El teatro del transporte público

618
0
Compartir
rutas

Continúa el mal servicio de los camiones.

CERTIFICAN RUTAS, PERO SIGUE EL MAL SERVICIO Y AUMENTOS A LA TARIFA

 

Cada fin de año sesiona la Comisión Tarifaria del Transporte Público, la encargada de decidir si hay o no un aumento al precio del pasaje; este mes de diciembre se reunirán las autoridades para discutir este tema. Sin embargo, han adelantado que no habrá “madruguete” con la aprobación de un aumento.

Aunque no se apruebe un aumento de la tarifa del transporte público,  el incremento al pasaje se ha dado de manera escalonada a lo largo del año.

Cada año, los líderes transportistas piden un aumento a la tarifa y a cambio, hacen una serie de compromisos con el Gobierno y los usuarios para mejorar el servicio; pero en cuanto se sube el pasaje, se olvidan de las promesas hechas.

En el año 2013, dos días antes de Noche Buena, la Comisión Tarifaria se reunió por la noche; primero pedían que se aumentara a ocho pesos, pero se aprobó en siete pesos para todas las unidades de la Zona Metropolitana.

Durante las primeras semanas del año pasado se continuó cobrando una tarifa de siete pesos, a pesar de las manifestaciones de colectivos ciudadanos, como #PosMeSaltoGdl, en las que participaba como vocero e integrante, el actual diputado independiente, Pedro Kumamoto.

La Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), que siempre toma la bandera en contra del mal servicio de los camiones, interpuso juicios de nulidad en el Tribunal de lo Administrativo del Estado (TAE) y entregó “premios” a las peores rutas.

Fue hasta el mes de marzo, cuando un camión de la ruta 368 chocó afuera de la Preparatoria 10, lo que ocasionó  un grave accidente y el fallecimiento de una joven. Antes de que llegara el día para la mega manifestación de estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG), el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, decretó  que se bajaría la tarifa del transporte a seis pesos nuevamente hasta que se mejoren las unidades.

Los requisitos que se establecieron, y  que actualmente rigen la certificación de las rutas, son que tengan letreros electrónicos, GPS, choferes uniformados y capacitados, unidades limpias, gobernador de velocidad  y cámaras de seguridad.

A partir de la mega manifestación, también se creó el Observatorio Ciudadano del Transporte Público, el cual emitiría recomendaciones que serían de carácter “obligatorio” para las autoridades.  Desde su creación a la fecha, se han hecho 37 recomendaciones que el Gobierno no ha cumplido ni dado un seguimiento verdadero, pues solamente ha quedado en palabras la mayor parte del año.

Aunque el gobernador ya ha adelantado que no existen condiciones para que a finales de este año se apruebe un aumento a la tarifa, lo cierto es que durante todo el año se han dado incrementos a la tarifa de manera escalonada.

Las rutas del transporte han ido aumentando su precio cuando ya están “certificadas”.  En noviembre del año pasado la “ruta modelo” 13 fue la primera en incrementar el precio del pasaje. Este año ya van más de 50 rutas de más de 270 de la Zona Metropolitana que  cobran 7 pesos.

Los choferes han recibido capacitaciones; antes de que Eduardo Almaguer fuera nombrado fiscal del estado, en su puesto como Secretario del Trabajo y Previsión Social se dedicó a luchar por los derechos y prestaciones laborales de los operadores, así como supervisar la limpieza y condiciones de las unidades.

Para que se certifique una ruta, necesita cumplir con los requisitos que pidió el titular del Ejecutivo.

Sin embargo, no hay ningún sitio oficial en donde los usuarios puedan comprobar qué rutas pueden cobrar siete pesos. Hacen  denuncias a la Secretaría de Movilidad (SEMOV) y por medio de redes sociales.

La semana pasada los ciudadanos se encontraron con la sorpresa de que había 22 rutas que comenzaban a cobrar siete pesos. Fue hasta que la Secretaría de Movilidad mandó el martes un escueto boletín en el que se informaba que “algunas rutas aprobaron la verificación”.

El  líder de la FEU, Alberto Galarza “El Rojo”, ya ha manifestado que la certificación se trata de una mentira.

La SEMOV dijo que se levantaría una encuesta sobre el servicio del transporte, cuyos resultados serían uno de los criterios que la Comisión Tarifaria analizaría durante la siguiente sesión; los cuestionados serán usuarios de cien rutas representativas de la Zona Metropolitana, quienes darían su opinión sobre la calidad, la accesibilidad, la seguridad, la frecuencia y el confort.

Ante este aumento de las nuevas rutas, personajes públicos se han posicionado en contra. Kumamoto, quien participó como activista anteriormente, expresó que es “muy grave” que exista un incremento sin haber condiciones para hacerlo. Además, hizo un llamado para que los integrantes de la Comisión Tarifaria no sean “juez y parte”, ya que son ellos mismos quienes deciden si se merecen un aumento los transportistas. El diputado por Movimiento Ciudadano, Alejandro Hermosillo, también anunció que revisaría esta Comisión.

Tanto el líder de la FEU como el diputado independiente y el legislador por MC  buscarán que las recomendaciones del Observatorio Ciudadano de Transporte Público no queden solamente en “buenas intenciones”.

Hermosillo exigió que no haya un aumento en las nuevas rutas certificadas, pues no hay condiciones para un incremento a la tarifa; incluso sacó un letrero en la tribuna del Congreso que decía “Sin mejoras no hay aumento”.

Al contrario de los dos jóvenes, el diputado por el Partido Verde Ecologista, Omar Hernández, se dedicó a defender la certificación pues es una forma de “continuar” por el buen servicio del transporte público.

 

 

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox