Presidenciales de Estados Unidos influirán en la economía mexicana

1526
0
Compartir
Foto del segundo debate de los candidatos republicanos.

Foto del segundo debate de los candidatos republicanos.

A LOS MEXICANOS LES CONVIENE EL  TRIUNFO DEL PARTIDO DEMÓCRATA: ES LA OPCIÓN MÁS CLARA PARA MANTENER APOYO A LOS GOBIERNOS LATINOAMERICANOS

El severo ajuste en la paridad del peso mexicano frente a las divisas internacionales que acendra el costo de las importaciones y dispara costos de productos de consumo interno, el alza de los instrumentos crediticios por el incremento en las tasas de interés, el recorte presupuestal que reducirá el gasto público federal y las participaciones a los Estados y Municipios generando cancelación de obras y servicios públicos y provoca desaceleración de la economía por ser la derrama del gasto público un factor fundamental para el mantenimiento del circulante activo y el decremento de las remesas enviadas a México desde el exterior por migrantes a sus familias, son algunos de los factores que presionan a la economía mexicana generando problemas que impactan a la capacidad de gasto y consumo de la población, provocando desajustes que inciden en la intranquilidad.

Un factor potencial de riesgo es la posible exclusión masiva de migrantes, y la disminución de dinero que se envía a sus familiares en nuestro país y en relación a esa preocupación hay que poner atención al desarrollo de los procesos electorales en el vecino país del norte, ya que dependiendo quien resulte candidato de cada partido para la elección presidencial y posteriormente quien gane esos comicios, podrá haber un vuelco en cuanto a la política migratoria y eso sin duda afectará a nuestra economía, por la disminución de remesas en dólares provenientes de los paisanos quienes allá trabajan y envían dinero a sus familias en México, además que al registrarse una estrategia inclemente de repatriación de mexicanos que allá laboran sin tener legalidad migratoria, se incrementará la demanda de empleo en nuestro país, además que habrá más población y redundará en mayor necesidad de gasto en servicios básicos y sin existir recursos públicos suficientes se generarán condiciones más complejas que las que ya se sufren, incrementándose pobreza y también la pobreza extrema, además de incentivarse la marginación y la delincuencia.

El debate de los candidatos demócratas.

El debate de los candidatos demócratas.

Es que el próximo 8 de noviembre se efectuará el proceso electoral para elegir al quincuagésimo octavo Mandatario de Los Estados Unidos de América y en tanto en la recta final de su gobierno el actual Presidente Barack Obama mete el acelerador en busca de consolidar el alcance de los acuerdos para culminar reformas que beneficien a los migrantes así como incentiven la mayor apertura de los mercados de y hacia Latinoamérica y África, estando a punto de instrumentar el cierre de la base militar norteamericana en Guantánamo, Cuba y se apresta a realizar una histórica visita a la mayor de las islas antillanas, rompiendo ya a fondo el hielo entre su país y la hermana República más grande del Caribe, en su tierra se acentúa la lucha por la candidatura a la Presidencia en relación a los dos más grandes e importantes partidos, el Partido Republicano y el Partido Demócrata.

La elección presidencial en la vecina Nación del norte es a base de un peculiar sistema indirecto en el que los votantes acuden a las urnas a seleccionar con su voto a un número específico de electores por cada Estado de la llamada ‘Unión Americana’, quienes en consecuencia  actúan como representantes o delegados y se encargarán de elegir a quienes serán los nuevos Presidente y Vicepresidente, siendo estos delegados de cada entidad quienes conforman el Colegio Electoral, teniendo cada Estado el número de votos proporcional a la dimensión poblacional de cada uno de ahí que California, Nueva York y Florida cuentan con más votos y por ende son más trascendentes para el resultado final ya que quienes obtengan mayoría simple de los sufragios son declarados triunfadores y en este caso, sustituirán a partir del 20 de enero de 2017 a Barack Hussein Obama y Joe Biden, que habiendo ganado las elecciones como candidatos del Partido Demócrata en los procesos electorales correspondientes a los años 2008 y 2012 estarán culminando ya el último de los dos periodos de 4 años que como máximo les es permitido ser electos para fungir en los cargos de Presidente y Vicepresidente de Los Estados Unidos de América.

Las elecciones primarias iniciaron el pasado día primero de febrero y culminarán en junio próximo, efectuándose una elección indirecta en los 50 estados y el Distrito de Columbia que es la sede de los poderes federales y el asiento de la Ciudad de Washington, Capital de la Unión y mediante el cual los simpatizantes emiten su voto para decidir a quienes integren la lista de Delegados a la Convención Nacional en la que se nominara formalmente a los candidatos de cada partido político a contender por los dos cargos principales de la administración ejecutiva del gobierno estadunidense y la batalla electoral muestra hasta ahora ligera ventaja del Partido Demócrata al que pertenecen los actuales Presidente Obama y Vicepresidente Biden.

Por la nominación a la candidatura presidencial en el bando de Los Demócratas están compitiendo Hillary Rodham Clinton que además de ser la cónyuge del carismático pero a la vez polémico expresidente William Clinton es reconocida como una inteligente y experimentada dama, que nacida en Chicago, Illinois en 1947 tiene 69 años y una sólida formación como abogada, ha sido Senadora por el Estado de Nueva York y Titular del Departamento de Estado del Gobierno Federal norteamericano quién goza de prestigio como activista sociopolítica y es considerada favorita por escaso margen frente al Senador Bernard ‘Bernie’ Sanders, veterano político de 75 años nacido en Brooklyn, Nueva York en 1941 y que habiéndose enraizado posteriormente en el Estado de Vermont, gano como independiente en 1981 la Alcaldía de Burlington en la que fue reelecto por tres periodos trianuales consecutivos y posteriormente ganar un escaño que ha preservado 16 años continuos como Congresista federal en La Cámara de Representantes siendo electo Senador en 2006 y logrando su reelección por abrumadora mayoría del 71% del voto en 2012, integrándose a las filas del Partido Demócrata apenas el año pasado, y quien sorpresivamente está dando férrea batalla a la Señora Clinton por lo que en realidad es aún incierto el resultado final de la contienda presidencial al seno del Partido Joven que aspira a refrendar la conquista de la Presidencia.

Hillary Clinton fue ya precandidata en el proceso de 2008 y no pudo superar a Obama, de quien inicialmente se pensó sería la compañera de fórmula del afroamericano.

Obama avasalló en la elección derrotando al Senador Republicano por Arizona, John McCain, pero Rodham-Clinton fue invitada entonces como Secretaria de Estado en el primer periodo gubernamental de Obama y después se concentró a preparar su ruta hacia la candidatura que ahora procura al seno del Partido Demócrata, lo que de inicio parecía algo sencillo de lograr y estar así en condiciones para enfrentar y vencer fácilmente a cualquier oponente Republicano, pero las circunstancias sociopolíticas han cambiado y además de no tener asegurada ahora la candidatura presidencial demócrata, lo cierto es que quien obtenga la nominación deberá sostener dura batalla contra quien resulte abanderado del antagónico Partido Republicano.

Hay analistas que consideran que el crecimiento de la precandidatura de Donald Trump en el Partido Republicano harían que empiece a despegarse Hillary Clinton en la captación de votos para obtener la titularidad de la candidatura presidencial por tener, según dicen, mayor capacidad para enfrentar con éxito al excéntrico y petulante empresario que se ha venido alzando con victorias en votaciones de algunos Caucus, pero también los hay quienes aseguran que ese sorprendente vuelco que muestra irracional apoyo al precandidato demócrata con el discurso pro electoral más insultante hacia México y los mexicanos generará que al seno de los demócratas se voltee a ver al Senador Sanders por considerar que su experiencia política por su paso afortunado como Alcalde de la ciudad más grande de Vermont y la amplia labor como Congresista y Senador así como la mayor facilidad mostrada para establecer cercana  comunicación con el pueblo, más la clara percepción que ofrece como hombre maduro y carente de petulancia, le dan más posibilidades de vencer a Trump.

Hillary Clinton fue ya precandidata en el proceso de 2008.

Hillary Clinton fue ya precandidata en el proceso de 2008.

La historia electoral con los demócratas seguirá escribiéndose tras los resultados de cada evento de votación en las elecciones primarias.

Por el Partido Republicano, también conocido como el Gran y Antiguo Partido (GOP por las siglas de la mención en idioma inglés como Great Old Party) la batalla aunque aún incierta parece estarse decantando por ligero margen a favor del precandidato Donald Trump, polémico y acaudalado empresario de 70 años originario de Queens, Nueva York y que ha ganado popularidad entre los votantes más conservadores y radicales del ala derecha del espectro ideológico a través de su agresivo discurso que dice ser en favor de la recuperación del poderío norteamericano y la lucha por exterminar o al menos atenuar la creciente presencia de inmigrantes legales o ilegales en su país, ofreciendo seguridad interna y supremacía internacional, y quien sin experiencia política previa avanza con firmeza frente al también ultraconservador Rafael Edward ‘Ted’ Cruz, joven jurista de raíz cubana y con apenas 46 años, nacido en 1970 en Calgary, Canadá y arraigado hace mucho tiempo en el Estado de Texas del que ha sido Procurador General de Justicia y al que representa desde hace poco como Senador; así como el joven pero ya experimentado Legislador federal Marco Rubio, de 45 años, quien habiendo nacido en 1971 ha sido 9 años miembro de la Cámara de Representantes y es Senador por su natal Florida desde Enero del 2011, representando ahora en la contienda la posición ideológica menos radical con preferencia popular que se aprecia situadaun poco atrás de Cruz y Trump, este a quien se reputa como el más peligroso para los intereses de los mexicanos dentro y frente al poderoso vecino país al norte del Río Bravo.

No obstante que a México y a los mexicanos conviene se repita el triunfo del Partido Demócrata al ser la corriente política menos beligerante y la opción más clara para mantener mayor vinculación y apoyo a los gobiernos Latinoamericanos como la que ha venido fraguando el Presidente Barack Obama, hay inentendible soslayo y poca atención por frenar el alto riesgo de que triunfe el radicalismo antimexicano y supremacista a ultranza que abanderan en su agresivo discurso los republicanos, siendo inquietante la posible victoria de Ted Cruz pero más preocupante el peligro que representa Donald Trump, quien atrabiliario se solaza lanzando lenguaraces ofensas y amagos a los mexicanos, jactándose de su absurda superioridad racial frente al escaso valor que en el marco de su locuacidad nos otorga y en su auto evocación intolerante plantea reducir a los mexicanos ser solo humildes lacayos de su emporio.

No se advierte quien, sea desde el gobierno, los partidos, los grupos sociales o gremiales, articule respuesta a los agravios del bocón y voraz empresario improvisado como ideólogo y hasta ahora solo ha sido el Papa Francisco quien valiente le ha espetado reconviniendo firmemente sus atrabancados insultos sobre los que el desbocado aprendiz de Hitler basa el sorpresivo avance  de su indeseable candidatura, denostándole el que utilice argumentos ofensivos y el amago de exclusión y atropello a los derechos humanos de los migrantes como herramienta electorera, llamando la atención sobre el peligro que representa para el mundo alguien que como el tal Trump con su lenguaje provoca odio y enfrentamiento en vez de buscar la unidad y concordia para construir mejores condiciones para La paz y el desarrollo de los pueblos del mundo.

El magnate, Donald Trump.

El magnate, Donald Trump.

Al advertir que Trump ha venido siendo eficaz al engañar y esta coptando apoyo de votantes latinos, es de exhortar a pedir el mayor razonamiento y la sensatez para que la expresión de respaldo sea otorgada previo análisis de lo que representa brindar apoyo a quien está señalado como racista y presume que aplicará política basada en prácticas intolerantes de exclusión de los migrantes, que muchísimos pudieran ser expulsados y generarían un grave problema socioeconómico de gigantesca dimensión en cuanto a sus efectos negativos para México y los mexicanos, es necesario cimbrar la conciencia de la sociedad mexicana para que en unión de los políticos realicemos tareas comunes y advertir la necesidad de actuar por erradicar el peligro que surge para México si eventualmente se empodera un payaso estulto como Donald Trump.

Hay que advertir que de consolidarse el encumbramiento de Trump como candidato presidencial del Partido Republicano a la Presidencia de Los Estados Unidos de América, la lectura obligada sería el grado de desgaste del actual gobierno a cargo de Barack Obama como uno de los puntales sobre lo que se estaría cimentando la posible alternancia política en nuestro vecino país al norte y habrá que estar atentos a ese posible desmoronamiento del capital político del partido demócrata y del propio Obama, así como el consecuente fortalecimiento de los Republicanos y por ende de los partidos conservadores en el espectro sociopolítico y electoral en el mundo, advirtiéndose un posible vuelco de la tendencia global hacia el conservadurismo y por ende una nueva correlación de fuerzas en el orbe y una afectación a los esquemas de gobierno con sentido social para dar paso al imperio de los sistemas de gobierno de Tinte gerencial en detrimento de las políticas en pro del mayor desarrollo y la cohesión social, de ahí que no se aprecia nada ventajoso que pudiera imponerse un personaje de corte racista y totalitario como los facciosos republicanos en cuyo segmento se inscribe el tal Trump.

Aun siendo un multimillonario, el tal Trump se denota una baja cultura general y especialmente muy escasa cultura política y por más que tenga muchos recursos, su comportamiento como precandidato a base de bufonadas puede parecerse a las payasadas de lagrimita o las ingenuidades de Cuauhtémoc Blanco.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.