2016: ¿Perdemos la fe?

Compartir
d

No se ven escenarios halagadores para el año que comienza.

NO HABRÁ CAMBIOS SIGNIFICATIVOS EN LA REDUCCIÓN DEL ÍNDICE DE TENSIÓN SOCIAL

Terminó un año álgido y, como dirían en el barrio, bastante movidito. Habiendo sido profuso el recuento y análisis de los acontecimientos suscitados en el ámbito mundial y nacional, así como en asuntos ocurridos en Jalisco, es interesante en base a lo que ha ocurrido en 2015, tratar de elucubrar sobre lo que puede ser un hipotético escenario para el 2016.

No hay una perspectiva optimista sobre si en este 2016 habrá cambios significativos en cuanto a la reducción del índice de tensión social; ésta, como sabemos, se debe a la existencia de situaciones conflictivas causadas por diversos problemas que generan incertidumbre y zozobra en la población. Ya sea por disputas territoriales, ideológicas, económicas, o por terrorismo y guerrillas, además de la exacerbada delincuencia, el mundo está inmerso en una profunda crisis de terror. Y, aunque algunos no los padezcamos tan directamente, todo lo que sucede en el planeta se consolida para minar nuestra calidad de vida; hay demasiados conflictos y mucha violencia. En México la estamos sufriendo sin que Jalisco escape a la grave problemática de inseguridad.

México no parece proclive a mejorar en cuanto a la incidencia violenta del incremento en acciones crimínales, pues en el contexto de lo sufrido los últimos 15 años en los gobiernos federales anteriores a cargo de los hoy, los ex presidentes emanados del Partido Acción Nacional (PAN) Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, así como los tres años del actual presidente Enrique Peña Nieto, hay tendencia a la alza de la incumbencia de grupos de criminales organizados, así como de la llamada delincuencia común. Además, se ha incrementado la corrupción e impunidad, que se ha desnudado en su desbordada presencia en los más altos niveles del entramado que aloja al más grande poder político incluyendo a gobiernos y partidos políticos; también se ha insertado vehementemente en las entrañas del tejido social, especialmente en las instituciones incorporadas en los sectores productivos y sociales mostrando las turbiedades y acciones delictivas cometidas por empresarios, líderes sindicales, jerarcas religiosos, periodistas y comunicadores.

Así, los avances anticorrupción y contra la impunidad terminan siendo nulos, al no existir instrucciones ajenas a los intereses de los poderosos personajes indiciados que puedan ser capaces de investigar, incriminar y desahogar procesos sancionadores en los ámbitos administrativos y penales por carecer de autonomía, independencia o solvencia moral para ello. Además, muchas veces se carece de legislación sólida al respecto, con un sistema desquebrajado de prevención delictiva y Justicia, manipulable y muy falible en cuanto a la investigación policial y ministerial, la integración de la acción penal en las averiguación crimínales en el ámbito de la actividad del ministerio público, así como en relación al debido proceso en las instancias jurisdiccionales, con un desfasado e inoperante sistema carcelario que, además de no producir el adecuado cumplimiento de los reos a sus condenas, elude la posible readaptación y reinserción del delincuente a la sociedad tras compurgar su sanción penal y es, en cambio, la más importante escuela de alto aprendizaje para formar y especializar criminales.

En 2016 no habrá solución a los asuntos más impactantes pendientes de respuesta verdadera como, por ejemplo, Tlatlaya, Apatzingán, Óstula, Tanhuato, Ayotzinapa e Iguala.

Estos lamentables casos son muestra de asuntos en que se suscitaron cruentas muertes violentas, desapariciones forzadas y vejaciones diversas a los derechos humanos fundamentales con participación de funcionarios y elementos policiales de los diversos ámbitos de gobierno, fuerzas militares y crimínales organizados.

También hay varios escándalos de corrupción a responder. Especialmente aquellos en que se involucra directamente al presidente Peña Nieto, su familia y los más altos funcionarios de su administración gubernamental.

Estos dos ejemplos son muestra de muchos temas que siguen lacerando la credibilidad y confianza de la población Mexicana hacia las instituciones gubernamentales.

Habrá elecciones en varios estados de la República y los indicadores plantean que, salvo sorpresas, existirá baja participación ciudadana en las urnas y se suscitará una pulverización del sufragio. Mucho del voto emitido será un claro mensaje de rechazo social a los partidos tradicionales y el pueblo estará eligiendo, cada vez más, a base a las personas aunque ‘la marca’ podrá ser un elemento incidental en sentido negativo sobre buenos candidatos que sean postulados por institutos políticos desprestigiados. De igual manera, los partidos podrán, aunque en menor caso, ser apoyo a candidatos quienes no conociéndoles demasiado la sociedad, reciben el aval de un partido cuyos elencos gobernantes han sido exitosos y ello les resultará provechoso. Seguramente, habrá también mayor número y más diversas alianzas electorales y además los partidos buscarán nutrirse de personajes con arraigo social para hacerlos sus abanderados, utilizarán más la figura de los convenios con grupos de la sociedad y con los llamados candidatos externos, es decir, personajes que no militan en los partidos que los postularán, por conveniencia pero con el riesgo de la molestia de los cuadros políticos militantes activos que serán desplazados para albergar a los aspirantes provenientes de la sociedad y carecen de tarea partidista previa.

Peña Nieto

Hay escándalos de corrupción a responder, especialmente aquellos en que se involucra a Peña Nieto.

Se espera que haya sorpresas en los escenarios electorales y que se presenten los llamados ‘votos cruzados’. Este tipo de votos suceden cuando un partido recibe apoyo ciudadano en las urnas para abanderados a un tipo de cargos pero, los votos del electorado que les respaldó, se dirigirán a encumbrar a candidatos de partidos distintos en razón de la elección de otros cargos.

Se presentarán fenómenos de personajes polémicos que habrán de captar voluntades ciudadanas por su popularidad al margen de su poco conocida capacidad personal para ejercer los cargos a que aspiran. Surgirán las plataformas sociopolíticas locales de respaldo a candidatos con arraigo y popularidad en zonas o ciudades del país, sea como partidos o agrupaciones políticas; habrá sorpresas en los resultados. Y éstos se darán sin que la forma de resolverse algunos comicios locales, sea el preludio de la forma en que la ciudadana votará en la elección federal de Junio de 2018, en la que habrá de escenificarse una gran contienda y no hay soporte para poder darle razón a quienes señalan como favorito claro a algún partido o sus posibles candidatos. De ahí que el 2016 transcurrirá sin que pueda aventurarse alguien con prever qué fuerza política llegará más apuntalada al fin de ese año; sin embargo, es claro que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tendrá problemas para pasar exitosamente la prueba electoral en estados como Veracruz, Puebla, Colima, Sinaloa y Tamaulipas, pero a cambio podría salir airoso y ganar la gubernatura de Oaxaca ahora a cargo de un gobernante que llegó apoyado por los partidos de la izquierda.

Ya el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) tiene como aspirante claro a su dirigente nacional, Andrés Manuel López Obrador, en tanto en el PRI hay una lista preliminar de aspirantes que aún puede variar y la componen: el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso; el de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña; al que se dice es ‘el delfín’ de Peña Nieto, Aurelio Nuño Mayer, el exSecretario de Educación. En tanto, hay mucha buena en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el que se dice esta fortaleciéndose el Jefe de Gobierno del Distrito Federal Miguel Mancera Aguayo, pero que tendrá férrea competencia de personajes como el Gobernador de Michoacán, Silviano Aureoles Conejo y las figuras externas como Juan Ramón de la Fuente. En el Partido Acción Nacional (PAN) no hay avance sólido para la selección del mejor perfil para la elección del 2018 y siguen mencionándose a Gustavo Madero Muñoz, el actual presidente Nacional Alberto Anaya y Margarita Zavala Gómez del Campo.

corea

El jefe de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Internacional: falla el imperio del orden mundial

No hay adecuada convivencia entre países y está fallando el imperio del orden mundial equilibrado para sostener la paz con auxilio de instituciones de influencia multilateral aún bastante respetadas. Por ejemplo, La Corte Internacional de Justicia, sita en La Haya, Holanda, o La Corte Interamericana de Derechos Humanos que sostiene La Organización de Estados Americanos (OEA) situadas en Washington. Éstas son algunas de las instituciones que norman y sancionan las acciones de las naciones que integran La Comunidad Europea, tanto en materias financiera como económica, en los rubros de legislación y justicia en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Ésta, por cierto, requiere reformarse a fondo para evitar continúe siendo un ente cada vez más simbólico e inútil.

A menos que se produzcan esfuerzos inconmensurables y sean exitosas las decididas tareas que en busca de concordia y paz realizan los cada vez más grandes y muy respetados líderes mundiales como el Papa Francisco, el Dalai Lama, Tenzin Gyatso, e, incluso, personajes emergentes como la joven Malala Youssef.

Desgraciadamente el escenario más previsible para 2016 es que continuarán las batallas, las conflagraciones y los conflictos en muchos países y varias regiones y seguirá latente el riesgo del estallamiento formal y amplio de una tercera guerra de nivel mundial; pero aún en el caso de no llegar a ese grado de belicosidad mundial, en 2016 no habrá pacificación mundial. Y por más que quizá puedan amainarse tensiones en algunos frentes, seguiremos atentos a la permanencia e incluso agudización de enfrentamientos como el que provoca el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un y que aun siendo un problema focalizado, al existir el respaldo al imberbe norcoreano por parte de China y Rusia, podría engendrarse una revuelta con impacto multirregional que arrastraría a algunos de sus principales socios comerciales y financieros como La India, Sudáfrica y Brasil, así como algunos países europeos con los que este bloque económico sostiene intensa relación comercial bilateral y multinacional como Alemania, Italia, Polonia, Estonia, Lituania, Letonia, Rumanía, Servía, Croacia, Cuba, Nicaragua, Argentina, Bolivia y Venezuela.

Podría considerarse también a estados vinculados por asuntos conflictivos como Siria, Egipto, Afganistán, Libia, entre otros más; lo que mantiene en constante presión a Corea del Sur, Japón y un numeroso grupo de naciones afines como China Nacionalista (Taiwán), Malasia, Tailandia, Indonesia, Vietnam, Laos, Myanmar, Cambodia, Singapur, Indonesia, Filipinas, y las potencias aliadas como Los Estados Unidos, El Reino Unido, Francia, España, Turquía, Grecia, Portugal, Israel, Holanda, Dinamarca, Austria, Ucrania, República Checa, sin dejar de lado países que como México, Chile, Perú, Colombia, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Qatar, que están vinculados a este gran bloque aunque no sean preponderantemente propensos a involucrarse en cuestiones militares y mucho menos en asuntos armamentistas de amplio espectro pero que por diversos convenios de ayuda y defensa no pueden escapar a ser envueltos en medio de una posible confrontación entre bloques internacionales.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario