Las firmas mediáticas

1473
0
Compartir

Sonia Serano-04Uno podría respetar el derecho que tienen las autoridades a realizar actividades mediáticas, pero si éstas fueran acompañadas del ejercicio de sus atribuciones para que se cumpla la ley. Por eso, resulta complicado aplaudir la colecta de firmas del gobierno del estado para defender el bosque Los Colomos.

Las invasiones al bosque tienen una larga historia, plagada de corrupción, complicidades y omisiones de los distintos gobiernos. Las más recientes, del Ayuntamiento de Guadalajara, cuando el presidente municipal era el priista Ramiro Hernández García.

Vale la pena echar un ojo al texto ‘Los Colomos: narco, mentiras y terrenos’, de Agustín del Castillo en el sitio web Verde Bandera, sobre la historia del bosque, sus invasiones, la participación de autoridades y de notarios.

El mismo periodista recuerda en un texto, publicado en el periódico Milenio, que en el gobierno de Emilio González Márquez, el entonces procurador general de Justicia, Tomás Coronado Olmos, presentó en 2008 una demanda por la vía civil, una “acción reivindicatoria”,  para que se reconocieran los derechos del Estado sobre una parte de los terrenos del bosque. Pero el juicio se dejó perder.

Ante las denuncias de diferentes obras en el bosque, como la construcción de una agencia de autos, la ampliación del centro comercial ubicado en el cruce de las avenidas Patria y Acueducto, así como “movimientos de tierras” al interior de Los Colomos, en la pasada Legislatura se pidió que se hiciera una investigación.

LA PETICIÓN VINO DEL AHORA SECRETARIO DEL TRABAJO Y EN ESE MOMENTO DIPUTADO LOCAL POR EL PRI, HÉCTOR PIZANO RAMOS

Lo curioso es que antes ya se había pedido información al Ayuntamiento de Guadalajara. Por escrito, el gobierno de Ramiro Hernández dijo que el director de Obras Públicas, José Luis Moreno Rojas, se presentó en el lugar y sólo observó “despalme de terreno, sin que se aprecie algún tipo de edificación”, además que no había trámites de permisos o licencias en proceso

También que el secretario de Medio Ambiente, Juan Carlos Vázquez, informó que no tenía trámites sobre esa obra, pero sí una petición de impacto ambiental favorable a la construcción de un edificio sobre la calle Alberta, entre Antigua y Barranquillas.

Ante esta situación, se pidió la comparecencia de los funcionarios municipales involucrados en vigilar que no hubiera construcciones ilegales en el bosque. Previo a que el documento llegara al Pleno del Congreso del Estado, el coordinador de los diputados del PRI, Rafael González Pimienta, lo maquilló para que quedara en un “exhorto” a cumplir la ley, sin molestar a funcionario alguno.

La cereza en el pastel fue el trámite para un desarrollo inmobiliario en 2014, dentro del bosque. Es decir, durante el gobierno de Ramiro Hernández. El ayuntamiento no respondió, por lo que en un juicio ante el Tribunal de lo Administrativo en el Estado, los particulares consiguieron una resolución favorable de “afirmativa ficta”. Esto significa que la omisión de la autoridad permitió que el proyecto, contra el que se reúnen firmas, fuera posible.

Por ello, dejemos que los funcionarios se diviertan tomándose fotografías y videos en su colecta de firmas, pero exijamos también que se emprendan verdaderas acciones legales en la defensa del bosque y se comiencen procedimientos con quienes han sido responsables de invasiones y permisos ilegales.

EtiquetaSonia
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox