pero cuya identidad fue corroborada por los reporteros de The Guardian (ver la entrevista aquí: http://www.theguardian.com/world/2016/mar/04/joaquin-el-chapo-guzman-entro-eeuu-mientras-profugo-hija-entrevista), dijo que a través de sus abogados El Chapo daba dinero para pagar campañas de políticos mexicanos y que ante la “traición” por su detención en enero de este año, la familia del capo del Cártel de Sinaloa está contemplando hacer pública la relación de cheques entregados a los políticos. “Sí, [había] un acuerdo que no respetaron. Ahora que lo atrapan dicen que es un delincuente, un matón. Pero eso no decían cuando pedían dinero para sus campañas. ¡Son unos hipócritas!”, dijo la presunta hija de El Chapo al diario británico.

A lo mejor la historia puede tener inconsistencias, porque lo que se sabe es que el narco y el crimen organizado dan dinero a los políticos en efectivo, no en cheques, para no dejar evidencias. O podría ser que el cheque proviniera de empresas legalizadas, luego de lavar el dinero.

De lo que no hay duda es que las empresas ilegales que controlan el negocio de el narcotráfico dan dinero a los políticos y su partido. No es una cuestión de simpatía o de gusto. Es cuestión pragmática: es una inversión para que el lucrativo negocio del tráfico de drogas, de armas, de personas, de explotación sexual, de extorsión, de secuestro y desaparición de personas, de venta de órganos, y otros negocios ilegales sigan funcionando.

El narcotráfico debe pagar, y aquí parece ser extorsionado por la clase política, una parte de sus abultadas ganancias a los servidores públicos de todos los niveles, desde los más altos hasta los más bajos. A lo mejor ni Felipe Calderón ni Enrique Peña Nieto recibieron dinero del narco directamente, pero no hay duda que sus partidos sí han recibido dinero ilegal de esa procedencia. Es así como pagan buena parte de sus campañas que no respetan los topes legales, es así como consiguen dinero para operaciones políticas encubiertas, y es así como se enriquecen algunos políticos, amén de los altos sueldos que reciben y de los negocios “legales” que consiguen mediante influencias.

Buscaglia2012

Edgardo Buscaglia.

Conviene tener presente esto: el narcotráfico es más que un asunto moral o de salud pública, es un negocio ilegal y violento para acumular capital. En su reciente libro sobre lavado de dinero, el consultor internacional Edgardo Buscaglia reveló que las mafias mexicanas generaron ganancias por 514,259 millones de dólares (mdd) entre 2003 y 2014, esto significa más de 51,000 mdd anuales. Solamente el tráfico de drogas produce anualmente entre 23,000 mdd a 26,000 mdd. Eso coloca al crimen organizado como una de las actividades más importante del país para acumular capital, junto con la industria automotriz, la electrónica, las actividades petroleras, las remesas, las explotaciones mineras y el turismo.

Para llevar a cabo sus actividades, las organizaciones del crimen organizado pagan al Estado entre 20 por ciento a 35 por ciento del total de sus ingresos, de acuerdo con el mismo Buscaglia. En consecuencia, los funcionarios y políticos mexicanos reciben de estos negocios ilegales entre 10,000 mdd y 18,000 mdd anuales.

Estos datos nos permiten entender que el narcotráfico y los otros negocios para la acumulación ilegal de capital, no sólo sirven a la economía formal, tras pasar los circuitos del lavado de dinero, sino que son esenciales para el funcionamiento regular de la política mexicana. El narco y sus capos necesitan al Estado para operar y seguir funcionando, a la vez que los políticos profesionales necesitan al narco para financias sus actividades y beneficiarse personalmente en muchos casos. Mientras tanto, el cuento de la guerra contra las drogas sigue justificando una guerra contra la población y la violencia, asesinatos y desapariciones que millones padecen en todo el país.

 

@rmartinmar

EtiquetaRuben
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox