El presidente que el PRI necesita

1514
1
Compartir

No es la primera vez que los priistas piensan en José Socorro Velázquez como la opción que podría lograr consenso al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Aunque parece que ésta es la ocasión en que tiene mayores posibilidades para que se vuelva realidad.

Hay circunstancias que juegan a su favor. La primera de ellas, la necesidad de la dirigencia nacional tricolor de tener mayor control sobre lo que suceda en Jalisco. Las expectativas electorales para el PRI a escala nacional son mejores que en Jalisco, por lo que el número de votos que se consigan en el estado, uno de los que tienen más electores en el país, es esencial.

Resuelve también la inconformidad que hay de los llamados priistas tradicionales, sobre el poder que el grupo más cercano al gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, ha ejercido en las decisiones del partido.

José Socorro Velázquez es un político que se formó en el viejo PRI. La época de la disciplina de los priistas, que tenían al gobernador en turno como jefe y que aun cuando había cierto margen para que se movieran, se grillaran y se pusieran el pie unos a otros, era con límites.

Pero el PRI que se encontraría, en caso de que ésta sí sea la buena para él, será muy distinto. Es un partido que no ha quedado al margen de la crisis generacional de políticos dispuestos a aprovechar la oportunidad para acumular riqueza, encontrar trabajo y negocios redituables para sus amigos y rodearse de edecanes como colaboradoras aún en cargos estratégicos.

Esa generación de políticos que llevó al declive al gobierno de Emilio González Márquez y que también le ha generado los mayores problemas al actual gobernador Aristóteles Sandoval.

La forma en que actúe el próximo presidente del PRI podría ser definitiva para el partido. No sólo por los votos que pueda conseguir para la elección presidencial, sino también para la recuperación de algunas alcaldías y distritos en el estado o, al menos, para que los resultados no sean peores que en 2015.

Pero lo más importante, el PRI requerirá un presidente que ayude al gobernador Aristóteles Sandoval a desentenderse de la vida interna del partido, especialmente enfrentar y resolver las crisis y conflictos que genera la definición de candidaturas.

El Gobernador requiere un partido que lo ayude a que el cierre de su Administración sea sin sobresaltos y le permita salir por la puerta de adelante.

EtiquetaSonia
Compartir

1 comment

  1. g moreno 7 marzo, 2016 at 21:01 Reply

    Que dice??? Perdon, pero… oh, no me haga caso, estaba confundido, ingenuamente estaba en la creencia que el PRI ya se iba.
    Gracias por volverme a la realidad. Por supuesto que mejoraran su estrategia para perjudicarnos aún mas. Buscaran al elemento idoneo (ese “personaje” preciso) para perfeccionar sus artimañas y seguir no solo de parasitos, sino lo que le sigue, como una enfermedad que mina poco a poco, a paso lento, que no termina de matarte pero que te tortura minuto a minuto.
    Recuerden, miren hacia atras, miren el pasado, revisen su historia, nuestra historia. Ahora miren hacia acá, el presente. Esto no es normal. El priismo ha administrado nuestro país por casi cien años! Cien años! Nuestro país, un pais rico, administrado por una caterva de… no encuentro palabras. Pero lo que si es cierto, es que con tal cantidad de riqueza deberiamos ser tranquilamente un pais potencia y los mexicanos vivir magnificamente. Esto no es normal, hasta el dicho dice: No hay mal que dure cien años… pero estos estan rompiendo todos los limites.

Dejar un comentario