EL ARCOIRIS ELECTORERO

752
0
Compartir
Juan Carlos Partida-03-03En Jalisco, sin restricciones legales, las parejas del mismo sexo que deseen contraer matrimonio pueden hacerlo. Y en su momento, mediante la vía del amparo, serán también susceptibles de lograr ser considerados para adoptar alguno de los muchísimos niños que por desgracia o no tienen padres o los que tienen no actúan como tales.
 
La resolución de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia convirtió a esta cristera entidad federativa en la segunda del país donde se permiten tales matrimonios -ahora que la Ciudad de México ya obtuvo el grado de estado y desde hace años se permiten las bodas gay-, pero en la primera obligada a modificar sus leyes ante la pusilánime actitud de sus políticos más sanjuandovalistas que San Juandoval Íñiguez.
 
Ay si, ay si. En Jalisco se respetan las leyes, dice el coro de gobernantes de Aristóteles el Diverso para abajo, pasando por los alcaldes como Enrique Al-Faro para quien en reiteradas ocasiones el tema fue desdeñable bajo la excusa de que existían otras verdaderas urgencias de gobierno.
 
Todos montados en la moto de la Corte, ahora resulta. Pero nada dijeron o hicieron para impedir que el año pasado la legislatura que ese mismo par de políticos controlaba a placer -con el aderezo comprable de un PAN mercantilista- modificara el Código Civil de Jalisco para poner el candado de que los matrimonios en la tierra del mariachi y el tequila sólo, nada más, única y exclusivamente eran entre un hombre con una mujer.
 
“Eso deja todo muy claro, no sea que al rato quieran casarse un hombre o una mujer con algún animal”, decían entre sus argumentos más científicos los opositores de la vela perpetua y protagonistas de la doble moral.
 
Claro que el tiro se les salió por la culata ante la irracionalidad, lo inconstitucional y lo atentatorio contra los derechos humanos de esa aberración jurídica fraguada a la luz de quedar bien con el cardenal y los activos grupos católicos que la promovieron en la víspera electoral.
 
Esa reformita de los diputeibols dio la pauta a la Comisión Nacional de Derechos Humanos -ese monstruo de perversión según los neocristeros- para que encabezara la acción de inconstitucionalidad promovida ante la SCJN y que en menos de un año logró el pronunciamiento unánime de los ministros (o hijos de las tinieblas como los llama el octogenario usuario de una casona de Tlaquepaque resguardada por policías estatales).
Así que la reacción de Aris y Alfaro es la obligatoria, no les quedaba otra, tardía e insustancial. 
Si no la acatan los echan al bote (ajá) o por lo menos se les arma un lío jurídico.
 
Muy similar por cierto a la de Felipe Álvarez Cibrián, quien tampoco jamás encabezó una cruzada desde su presidencia en la Comisión Estatal de Derechos Humanos para oponerse a las modificaciones electoreras del año pasado y ahora saca su espadita de palo para pedir que se acate el fallo de la Corte, mostrando solamente una raya más al tigre de intereses políticos en que convirtió su gestión como presunto ombudsman de Jalisco.
 
PARTIDIARIO
Nahuas.- La semana pasada ocupe este espacio de opinión para hablar de la persecución que continúa contra 22 indígenas nahuas a quien un juez de Cihuatlán mandó encarcelar acusados de despojo de sus propias tierras, en esas paradojas de injusticia tan comunes en Jalisco. El fiscal Eduardo Almaguer(rera) me dijo que no es personal de la Fiscalía el que continúa tras ellos porque él personalmente tiene esas órdenes de aprehensión para que nadie las ejecute y se puedan defender en paz. “Si alguien los está hostigando lo mando detener”, afirmó. Y pidió a los nahuas que se acerquen con él porque “todo el personal de aquella zona está advertido de no convertir en penales los temas agrarios o los voy a correr y consignar”. Lo importante, digo yo, es dar entonces con quienes los hostigan y sacar de la cárcel de Colima a Miguel Monroy Gerardo, uno de los líderes nahuas que por defender su territorio de intereses caciquiles fue detenido desde el 15 de diciembre…
 
Y ya con esta.- Es muy cierto que decenas de policías municipales en el estado están infiltradas por criminales, pero lo más grave es conocer que en al menos 16 casos hay la sospecha fundada de que sus mandos fueron impuestos por organizaciones delictivas. Mucho se tendrá que hacer en el estado para lograr garantizar ya no confianza ciudadana en los policías, sino para evitar la fundada sospecha de que si se permiten estas irregularidades es porque desde arriba les dan luz verde…
EtiquetaPartida
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox