Aquí está el candidato priista a Gobernador

3191
1
Compartir
El Consejo Político Estatal dio el banderazo. En la foto: Arturo Zamora, Eduardo Almaguer, Miguel Castro, Roberto López Lara, Francisco Ayón y Héctor Pizano.

El Consejo Político Estatal dio el banderazo. En la foto: Arturo Zamora, Eduardo Almaguer, Miguel Castro, Roberto López Lara, Francisco Ayón y Héctor Pizano.

SON LAS ÚNICAS CARTAS DEL PRIISMO LOCAL Y DEL GOBERNADOR PARA ENFRENTAR A ENRIQUE ALFARO EN EL 2018

El principal mensaje del último Consejo Político Estatal del PRI fue el banderazo rumbo a las elecciones del 2018, cuando se renovarán todas las Alcaldías de Jalisco, las diputaciones federales y locales y, por supuesto, la Gubernatura que hoy encabeza Jorge Aristóteles Sandoval.

De presentarse en próximos fechas un cambio en la dirigencia estatal del PRI, éste será transitorio sólo durante unos 7 u 8 meses, sólo para entrar de lleno a un cambio de estafeta definitivo para elegir a quien deberá operar las elecciones internas de los tricolor rumbo al 2018.

Por eso, y en en entendido de que ya existe un candidato a vencer, el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, vale la pena hacer una revisión de los perfiles de aquellos que suenan o tienen alguna oportunidad de abanderar al priismo para intentar refrendar la Gubernatura en la próximas elecciones.

Por su posición política o administrativa, aquí van la circunstancia, las fortalezas y debilidades de los priistas que podrían estar en la justa interna para enfrentar a Alfaro y, eventualmente, suceder en sus funciones a Jorge Aristóteles Sandoval.

Zamora no es un político de la vieja guardia.

El senador Arturo Zamora.

Arturo Zamora Jiménez, senador de la República

El senador es desde ya el mejor posicionado para buscar la Gubernatura en el 2018 por parte del PRI. La derrota electoral pasada en Jalisco lo puso en una posición privilegiada. Zamora Jiménez ha entendido la polítca desde una perspectiva de la teoría de juegos, por lo que viene avanzando derrotando adversarios sin necesidas de despeinarse mucho, haciendo alianzas con aquellos que van en su misma corriente, exponenciando la circunstancia que le son desfavorables para sus adversarios. La circunstancia del senador de la República es muy buena. Mejor, imposible: tiene una exposición mediática importante, tiene ingerencia, voz y voto en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, le permite operar políticamente no sólo en Jalisco sino entre la clase política nacional.

Zamora puede presumir su cercanía con Manlio Fabio Beltrones, quien conducirá los destinos de la sucesión en 2018. Ahí no sólo tendrá la oportunidad de aprender de los grandes, sino de recibir el apoyo de otros viejos lobos de mar, de los operadores políticos del país, como es Emilio Gamboa Patrón, con quien lleva una estrecha relación. Zamora tiene una buena relación con los medios de comunicación: no es inocente como sus adversarios de Jalisco, le gusta operar, mover los hilos, estar en las conversaciones de los comunicadores y no sólo convivir con los lectores de noticias de las televisoras locales.

Desde tiempo atrás, Zamora tiene la posibilidad de elegir. Pero como en política no hay adversario pequeño, mucho menos si son Secretarios del Gabinete estatal, el senador tiene que afinar su estrategia más allá de ganarles el papel protagónico del Consejo Político estatal: tiene que solventar su lejanía con el grupo político que gobierna Jalisco, del que fue parte en su momento antes de que cayera en la teleraña que le tejieron.

Zamora es todavía un referente en las encuestas, dada la expisición que tuvo como Alcalde de Zapopan, como candidato a Gobernador de Jalisco y como candidato a Senador. Sin embargo, también tiene sus debilidades, como es el hecho de no tener un grupo político propio, más allá de los priistas de la vieja escuela que le mandan por fax sus opiniones, como José Socorro Velázquez, Eugenio Ruiz Orozco y Ramiro Hernández. Zamora tampoco tiene influencia o estructura en un territorio particular, de hecho más allá de ser un hombre de leyes, no se ha construido una narrativa personal que sea más importante que “él es más grande que los demás”. Zamora no tiene aliados en el Gobierno del Estado,  no tiene un movimiento partidista ni popular de apoyo a su visión política.

La mayor fortaleza de Zamora es que tendrá la oportunidad de elegir qué estrategia seguir.

El fiscal general, Eduardo Almaguer.

El fiscal general, Eduardo Almaguer.

Eduardo Almaguer, Fiscal General

Pocos políticos del PRI han avanzado como Eduardo Almaguer, el Fiscal General del Estado de Jalisco. Almaguer tiene bien puesta su investidura institucional, pero también tiene la confianza del Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval. Es un fiscal con una figura renovada, más social que policiaca. Es un abogado con una aceptación social y mediática importante hasta este momento. No obstante que se le auguraban problemas, los ha sorteado a la fecha con habilidad, con estrategia, con una visión nada simplista de la realidad política local.

Almaguer, ex dirigente local y estatal, llevó a Aristóteles a Alcalde y luego a Gobernador: hoy es una persona del gabinete, lo que le permite ser una pieza, una opción en el tablero del Primer Mandatario de Jalisco. Es un hombre conocido por la militancia, con arraigo en Guadalajara, donde no ha dejado de tener presencia, donde ha sido constante políticamente.

Almaguer ya cambió. Y cambió para bien. Se le ve maduro, consciente de su circunstancia. Pero Almaguer tiene un futuro incierto: cualquier revés podría truncar su carrera. Está siempre inmerso en el tema más delicado de la agenda pública, la seguridad. Y no se ve que esté rodeado de profesionales en materia de comunicación política que le ayuden a sembrar ese mensaje que puede llevarlo a otros estadios de competitividad.

El secretario de Desarrollo Social, Miguel Castro.

El secretario de Desarrollo Social, Miguel Castro.

Miguel Castro, Secretario de Sedis

La suerte le sonrió nuevamente al Secretario de Desarrollo Social. Por un descuido en la estrategia del Gobernador, o porque de plano le tiene cierta consideración, lo sentó en la Secretaría que más ayuda a ganar simpatías de la gente. Lo puso al frente de la asistencia social. Castro es un secretario del Gabinete, lo que le permite ser una carta para el Gobernador. Está en la Secretaría conocida por dar la cara amable del Gobierno.

Castro es un hombre conocido, que tiene fama de ser el bueno de la película, el honrado, hasta inocentón. Fue alcalde de Tlaquepaque dos veces, vocero de la campaña de Aristóteles. No ha dejado de ser un personaje: desde que Aristóteles estuvo en campaña, está constantemente en los medios.

Pero Miguel es la versión reloaded de Ramiro Hernández, poco dado a enfrentar a sus adversarios, establecer posiciones más allá del “quedarbiencontodos”. Perdió el principal soporte que tenía en su carrera: el grupo Barba de Tlaquepaque. Como es un grupo rústico a la hora de hacer política, en cualquier momento le pueden pasar la factura. A su paso por el Congreso perdió el control de su bancada y, al parecer, de sí mismo; ese recuerdo lo sigue marcando. De la burbuja inicial que inició en torno al Gobernador, fue al más fácil de quitarle la paleta.  Pero es Secretario, y está en el ánimo del Gobernador, así que hay que respetar su posición.

El secretario general de Gobienro

López Lara es un hombre fuerte en el Gobierno del Estado.

Roberto López Lara, Secretario general de Gobierno

Es la revelación del Gabinete, dijo una priista. Pero luego corrigió: bueno, digamos que ha dado mucho más de lo que se esperaba de él. El Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, es un hombre fuerte en el Gobierno del Estado. Se ha ganado esa posición. A su cargo está la política del interior, lo que le ha permitido estar en los reflectores de manera permanente. Tiene en su haber la política cotidiana y esto lo tiene en contacto con los principales actores sociales, políticos y empresariales. Por supuesto, independientemente de sus posibilidades o su adversario, es una carta importante para jugar.

Roberto López se ha ganado la confianza del Gobernador. Es conocedor de los temas de gobierno, dado que fue secretario particular del ex Goberndor Carlos Rivera Aceves: tiene ese grupo de respaldo, el grupo de Carlos Rivera, al que ha podido posicionar dentro de su Secretaría de Gobierno con la presencia de Raúl Juárez Valencia, como un operador.

Pero ‘El Chino’ López no ha podido consolidarse en un territorio. Ha buscado ser una pieza fundamental en Guadalajara, pero hoy es territorio de MC. El Secretario General de Gobierno no tiene mayor fortaleza que la posición en el Gabinete. Además, tiene muy enfrentados algunos grupos dentro del gabinete, ocasionado por el rol que le toca jugar en la operación del Gobernador. Pero ahí está, y desde ahí puede figurar.

Ayón fue alcalde interino de Guadalajara.

Ayón fue alcalde interino de Guadalajara.

Francisco Ayón, Secretario de Educación

El Secretario de Educación es de los políticos que trae la música por dentro. Es listo, sabe moverse, no se toma nada personal, y mientras hace su trabajo es un fiel escudero del Gobernador. Paco Ayón maneja el presupuesto más importante del Estado, tiene presencia y comunicación con actores importantes como el magisterio y los padres de familia. Al tener a su cargo los dos principales espacios donde se manejan más recursos independientes, como es Pensiones y el SIAPA, lo hace un personaje fortalecido. Más allá de la confianza y amistad del Gobernador, Paco se posiciona, arma sus redes, es de los que mejor entiende la operación política.

Además, el Secretario de Educación podría tener no sólo a su favor los buenos ánimos del Gobernador sino la sombra protectora de Aurelio Nuño, el Secretario de Educación y delfín de Enrique Peña Nieto. Ayón fue Alcalde interino de Guadalajara, esto lo logró posicionar y hacerlo cercano a algunos comunicadores más populares que estratégicos.

Pero Paco Ayón tambien viene sembrando uno que otro enemigo en el camino, dentro y fuera del espacio en que se mueve, porque no es un hombre que desprecie la rudeza. Tiene en contra promoverse siempre como el gran operador clandestino, “el salvavidas de las tonterías” que hace el resto del Gabinete. Además darle la espalda al PRI en la pasada elección no le dejó buenos dividendos entre la militancia que ya está harta de los priistas “comesolos”. Pero si no es el candidato, sin duda será una figura de peso en el tablero de decisión.

pizano

Pizano llegó a la Secretaría del Trabajo el año pasado.

Héctor Pizano, Secretario del Trabajo

Junto a Eduardo Almaguer, tambien el Secretario del Trabajo es de los priistas que más ha avanzado en los ánimos del Gobernador y en la estrucutura partidista y Gubernamental. Un político astuto, con una doble fortaleza: trae la experiencia de la vieja clase política pero se mueve como pez en el agua en las nuevos escenarios locales, con un claro entendimiento y distinción de su tarea como funcionario y como hombre de partido.

Fue uno de los hombres fuertes del Gobernador en el pasado Congreso local, si bien su forma autónoma de conducirse le ha generado ciertas animadversiones con otros miembros del gabinete que no atinan a mover un dedo por iniciativa propia. Pizano ha logrado lo que ningún otro ahí en el grupo cercano al Gobernador: no se trata de que si le cae bien o no a Jorge Aristóteles, sino que existe y le es de suma utilidad.

Ya se le menciona como posible dirigente del PRI Jalisco, y ser un hombre importante del Gabinete le da el boleto para participar en el tablero de ajedrez del Gobernador rumbo al 2018. Las fortalezas de Pizano, su habilidad e independencia, son también sus debilidades: no tiene grandes amigos ni grandes apoyos al interior del grupo en el poder.

Uribe destaca en MC.

Uribe destaca en MC.

Por Movimiento Ciudadano, destaca Alberto Uribe, alcalde de Tlajomulco

El PRI ya legalizó por estatutos las candidaturas externas, así que si existe la posibilidad de que en el 2018 vaya con un candidato externo a la Gubernatura, ése no puede ser otro que el Alcalde de Tlajomulco, Alberto Uribe camacho.

Es por todos conocido que el egocentrismo y la cerrazón del Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, puso en peligro en su momento la candidatura de Uribe Camacho a la Alcaldía, por lo que los ánimos entre ambos gobernantes del Partido Movimiento Ciudadano no es la mejor. Hoy la corriente alfarista en Tlajomulco ha sido suplantada por la corriente que encabeza Uribe Camacho.

Uribe es un estratega nato, así que ya ha platicado con el Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles. Además, es amigo del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Su bastión se llama Tlajomulco y su estrategia estará definida por la teoría de juegos que ya permea a la clase política local rumbo al 2018.

Si el PRI decidiera ir con un candidato externo, la pieza clave se llama desde ya Alberto Uribe. Y que nadie se diga sorprendido…

Compartir

1 comment

  1. PRETORIAN 10 febrero, 2016 at 17:13 Reply

    ACLARACIÓN: El “Chino” López Lara, NO fue secretario particular de Carlos Rivera Aceves, sino su “asistente” (chofer).

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox