Diputados del PRI, devaluados

1580
0
Compartir

Bruno Lopez-02Algo serio debe estar pasando en el PRI cuando la percepción generalizada, de propios y extraños, es que ya se tiró la toalla frente al Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro y su partido, Movimiento Ciudadano…

No hay sobremesa, café, tertulia o reunión bohemia donde falte la idea que el tricolor ya no está peleando el 2018. Sumado a los hechos locales, también existe una seria crítica al estado que guarda la bancada del tricolor en el Congreso de la Unión. Los diputados federales del PRI de Jalisco nunca habían estado no sólo tan desanimados, sino devaluados.

En el Congreso federal se evidencia la prueba irrefutable de que Enrique Alfaro Ramírez está marcando la agenda de lo que se hace desde Jalisco. Para empezar, hay que aclarar que no se pueden esperar los mismos resultados de los diputados federales del PRI Jalisco que los de MC.

No sólo porque es mayor el número de diputados de MC que los del PRI, sino porque los primeros tienen estrategia y el apoyo total de Alfaro y el líder nacional de MC, Dante Delgado; los del tricolor, en cambio, no tienen ni estrategia ni se ve que estén recibiendo el apoyo desde Jalisco.

Clemente Castañeda, coordinador de MC en San Lázaro, tiene 26 diputados bajo su orden, porque es toda la bancada de ese partido a nivel nacional (sólo de Jalisco son 14). José Luis Orozco, del tricolor, tiene bajo su coordinación federal a 10 diputados, aunque uno es del Verde Ecologista.

Pero Clemente es el hombre fuerte de MC en el Congreso, porque Jalisco es el Estado que más diputados le dio a ese partido a nivel nacional. Clemente se sienta a la mesa con los otros coordinadores parlamentarios.

Mientras Clemente recibe el apoyo de Dante y de Alfaro para fortalecer a sus Alcaldes, José Luis pasa penurias para que lo apoyen y para que le resuelvan sus asuntos.

El gran presupuesto que logró Clemente para los municipios donde gobierna MC tiene el sello de Dante y Alfaro, por supuesto para fortalecer las aspiraciones del segundo rumbo al 2018. En cambio, los priistas de Jalisco parece que no traen aspiraciones rumbo al 2018, sino también el Estado no está entre las prioridades del jefe de la bancada priista en el Congreso de la Unión, César Camacho.

Camacho, ex dirigente nacional del PRI, trae la agenda del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto y, por lo que se advierte, Peña no trae entre sus prioridades a Jalisco: al menos eso quedó claro en asuntos presupuestales de este año para los municipios que gobierna el PRI.

Se sabe que José Luis Orozco trabaja con reglas del priismo nacional y coordina a su bancada con las mismas formas, pero en general la bancada de Jalisco está muy devaluada en los ámbitos nacionales: de ser la segunda bancada más numerosa sólo superada por la del Estado de México, pasó a ser la tercera y casi cae a la cuarta porque ya fue superada por Veracruz y ahora compite con otras entidades.

Sólo un detalle no se puede dejar pasar en alto: Jalisco da un millón y medio de votos para el proceso federal del 2018, por lo que el desánimo del priismo local no puede permear en la cúpula nacional.

Ante estos escenarios y el desánimo generalizado del priismo jalisciense, vale preguntarse sin rubor alguno, ¿qué harán desde el centro con el priismo de Jalisco? El delegado regional, Eugenio Ruiz Orozco, ¿es la avanzada para rescatar algo?

EtiquetaBruno
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox